Lunes, 17.12.2018 - 06:56 h
En la sesión de control al Gobierno

Delgado contraataca al PP reprochándole usar a la Fiscalía durante su mandato

"Dimita porque es un zombi, ni el CIS le va a arreglar la cara. Váyase", le ha dicho el diputado popular Rafael Hernando a la ministra de Justicia.

Delgado durante la sesión de control al Gobierno.
Delgado durante la sesión de control al Gobierno. / EFE

La sesión de control al Gobierno se esperaba tensa tras la crisis que está sufriendo la ministra Delgado a causa de unos audios grabados por el comisario Villarejo. Sin embargo, el duelo entre Rafael Hernando, siempre agresivo en sus intervenciones, y la ministra Delgado se quedó algo descafeinado. El diputado popular reprochó a Delgado sus continuas rectifiaciones y, a su parecer, las órdenes efectuadas a la Fiscalía y su relación con Villarejo. Algo que dio pie a que la ministra del Ejecutivo de Sánchez le recordara supuestas manipulaciones del anterior gobierno de Mariano Rajoy. Horas más tarde, la Comisión de Justicia del Congreso ha acordado este miércoles fijar para el próximo 10 de octubre la comparecencia de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, para que rinda cuentas por las grabaciones de las conversaciones que mantuvo en 2009 con el excomisario José Manuel Villarejo.

"Se ha convertido en el paradigma de la mentira. Ha rectificado en cinco ocasiones. Ha vuelto a mentir cuando afirma que no ordena a la Fiscalía. Ellos ya saben lo que tienen que hacer, no hace falta que les diga instrucciones. España necesita un gobierno decente. Y no están a la altura. Porque es rehén de sus peligrosas amistades. Dimita porque es un zombi, que ni el CIS le va a arreglar la cara. Váyase",  Le hubiera ido mejor si en vez de franquiciar su ministerio con prevaricadores hubiera defendido a los jueces que defienden nuestra justicia", manifestó Hernando.

"Comprendo que le cueste entender lo que es la autonomía del ministerio fiscal. Que le cueste comprender lo que es el estado de derecho. Todos los jueces tienen nuestra defensa. Ha terminado el tiempo negro en el que se daban recomendaciones a los fiscales. Cómo la no renovación de la señora Madrigal, como no perseguir al presidente de la Región de Murcia... Eso se ha acabado", contestó Delgado.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha rechazado una vez más que vaya a dimitir de su cargo, pese a que el PP se lo haya sugerido por "dignidad", y ha asegurado que ni ella, ni el Gobierno de Pedro Sánchez "va a aceptar el chantaje de nadie". Durante una interpelación urgente, los 'populares' han vuelto a insistir en pedir su dimisión, y en su caso en su cese inmediato, tras las polémicas generadas por su gestión de la defensa del magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena por la demanda presentada contra él en Bélgica el expresidente catalán Carles Puigdemont y por la reciente conversación filtrada que mantuvo con el excomisario José Manuel Villarejo en 2009.

Así lo ha defendido la diputada del PP María Jesús Bonilla, que ha comenzado su intervención diciendo que "pensaba" que Delgado ya no seguiría encargándose del Ministerio de Justicia. "No puedo entender como usted se puede seguir manteniendo en un puesto haciendo un daño enorme a la Justicia española y a nuestro país", ha dicho, porque, a su juicio, se ha "demostrado" que la ministra "ha mentido". Por su parte, la ministra de Justicia ha comenzado su intervención adelantando que no "va a dimitir" porque, según ha dicho, quiere acabar con la "parálisis política" que generó el Gobierno de Mariano Rajoy. Con todo ello, Delgado ha asegurado que "ni este gobierno socialista, ni esta ministra va aceptar el chantaje de nadie".

En otro orden de cosas, la ministra ha insistido en el Congreso de los Diputados que ni el Gobierno, ni su departamento puede "interferir, ni inmiscuir, ni buscar acciones" en procedimientos judiciales que están en desarrollo. Asimismo, ha pedido "dejar que la Justicia trabaje". Así ha contestado a la diputada de Unidos Podemos Lucía Martín, que preguntaba por las "medidas que va a tomar el Gobierno para esclarecer y reparar la represión entorno al 1-O a la luz de las últimas informaciones que evidencian una clara parcialidad en la justicia", en referencia a los mensajes enviados por jueces y magistrados a través de un foro institucional.

Por su parte, Delgado, que un principio ha eludido contestar porque considera que esto no "compete" a su Ministerio pronunciarse sobre el conflicto catalán, finalmente ha recalcado que el Gobierno "no puede interferir, ni inmiscuir, ni buscar acciones" en los procedimientos judiciales. "Estamos hablando de la independencia de los jueces, de la autonomía de los fiscales, del Estado de Derecho. Tenemos que dejar que la Justicia trabaje", ha subrayado. "El Ministerio simplemente da medios para que se desarrolle correctamente el trabajo de jueces, fiscales y operadores jurídicos", ha recordado.

Ahora en Portada 

Comentarios