Del 35 al 38 congreso: Similitudes y diferencias entre dos citas clave

  • Doce años después de que, un entonces poco conocido, José Luis Rodríguez Zapatero se alzara por la mínima con la victoria en el 35 Congreso del PSOE, los socialistas asisten este fin de semana en Sevilla a otra cita clave en la historia reciente del socialismo.

Sagrario Ortega

Madrid, 31 ene.- Doce años después de que, un entonces poco conocido, José Luis Rodríguez Zapatero se alzara por la mínima con la victoria en el 35 Congreso del PSOE, los socialistas asisten este fin de semana en Sevilla a otra cita clave en la historia reciente del socialismo.

Si el congreso del año 2000 tuvo lugar bajo la sombra de unos pobres resultados en las elecciones generales de ese año -el PSOE obtuvo solo 125 escaños-, el 38 Congreso se celebrará con un escenario aún peor: la debacle del 20N ha dejado a los socialistas en 110 escaños.

Se trata del peor resultado del PSOE en democracia, una situación que no ha impedido al que fuera candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, aspirar al liderazgo del partido.

Ésta es, precisamente, una de las diferencias entre los dos congresos, ya que en el año 2000 Joaquín Almunia, derrotado en las urnas por José María Aznar, decidió no optar a la reelección como secretario general del partido.

Y volviendo a las similitudes, otra esencial; En el 35 Congreso el objetivo de los socialistas, que entonces llevaban ya cuatro años en la oposición, era articular un modelo de partido y elegir una dirección capaz de devolverles el poder. Igual que ahora.

El Congreso se celebrará apenas dos meses y medio después de las elecciones generales con el objetivo de solucionar cuanto antes la situación interna del partido y poder, así, entregarse a la labor de oposición y de recuperación del sillón de La Moncloa.

Quizá las prisas por celebrar el congreso, que algunos han criticado, tengan que ver con el deseo de evitar situaciones como las que el partido vivió entre 1997 y 2000. Una crisis sin precedentes, con bicefalia incluida -Almunia, secretario general, y Josep Borrell, candidato- y una posterior falta de líder que tuvo que cubrir una gestora presidida por Manuel Chaves.

A la cita de julio de 2000 en Madrid concurrieron cuatro candidatos -el mayor número de la historia-: un poco conocido José Luis Rodríguez Zapatero; el entonces barón José Bono, avalado por 17 años de experiencia de Gobierno; la "guerrista" Matilde Fernández y la eurodiputada en ese momento Rosa Díez.

Ahora, a diferencia de aquella ocasión, al 38 Congreso concurren, por el momento, dos candidatos -Rubalcaba y Carme Chacón- de sobra conocidos por los ciudadanos, ya que han formado parte de los gobiernos de Zapatero y, además, han gozado de una alta valoración en las encuestas del CIS.

Gane quien gane, esa será otra de las diferencias entre ambos congresos. Porque si en el del 2000 se hizo con la secretaría general un joven diputado apenas conocido, en el de 2012 la cara del líder no sorprenderá a nadie.

Y en doce años también la sociedad ha cambiado profundamente. Si en el 35 Congreso muchos estaban pendientes de las portadas y artículos de opinión de los periódicos, en esta ocasión las redes sociales e Internet han sido un escenario más, y muy influyente, en este partido entre Chacón y Rubalcaba.

Los candidatos han tenido que esforzarse no solo en sus reuniones con delegados y agrupaciones, sino que además han tenido que imprimir su propio sello en los 140 caracteres de Twitter y acercarse más a internautas y ciudadanos, pues muchos de sus antiguos votantes reclaman una forma de hacer política más directa y conectada a la calle y el perfil del potencial votante socialista ha cambiado.

Hay que hacer un partido más "poliédrico", como la sociedad española, defendía ayer el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, el representante de esa "tercera vía" que muchos han buscado y que no ha dado el paso.

La cita del 2000 sirvió para dar por finalizado el "felipismo" después de tres años de crisis interna del partido; la de este año acabará con la etapa del "zapaterismo". A partir del próximo domingo se inicia otra: ¿rubalcabismo o chaconismo?. 956 delegados tienen la palabra.

Mostrar comentarios