Correa y "El Bigotes", por primera vez ante Ruz antes de que cierre la causa

  • Los presuntos cabecillas de la trama Gürtel Francisco Correa y Álvaro Pérez, "El Bigotes", comparecen este jueves por primera vez ante el juez Pablo Ruz, que ha llamado esta semana a declarar a la que se considera la cúpula de esta red como paso previo al cierre de la causa.

Madrid, 20 mar.- Los presuntos cabecillas de la trama Gürtel Francisco Correa y Álvaro Pérez, "El Bigotes", comparecen este jueves por primera vez ante el juez Pablo Ruz, que ha llamado esta semana a declarar a la que se considera la cúpula de esta red como paso previo al cierre de la causa.

Ruz les ha citado, a petición de las fiscales del caso, para proteger su derecho de defensa por haber sido interrogados "cuando la causa estaba aún secreta -en 2009- o antes de que se remitiera documentación" de comisiones rogatorias, informes policiales y de las unidades de auxilio judicial.

Correa, que ha cumplido tres años y medio de prisión preventiva, declaró por primera vez por Gürtel ante el ex juez Baltasar Garzón cuando fue detenido en febrero de 2009 y después lo hizo, estando aún en la cárcel, ante el juez Antonio Pedreira, que instruyó está causa cuando se remitió al Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Sin embargo, es la primera vez que comparece ante Ruz, que le interrogará acerca de los últimos informes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF), contra los que ha arremetido hoy el considerado número dos de la trama, Pablo Crespo, el primero de la cúpula de Gürtel que compareció ayer ante el juez en esta ronda que antecede al cierre de la instrucción.

Crespo, que también permaneció en prisión de 2009 a 2012, ha calificado esos informes de interesados, parciales y de "novelas con déficit de realidad", por lo que ha pedido al juez que cite a declarar a los funcionarios que los han elaborado.

Según la Fiscalía Anticorrupción, Correa, desde 2000 hasta 2009, auxiliado por otros imputados, y desde 2002 por Crespo, "habría liderado un entramado societario dirigido a obtener irregularmente adjudicaciones públicas -bien para sus empresas bien para terceros- mediante la entrega de dádivas a funcionarios y autoridades con competencia o influencia en esas contrataciones".

Las dádivas presuntamente percibidas por los distintos cargos públicos consistían en dinero en efectivo o viajes organizados, que eran sufragados por él o por los propios funcionarios de esas entidades "simulando pagos de servicios recibidos por parte de las sociedades" del grupo Correa con "facturas inveraces".

También hay indicios de que Correa habría colaborado en la ocultación de los fondos percibidos por los cargos públicos, bien comprando los bienes con ellos adquiridos, bien encubriendo sus inversiones en sociedades participadas por funcionarios o bien, como hizo con el extesorero del PP Luis Bárcenas, constituyendo sociedades que ocultaban tanto sus verdaderos titulares como la procedencia de sus ingresos.

Antes de Correa, está previsto que declare ante el juez "El Bigotes", gerente de la empresa Orange Market, y del que Ruz cree que si bien su ámbito de acción se centró más concretamente en la Comunidad valenciana, habría colaborado en los pagos a Bárcenas, al ex alcalde de Pozuelo y ex marido de la ministra Ana Mato, Jesús Sepúlveda, y al ex diputado del PP Jesús Merino.

El viernes cerrará esta ronda de interrogatorios el presunto contable de Correa, José Luis Izquierdo, conocido por el pendrive que le fue intervenido cuando estalló el caso Gürtel y gracias al que se ha podido conocer que la trama llegó a manejar 25 millones de euros.

Mostrar comentarios