Jueves, 20.09.2018 - 15:08 h
Según el Mando Conjunto de Ciberdefensa

Defensa no admite el fracaso: quiere una unidad de 2.500 hackers... pero sin pagar

Los voluntarios no estarían en nómina, aunque si recibirían entrenamiento e instrucción para intervenir en una situación de crisis.

El comandante del Mando Conjunto de Ciberdefensa, general Carlos Gómez López de Medina (EFE/Zipi)
El comandante del Mando Conjunto de Ciberdefensa, general Carlos Gómez López de Medina (EFE/Zipi)

El comandante del Mando Conjunto de Ciberdefensa, general Carlos Gómez López de Medina, se propone crear una unidad de reservistas dispuestos a actuar en crisis provocadas por ciberataques, a pesar de que el primer intento del departamento que lidera María Dolores de Cospedal resultó un fracaso, por falta de presupuesto.

El máximo responsable militar en Ciberdefensa, en una entrevista con Efe, plantea la creación de una unidad integrada por expertos civiles y militares, por "auténticos profesionales que no vienen a ayudar por intereses económicos, sino movidos por el interés altruista y magnifico de defender a su país".

Ha explicado que se trataría de una unidad integrada por entre 1.500 a 2.500 personas, como ocurre en países de nuestro entorno como Francia, Gran Bretaña, Estonia y EEUU.

Para casos excepcionales

No estaría concebida para "el día a día", sino " entrenada para hacer frente a situaciones excepcionales y de crisis", ha aclarado el general, quien ha afirmado que la ciberreserva es una idea a nivel nacional.

Ha declarado que los voluntarios no estarían en nómina, aunque si recibirían entrenamiento e instrucción para, en caso de necesidad, intervenir en una situación de crisis en defensa de su país.

El general de División, que lleva casi cinco años al frente del Mando Conjunto de Ciberdefensa, ha afirmado sobre la seguridad en las comunicaciones militares que "asegurado no hay casi nada, pero todo aquello que es importante tiene un nivel muy elevado de seguridad".

"Lo realmente valioso está en el quinto sótano, donde el acceso es muy complicado, y no en el escaparate".

Ha asegurado que las redes sociales como Twitter o Facebook no suponen una amenaza directa para las Fuerzas Armadas aunque si lo pueden ser para la sociedad española.

Ha calificado las redes sociales como "armas de persuasión masiva" y ha subrayado que los principales ataques a las Fuerzas Armadas se centran en las webs del Ministerio de Defensa y de los Ejércitos, "pero esa parte no tiene información operativamente interesante".

Sobre el origen de los ataques ha dicho que "es posible intuirlo pero prácticamente imposible demostrarlo. Se puede conocer la procedencia geográfica del ataque pero eso tampoco da toda la información".

Respecto a las injerencias rusas, a través de las redes sociales, en Cataluña, EEUU, Alemania o Reino Unido, ha dicho que hay que distinguir entre lo que es un ciberataque y los intentos de actuar sobre la opinión pública.

El general Gómez ha asegurado que "los conflictos actuales no se entienden sin la ciberdefensa" y ha advertido de que la actividad en el ciberespacio tiene gran protagonismo en la primera fase del conflicto.

En este sentido lo ha comparado con el lanzamiento de octavillas desde aviones durante la II Guerra Mundial para influir en la opinión pública.

Por otra parte, ha alertado sobre las ciberarmas, programas de software diseñados para conseguir un objetivo concreto sobre un sistema.

En su opinión, el terrorismo yihadista no es la mayor amenaza en el ciberespacio, aunque ha reconocido que hace "un uso brillante" del ciberespacio para dar consignas o información sobre sus actividades.

"Hay muchos malos en el ciberespacio, muchos actores y todos potencialmente peligrosos, desde un delincuente aislado hasta un Estado", ha concluido el general Gómez López de Medina.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios