Martes, 17.09.2019 - 01:49 h
Pleno de investidura de Sánchez

Casado centra en Cataluña su respuesta y Sánchez le sigue pidiendo la abstención

El presidente del PP arremete contra el "falso centrismo" del candidato intentándose en erigirse como el principal líder de la oposición.

Pablo Casado llega al hemiciclo
El líder del PP, Pablo Casado (c), y el secretario general del partido, Teodoro García Egea (c dcha), llegan al hemiciclo del Congreso / EFE

Pedro Sánchez no ha realizado ninguna diferencia a Cataluña en su discurso de investidura pero ahí estaba Pablo Casado para sacar a colación el tema que hizo saltar por los aires los Presupuestos y, por tanto, la última legislatura. El presidente del PP ha centrado en el desafío independentista su respuesta a un candidato que ha empleado un tono realmente duro con su rival parlamentario. El debate de este lunes en el Congreso presagia, por tanto, una legislatura complicada entre populares y socialistas.

Sánchez y Casado se han enzarzado en un cruce de acusaciones mutuas que demuestran el abismo que separan a ambos líderes y que la investidura o se cierra con Unidas Podemos y los partidos nacionalistas o fracasará. Para el líder popular, el presidente del Gobierno en funciones llegó a La Moncloa gracias a "alianzas contra el Estado", algo que no es compartido por un Sánchez que ha vuelto a pedir la abstención patriótica del PP, a pesar de que sigue negociando con Unidas Podemos.

Los jefes de filas de PSOE y PP no han hablado de medidas ni de reformas. Cero contenidos novedosos, en definitiva, en un debate en el que ha primado el reproche. La intervención de Casado arrancó con cinco preguntas lanzadas a la yugular de Sánchez: "¿Qué ha venido a hacer aquí? ¿Quién es usted? ¿Dónde están sus apoyos reales? ¿Para hacer qué se presenta a la investidura? Y ¿hasta cuándo va a jugar a este juego de trileros?" Cinco cuestiones que han servido a Casado para arremeter contra el "falso centrismo" de Sánchez.

El líder popular, que este fin de semana cumplía justo un año al frente de Génova, ha hablado de los pactos de Sánchez con Unidas Podemos y los independentistas y ha dicho que no van a colaborar con un Gobierno que seguirá pactando con estas formaciones y que, incluso, se ha mostrado dispuesto a rehacer el Estatut que modificó el Tribunal Constitucional, tal y como ha expresado el candidato.

Mientras tanto Sánchez ha pedido por activa y por pasiva la abstención del PP. "O estabilidad o elecciones", ha llegado a decir el candidato a la investidura. Su petición, muy insistente, llama la atención porque coincide con unas negociaciones en marcha con Unidas Podemos para conformar un Gobierno de coalición. "Nosotros no podemos garantizar su investidura -ha dicho Casado- porque esa investidura sería muy perjudicial para España".

PSOE y PP deberán hablar en esta legislatura de muchas cuestiones, pero la primera aproximación no es buena. Sánchez le ha tendido la mano a negociar sobre fiscalidad, Europa, violencia de género, educación, infraestructuras... Y en su última intervención ha aludido a la corrupción de la etapa anterior: "La moción de censura tuvo que ver con una sentencia de la Audiencia Nacional que decía que el partido que usted dirige se ha financiado ilegalmente".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios