Martes, 22.01.2019 - 14:24 h
Era el presidente de un centro cultural islámico

La Policía detiene en Vitoria a un presunto yihadista por captación

Los Mossos también han localizado en Cataluña a un sospechoso que buscaban desde este domingo por una conducta "irregular". 

Policía Nacional
Detenido en Vitoria un presunto yihadista por captación. / POLICÍA NACIONAL

La Policía Nacional ha detenido en Vitoria a un presunto yihadista por pertenencia a organización terrorista y labores de captación a través de su posición como presidente de una asociación cultural desde donde difundía el ideario yihadista a la comunidad islámica vasca. 

Se trata de un hombre de 36 años y nacionalidad argelina que, por orden del Juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, ha sido detenido a primera hora de la mañana por agentes de la Comisaría General de Información de la Policía en colaboración con las brigadas provinciales de Información de San Sebastián y Vitoria, además de la participación del CNI y Europol.

El arrestado era presidente de una asociación cultural, puesto que utilizaba para tener influencia entre la comunidad islámica y destinaba  recursos económicos, que obtenía por desempleo y por un negocio propio, al retorno de yihadistas y a ayudar a quienes siguen en Siria, según ha adelanta el ministerio de Interior en un comunicado. 

Según la investigación, captaba y adoctrinaba a nuevos integrantes y a uno de ellos, que captó por redes sociales, lo aisló de su familia y centró sus esfuerzos en que aprendiese marketing online e idiomas para distribuir más eficazmente la propaganda de DAESH. Entre sus proyectos también estaba crear una escuela para adoctrinar desde la infancia a los niños musulmanes que acudiesen a ella.

El Ministerio del Interior informó que el presunto yihadista había exhibido en repetidas ocasiones una personalidad violenta y alardeaba en su círculo más cercano de su autoformación en la confección de artefactos explosivos caseros y manifestaba que “hacer una bomba es muy fácil, no tiene importancia”. Además, llegó a amenazar con un arma blanca a agentes de la autoridad le detuvieron, gritando “voy a matar policías” y en otra ocasión agredió a una pareja de policías, hecho por el que fue detenido por atentado contra la autoridad.

Vecinos del inmueble han señalado a Efe que el arrestado es un hombre "tranquilo y educado" y que no habían sospechado que se pudiera tratar de alguien relacionado con el terrorismo yihadista. No obstante, han indicado que "no tenía mucha relación" con el resto de residentes en este edificio, donde lleva viviendo "varios años", antes en compañía de una pareja.

La operación se desarrolla desde hace varias horas en el inmueble del número 4 de la calle Castillo de Portilla, que se encuentra cortada al tráfico por varias furgonetas de la Policía Nacional y coches camuflados, mientras los agentes registran un piso de ese edificio.

Localizado otro presunto yihadista en Cataluña

Por otra parte, en Cataluña Los Mossos d'Esquadra han localizado en la AP-7 a un hombre que buscaban desde este domingo por su presunta relación con el yihadismo y ha sido trasladado a dependencias policiales. Los servicios de inteligencia tenían fichado a este hombre de origen holandés como un peligroso sospechoso por sus consignas islamistas y estaba relacionado con la delincuencia en común, este domingo los Mossos emitieron una alerta tras detectarlo en Salou (Tarragona).

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska ha avanzado su detención en una entrevista en Antena 3 tras ser preguntado por la búsqueda de este hombre, Khalid Makran, de nacionalidad holandesa.

Fuentes policiales consultadas por Europa Press han subrayado que Khalid Makran era buscado después de que saltaran las alarmas por unas pintadas con mensajes de corte islamista en la habitación en la que se alojaba en su hotel de Vilaseca. De aquí se desplazó cuatro kilómetros, y volvió a ser localizado profiriendo consignas en los alrededores de la comisaría de Salou.

Los servicios de inteligencia habían advertido a la Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos de la radicalidad de este hombre al que se había visto por última vez en Salou (Tarragona) con una conducta "irregular", con "soflamas islamistas" y que se dirigió a una comisaría de los Mossos, según el ministro.

Marlaska ha añadido que tenía antecedentes criminales y "evidentemente" las fuerzas de seguridad aconsejaban su localización y detención. Los mossos habían dado instrucciones a las comisarías para que extremasen la precaución y, en caso de detener al sospechoso, se tomaran medidas de autoprotección. 

Ahora en Portada 

Comentarios