Domingo, 22.09.2019 - 02:37 h
En Badalona

Cuatro millones en bolsos Chanel falsos: el 'botín' incautado a un joven de 23 años

La Guardia Civil ha intervenido numerosos artículos falsificados de la firma francesa que tenían como destino el 'top manta'.

Bolsos falsos
La Guardia Civil ha intervenido más de 1.000 artículos / Ministerio del Interior

Pocas cosas hay en este mundo tan codiciadas como un bolso de Chanel. La firma francesa, una de las más prestigiosas del mundo, ha hecho de su famosos 2.55 su producto insignia, cuyo valor crece a cada año que pasa. Se trata de un producto que cuesta de media 5.000 euros, un precio prohibitivo que hace que sea un objeto idóneo para el mercado de las falsificaciones. Algo que queda más que claro en la última intervención de la Guardia Civil hacia este tipo de delitos.

Concretamente, la patrulla fiscal y la de fronteras de la localidad catalana de Premiá de Mar ha intervenido más de 1.000 bolsos y monederos falsos de Chanel que se producían a gran escala en un local de venta al por mayor de Badalona. Lo más sorprendente es que la persona que está presuntamente detrás de este delito es un joven de tan solo 23 años.

Así lo ha comunicado la Guardia Civil este lunes, dando a conocer que la intervención se produjo el pasado 3 de julio y que en ella se incautaron de 778 bolsos y 346 monederos valorados en 3,8 millones de euros, una cantidad más que importante. El joven detenido se enfrenta a un posible delito contra la propiedad industrial.

Fueron peritos de la propia Chanel los que certificaron que, efectivamente, esos artículos estaban falsificados, de ahí que se llevaran el material fraudulento e instruyeran diligencias por posible delito contra la propiedad industrial que fueron remitidas al juzgado de guardia de Badalona.

En concreto, si los productos fueran originales tendrían uno precio de entre 3.000 y 5.000 euros en el caso de los bolsos y de 400 hasta 600 euros en el de los monederos, por lo que su falsificación supone una gran pérdida para el comercio legal y, sobre todo, para grandes firmas del nivel de Chanel, una de las más perjudicadas por el 'top manta'. De hecho, las autoridades creen que estas copias estaban destinadas a acabar ahí, justo ahora en verano cuando los paseos marítimos de la mayoría de playas españolas se llenan de este tipo de productos, al igual que las fiestas patronales de los pueblos. La falsificación a grandes marcas supone pérdidas millonarias en todo el mundo cada año.

Ahora en Portada 

Comentarios