Lunes, 12.11.2018 - 19:50 h
Ofrecido por:
Logo Gas Natural Fenosa
 

¿Cuáles son las ventajas de elegir un vehículo propulsado por gas natural?

Las matriculaciones de coches que utilizan el gas natural vehicular como combustible crecieron un 112 % en 2017 por sus ventajas.

Gas Natural estación
Gas Natural estación / Gas Natural

El uso de gas natural se asocia en la mayoría de ocasiones con el agua caliente, la calefacción y la cocina; en general, con usos que tienen que ver con el hogar o el lugar de trabajo. Sin embargo, existe un ámbito en el que su aplicación se extiende cada vez más: como combustible.

El gas natural vehicular es una gran alternativa ecológica a los carburantes tradicionales tanto en su versión comprimida –o gas natural comprimido- como en su forma líquida –gas natural licuado-, y su uso está cada vez más extendido: según cifras de Gasnam (Asociación Ibérica de Gas Natural para la Movilidad), las matriculaciones de vehículos que utilizan gas natural comprimido crecieron en España un 112% desde 2017. En total, en España circulan 8.471 unidades movidas por este combustible, 2.332 más que en 2016.

Hacerse con un vehículo de este tipo, además, es rentable y guarda una serie de ventajas adicionales respecto a la gasolina o el diésel. Estas son las más importantes.

1. Mejora la calidad del aire y el medio ambiente

El gas natural vehicular reduce en más de un 85% las emisiones de óxidos de nitrógeno respecto a un coche movido por carburantes tradicionales, porcentaje que se eleva prácticamente al 100% si se habla de las partículas en suspensión, principal causa de problemas respiratorios en niños y personas mayores en entornos urbanos. También reduce un 24% las emisiones de CO2, principales responsables del efecto invernadero.

Según el estudio Contribución del gas a la calidad del aire, firmado por Sedigas, la sustitución del 5% del parque de vehículos pesados y turismos movidos por gasolina o diésel en las grandes ciudades se traduciría en la reducción del mismo porcentaje de gases contaminantes.

2. Reduce la contaminación acústica

La contaminación del aire no es la única que mejora mediante el uso del gas natural como combustible. Los motores de este tipo, además, reducen en un 50% la emisión sonora percibida y las vibraciones respecto a los vehículos tradicionales, por lo que contribuyen activamente a la eliminación de la contaminación acústica y mejoran la calidad de vida de las personas.

3. Es más barato

Además de sus claras ventajas ambientales, el uso de gas natural como combustible tiene puntos a favor para nuestro bolsillo. El coste económico por kilómetro de un vehículo de gas natural es un 30% menor respecto al gasóleo y un 50% que el de la gasolina. Desde Gas Natural Fenosa aportan un ejemplo concreto: Si repostáramos 20 euros en el depósito de un vehículo movido a gasolina, recorreríamos aproximadamente 383 kilómetros: en el caso de un gasóleo, esa cifra asciende hasta los 493 kilómetros, pero con un coche movido por gas natural podríamos recorrer 694 kilómetros, el equivalente a un traslado de Madrid a Barcelona. La autonomía de este vehículo es mucho mayor que otras energías alternativas, como los vehículos eléctricos, por lo que el gas natural es considerado como una alternativa real y ya madura a día de hoy.

4. Cada vez hay más estaciones de repostaje

Las gasineras –gasolineras de gas natural- son cada vez más numerosas en España, en gran parte debido al proyecto Eco Gate, que pretende extender su disponibilidad de cara a los próximos años.

En la actualidad existen 57 estaciones públicas de reportaje en nuestro país -25 de ellas gestionadas por Gas Natural Fenosa-, pero en 2020 se espera que el número ascienda a 71 en caso del gas natural comprimido –incluyendo las de hidrógeno y biogás- y a 48 de gas natural licuado. En 2030, según IDAIDA, la cifra se estima en 150 en el primer caso y 120 en el segundo. Puedes explorar el mapa de estaciones completo en este enlace.

¿Cómo funciona el repostaje de gas natural?

El proceso y tiempo de repostaje de Gas Natural Vehicular es igual que el de un vehículo convencional, y se realiza en dos o tres minutos. Los coches de este tipo disponen de dos bocas de repostaje: una para gas natural y otra para gasolina. Puedes comprobar el proceso en este vídeo.

5. Su uso está sujeto a descuentos y ayudas

Los principales ayuntamientos ya aplican descuentos en el impuesto municipal de circulación; En Madrid y Barcelona, por ejemplo, se reduce en un 75%. Además, en la primera ciudad cuentan con descuento en el aparcamiento de zona SER y pueden circular dentro de la M30 durante episodios de alta contaminación. En Cataluña, por su parte, se benefician del 30% de descuento en los peajes y pueden circular por el carril VAO.

A la hora de comprar también existen subvenciones, que se dan tanto a nivel nacional como desde las comunidades autónomas. Puedes consultar la lista completa de ayudas aquí y, si te decides a comprar, comparar los más de 60 modelos propulsados por este tipo de combustible que se encuentran disponibles en el mercado gracias al catálogo específico elaborado por Gasnam.

Ahora en Portada 

Comentarios