Lunes, 19.11.2018 - 05:00 h
Un hombre de 63 años de Terrassa

Los Mossos detienen a un 'francotirador' que quería atentar contra Pedro Sánchez

El detenido frecuentaba ambientes ultraderechistas y estaba indignado por la exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

Pedro Sánchez durante su comparecencia en Moncloa
El experto en armas quería vengarse del presidente del Gobierno / EFE

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un vigilante de seguridad, experto tirador y con licencia de armas que presuntamente planeaba matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, según han informado a Europa Press fuentes de la policía catalana. 

El detenido, hijo del último alcalde franquista de Rubí, de 63 años y vecino de Terrassa (Barcelona), fue arrestado hace tres semanas y tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción 3 de Terrassa ingresó en prisión preventiva, según publica 'Publico.es'. Según el citado medio, Manuel M.S. planeaba atentar contra el presidente como venganza por la orden de exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, y en su domicilio tenía un arsenal de 16 armas de fuego, con rifles de precisión y un subfusil de asalto.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el detenido está siendo investigado por los delitos de conspiración para atentar contra la autoridad con uso de arma, incitación al odio, amenazas graves y tenencia de armas, municiones y explosivos. La información publicada en el diario Público.es precisa que el detenido tendría una "personalidad obsesiva y un historial de problemas psicológicos". Tras anunciarse la exhumación del dictador, habría empezado a buscar cómplices para acabar con la vida del presidente.

Según explica este medio en la información publicada este jueves, el detenido tendría una "personalidad obsesiva y un historial de problemas psicológicos". Tras anunciarse la exhumación del dictador, habría empezado a buscar cómplices para acabar con la vida del presidente.

Cabe destacar que el sujeto no había participado antes en actos violentos ni tenía antecedentes policiales, aunque señala Publico.es que frecuentaba ambientes ultraderechistas. La voz de alarma la habría dado un usuario de un chat de WhatsApp en el que participaba este hombre, al ver que había empezado a pedir apoyo logístico para cometer un atentado contra Sánchez. Además, habría pedido ayuda para conseguir la agenda de actos del presidente y su localización en determinados momentos.

Tras su detención hace tres semanas, las autoridades avisaron a la seguridad de Moncloa, pero el Ejecutivo habría pedido discreción a los Mossos y que no se filtrara la noticia. En cuanto a las diligencias judiciales, la Audiencia Nacional habría evitado hacerse cargo del caso al considerar que no se trataba de una amenaza terrorista, sino de una proposición de homicidio a la autoridad. De ahí que se haya hecho cargo el Juzgado de Instrucción Nº3.

El sospechoso está actualmente en prisión incondicional en el Centro Penitenciario Brians-2, en Sant Esteve Sesrovires, cerca de Martorell, donde habría confesado nada más entrar sus intenciones de atentar contra Pedro Sánchez.

La seguridad de Sánchez no se ha visto comprometida

Ante la publicación de esta información, Moncloa ha tenido que salir al paso. Fuentes del Gobierno han asegurado a Efe que la seguridad del presidente "en ningún caso se ha visto comprometida". Así, han tildado de "incidente" la detención de este hombre a mediados de septiembre y han incidido en que "este tipo de amenazas es una constante", a la que, no obstante, no hay que acostumbrarse.

Las mismas fuentes han agradecido las muestras de solidaridad recibidas y han subrayado que "es necesario seguir trabajando por la serenidad en el debate político", en clara referencia a la situación de crispación actual por diversos temas que están sobre la mesa, como la exhumación del dictador o la situación en Cataluña.

El detenido, vigilante de seguridad, es hijo del último alcalde franquista de Rubí (Barcelona) Además, fue campeón de España de 100 kilómetros entre los años 1993 y 1996, compitiendo con el club de atletismo de Rubí (Barcelona). Fuentes del entorno deportivo del detenido, "era un buen deportista y una buena persona", y han dicho estar estupefactos al conocer su detención por supuestamente planear un atentado contra el jefe del Ejecutivo.

Las mismas fuentes han destacado el puesto 14 que consiguió en el Campeonato de Europa de 1997, organizado en Italia, que permitió a España colgarse la medalla de plata en la categoría por equipos. Además, en los años 90 compitió en mundiales y europeos ocupando "buenas posiciones, estando entre los 20 ó 30 mejores" de la clasificación.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios