Domingo, 15.09.2019 - 13:04 h
Los silenciadores se fabricaban en Madrid

Detenidas 10 personas que suministraban armas y explosivos a narcos de Cádiz

La Guardia Civil desmantela una red que introducía en España armas de fuego, pólvora, granadas de humo y equipos de visión nocturna.

Detenidas 10 personas que suministraban armas y explosivos a narcos de Cádiz
Armamento incautado por los agentes / Guardia Civil

La Guardia Civil ha desmantelado una organización dedicada a facilitar armas de fuego a los narcotraficantes que actúan en el Campo de Gibraltar, en el sureste de Cádiz. La operación Naviero-Sherry se ha saldado con la detención de diez personas y la incautación de una veintena de armas y 118 silenciadores fabricados en Madrid.

La investigación se inició tras el hallazgo de dos escopetas junto a 2.000 kilos de hachís en una operación anterior contra una organización de narcotraficantes que operaba en esta región. El seguimiento de estas armas, que introducían desde el extranjero en el doble fondo de un vehículo, se ha saldado con la detención de una decena de personas y la investigación de otras dos en las provincias de Madrid, Sevilla, Cádiz, Córdoba y Valencia.

A estas personas se les considera autores de nueve delitos, entre ellos tráfico de armas y drogas, robo con fuerza y depósito de armas de guerra. Los detenidos contaban con dos talleres en los que se han hallado 20 armas de fuego, más de 10.000 cartuchos, silenciadores, 31.000 euros en efectivo y dos vehículos con los que introducían las armas en España. Una vez llegaban a nuestro país, el armamento se distribuía por el Campo de Gibraltar a través de El Puerto de Santa María, en Cádiz.

Según el informe de la Guardia Civil, los 118 silenciadores de última generación incautados en la operación fueron fabricados por una empresa de mecanizados metálicos de la provincia de Madrid. Además de las armas y los vehículos, los agentes encontraron granadas de humo, pólvora, 12 metros de mecha explosiva, equipos de visión nocturna y grandes cantidades de droga.

Ahora en Portada 

Comentarios