Crecen las voces que piden la renuncia del jefe del Ejército en Argentina

  • Destacados defensores de los derechos humanos y líderes de la oposición han exigido en las últimas horas la renuncia del jefe del Ejército argentino, César Milani, investigado en una causa por la desaparición de un soldado durante la última dictadura militar.

Buenos Aires, 28 dic.- Destacados defensores de los derechos humanos y líderes de la oposición han exigido en las últimas horas la renuncia del jefe del Ejército argentino, César Milani, investigado en una causa por la desaparición de un soldado durante la última dictadura militar.

"El Gobierno debe pasar a disponibilidad a #Milani por difuso papel antes, durante y después de la dictadura", expresó el Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, a través de su cuenta en la red social Twitter.

El senador radical Gerardo Morales afirmó que "Milani debe rendir cuentas ante la Justicia y la Presidenta deber facilitar la investigación relevándolo de su cargo", dijo el senador radical Gerardo Morales.

"Un genocida no puede seguir al frente del Ejército de la democracia", agregó Morales en declaraciones al diario La Nación publicadas hoy.

Consultado por el diario Clarín, el diputado de Propuesta Republicana (Pro) Federico Pinedo pidió "aplicarle a Milani el mismo juicio que se le aplica a otros militares que están presos por el mismo hecho".

La titular de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, reveló el pasado viernes que presentó un habeas corpus para que el jefe del Ejército comparezca en la causa por la desaparición de su hijo Gustavo.

"Lo mejor es que esté alejado de su cargo y dispuesto para la indagatoria correspondiente", consideró Cortiñas.

El pasado martes, el fiscal federal de Tucumán, Carlos Brito, pidió investigar a Milani por la desaparición del soldado Alberto Ledo en 1976, en la provincia norteña de Tucumán, durante el denominado "Operativo Independencia" contra la guerrilla.

El fiscal solicitó que se le llame a declaración indagatoria por presunto encubrimiento de la desaparición del soldado al haber supuestamente firmado un acta en la que se afirmaba que Ledo había desertado.

De acuerdo a medios locales, varios testigos en esta causa afirmaron que en esa época Ledo era el asistente personal del entonces subteniente Milani.

El caso se reavivó en 2013, cuando la presidenta argentina, Cristina Fernández, nombró a Milani como jefe del Ejército y algunos organismos de derechos humanos cuestionaron su rol durante la dictadura.

Milani reconoció entonces haber firmado el acta de deserción de Ledo pero negó conocer al soldado, quien desapareció la noche del 17 de junio de 1976 del campamento que tenía el Ejército en la localidad tucumana de Monteros.

Mostrar comentarios