CPI confirma la puesta en libertad del rebelde ruandés Mbarushima

  • Los jueces de la Sala Preliminar Primera de la Corte Penal Internacional (CPI) confirmaron hoy la puesta en libertad del líder rebelde ruandés Callixte Mbarushimana, cuyos cargos sobre crímenes de guerra y lesa humanidad no han sido confirmados.

La Haya, 19 dic.- Los jueces de la Sala Preliminar Primera de la Corte Penal Internacional (CPI) confirmaron hoy la puesta en libertad del líder rebelde ruandés Callixte Mbarushimana, cuyos cargos sobre crímenes de guerra y lesa humanidad no han sido confirmados.

En una decisión publicada en la página de internet de la corte, los jueces expusieron que no existe "base legal" para suspender la orden de puesta en libertad del acusado, con lo que rechazan el recurso interpuesto por los fiscales con ese fin.

Explicaron que la pretensión de los fiscales de que "la detención de Callixte Mbarushimana continúe solamente para prevenir un perjuicio irreparable a la fiscalía, es una condición que no recoge el Estatuto" de la CPI.

La fiscalía apeló el pasado viernes la decisión de los jueces de poner en libertad al acusado ruandés, después de que la Cámara Preliminar Primera decidiese no confirmar los cargos en contra de Mbarushimana.

Después de la detención de los acusados, la CPI celebra una serie de audiencias para decidir si los fiscales han presentado suficientes pruebas como para confirmar los cargos.

En el caso del rebelde ruandés, los magistrados han decidido que el caso de Mburushima no puede seguir adelante porque esas pruebas no forman la base necesaria como para poder sostener las acusaciones de los fiscales.

La oficina del fiscal jefe de la CPI, Luis Moreno Ocampo, acusa al líder rebelde ruandés de crímenes de guerra y lesa humanidad, entre ellos violaciones masivas a mujeres, presuntamente cometidos en la República Democrática del Congo (RDC).

La acusación mantiene que los ruandeses de la etnia hutu que marcharon a la vecina RDC tras el genocidio en Ruanda (1994), mataron a "cientos" de civiles congoleses "en las primeras semanas" de 2009 y que Mbarushimana mantuvo un "papel de liderazgo" en la comisión de esos crímenes.

Mbarushimana, de 48 años y detenido en septiembre de 2010 en Francia, es uno de los líderes del movimiento rebelde Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), un grupo que hasta agosto de 2010 estuvo implicado en más de 300 violaciones en la provincia congoleña de Kivu del Norte, según un comunicado de la fiscalía de la CPI.

La fiscalía de la CPI abrió en junio de 2004 la investigación por crímenes de guerra y contra la humanidad cometidos en la República Democrática del Congo, en el marco de la cual se han abierto los casos contra Thomas Lubanga, Germain Katanga, Mathieu Ngudjolo Chui y Bosco Ntaganda, el último de los cuales todavía no ha sido detenido.

Mostrar comentarios