Del pacto al choque en 24 horas

Madrid abrirá un frente judicial contra Sanidad para impedir su intervención

La Comunidad de Madrid incide en que la próxima orden ministerial para restringir diez de sus ciudades "no tiene encaje" e insiste en que dispondrá de sus competencias.

La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero
La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero
EFE

La intervención de los territorios de Madrid más afectados por el coronavirus acabará en los tribunales. El anuncio del Ministerio de Sanidad de aplicar restricciones en la comunidad madrileña a través de una orden ministerial es algo que rechaza el gobierno de Isabel Díaz Ayuso, que defiende que el departamento de Salvador Illa se basa en un pacto que no ha existido y en indicadores que no tienen base científica ni jurídica. Por lo que esa instrucción, que se espera se publique en el BOE, será el centro de una batalla jurídica entre la administración central y la autonómica. "Nadie puede obligar a Madrid a cumplir. La ley no está nada clara", señalan fuentes del Ejecutivo madrileño a La Información

Los argumentos de Ayuso y su Consejo de Gobierno para rechazar la intervención de Sanidad parten de negar que hubiese un preacuerdo en la reunión del Grupo Covid de este martes. Un pacto que ha defendido públicamente el vicepresidente, Ignacio Aguado, que llegó a decir en rueda de prensa este miércoles que no contemplaba otro escenario que el entendimiento entre las comunidades y la cartera de Illa. Y que ha sido uno de los argumentos de este último para defender que fuercen a Madrid a restringir movilidad, aforos y horarios en la capital del país y en otras nueve ciudades de su territorio. A lo que el ministro ha sumado que los nuevos protocolos se han aprobado "de manera colegiada y por mayoría" en el Consejo Interterritorial de Salud, a pesar de que ha contado con cinco votos en contra (todas del PP y Cataluña) y una abstención (Murcia, también gobernada por los 'populares').

Según el consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, todo lo esgrimido por Illa es "falso" y no tiene "validez jurídica". Según ha explicado, el reglamento del Consejo que aglutina al ministerio y las comunidades obliga a que todas las decisiones se tomen por consenso para que puedan aplicarse. Además, ha cuestionado que los criterios marcados de 'cerrar' ciudades con 500 contagios por cada 100.000 habitantes, 35% de ocupación de UCIs y más del 10% de PCR positivas sean suficientes y aplicables para la región. Unos argumentos calcados a los que lanzó el Ejecutivo madrileño horas antes de la reunión, y que ya sorprendieron por ser totalmente contrarios a los términos que se perfilaron en el Grupo Covid. 

De esta manera, la Comunidad de Madrid pone en cuestión que un texto publicado en el BOE tenga validez. Según las fuentes autonómicas consultadas, aún ni se sabe "cuándo publicará Sanidad la orden y desde cuándo se aplicará". Una estrategia que responde a que en Madrid consideran que la orden ministerial tendría la misma validez que las suyas de las últimas semanas para 'cerrar' zonas básicas de salud con un alto índice de contagios. Además, señalan que los servicios jurídicos tendrán la potestad de recurrirla en los tribunales con los fundamentos antes mencionados y que podrán pedir una suspensión cautelar de la misma. 

Sin estado de alarma... y los contagios subiendo

La decisión de Moncloa de optar por la orden ministerial es lo que aumenta las dudas sobre su decisión de forzar a Madrid a confinar sus 10 ciudades. Con el estado de alarma, que es la norma que permite restringir derechos fundamentales como la movilidad, el Ejecutivo habría tenido un camino mucho más fácil para tomar decisiones en la comunidad que gestionan PP y Ciudadanos. El artículo 155 de la Constitución y ya estaba completamente descartado, y la vía de la Ley de Salud Pública parece cerrada. La base de esa orden será el nuevo protocolo respaldado con esa mayoría de comunidades combinado con el Plan de Respuesta Temprana elaborado durante la desescalada. 

El motivo sanitario que alega Madrid para no acatar la futura orden ministerial es que no necesitan tomar medidas tan drásticas como el cierre de la ciudad de Madrid y de otras nueve de sus localidades más pobladas. Ruiz Escudero ha señalado en su rueda de prensa que tienen todo bajo control. Aunque los números dicen lo contrario: este miércoles se han comunicado 3.814 casos nuevos de coronavirus, de los que 1.205 se asignan a las últimas 24 horas y el resto a días anteriores. Además, 52 personas han fallecido en hospitales, mientras que los pacientes en UCI ya son 484. A la vez, los pacientes hospitalizados han descendido hasta los 3.142. Además, numerosos expertos apuntan a que sería necesario que toda la comunidad retrocediese a una situación similar a la fase 1 de la desescalada. Lo que sería la única manera de evitar un confinamiento como el de marzo. 

Con lo ocurrido este miércoles, aquel 'pacto de las banderas' al que llegaron Ayuso y Pedro Sánchez ha acabado por estallar del todo en solo diez días. El intento de reconciliación del martes apenas ha durado 24 horas. Y si el Gobierno central no hace una apuesta más fuerte o Madrid no cede y aplica la orden de Sanidad, serán los tribunales los que pongan orden entre ambas administraciones.

Mostrar comentarios