Desarticulan en Guipúzcoa una banda acusada de robar 85.000 litros de gasóleo

  • Cinco personas han sido detenidas por la Ertzaintza acusadas de formar una banda a la que se atribuye el robo de 85.000 litros de gasóleo en varias gasolineras de Guipúzcoa y Álava, ha informado hoy el departamento vasco de Interior.

San Sebastián, 7 jun.- Cinco personas han sido detenidas por la Ertzaintza acusadas de formar una banda a la que se atribuye el robo de 85.000 litros de gasóleo en varias gasolineras de Guipúzcoa y Álava, ha informado hoy el departamento vasco de Interior.

Esta organización, compuesta por dos empresarios del sector del transporte y otras tres personas, llevaba operando desde hace varios meses, cuando distintos robos cometidos en gasolineras de las localidades de Lezo y Zestoa alertaron a la Ertzaintza.

El "modus operandi" de todos los robos era el mismo: la banda robaba un camión, que trasladaba hasta un pabellón industrial de Villabona, donde cargaba en el trailer unos contenedores de plástico de mil litros de capacidad.

En el camión robado, y con el apoyo de dos vehículos "lanzadera", se trasladaban hasta un área de servicio, donde inutilizaban los sistemas de videovigilancia y abrían las compuertas de los depósitos de combustible subterráneos.

Por medio de mangueras conectadas a una bomba de extracción cargaban de gasóleo los contenedores y, una vez llenos, volvían al pabellón de Villabona, donde lo almacenaban y distribuían en bidones de menor capacidad.

Después, se deshacían del camión robado abandonándolo a decenas de kilómetros de distancia.

En total han sido siete los camiones robados por esta banda y todos ellos fueron recuperados.

La Ertzaintza cree que parte del gasóleo robado se utilizaba para abastecer a los vehículos propios de las empresas de transporte de dos de los implicados, mientras que otra parte se vendía en el mercado negro en cantidades más pequeñas.

La investigación de la Policía Vasca identificó los dos turismos de alta gama que el grupo empleaba como "lanzaderas", al tiempo que obtuvo datos de los tránsitos de los camiones robados, lo que llevó finalmente a la Ertzaintza hasta la nave de Villabona alquilada por uno de los miembros de la banda.

La Ertzaintza comenzó entonces a vigilar el pabellón hasta que el pasado lunes intervino y detuvo a tres hombres allí, mientras que al día siguiente fueron arrestados en Guipúzcoa los dos cabecillas de la banda.

Uno de los presuntos jefes de la organización es de nacionalidad española, mientras que los otros cuatro implicados proceden de distintos países del Este de Europa.

Con la desarticulación de esta banda se han esclarecido un total de nueve robos en gasolineras de Guipúzcoa y Álava, aunque la Policía cree que esta banda puede estar implicada en otros casos sucedidos en Navarra.

Mostrar comentarios