Martes, 15.10.2019 - 01:18 h
Ciudadanos se abre al socialista

Detonar el Gobierno del PSOE en Navarra, la vuelta atrás de Sánchez que pide Rivera

De las cláusulas que Cs exige para optar por la abstención en la investidura del socialista, poner fin al mandato de Chivite entraña el mayor riesgo

María Chivite y Javier Esparza
Detonar el Gobierno del PSOE en Navarra, la vuelta atrás de Sánchez que pide Rivera / Efe

Albert Rivera ha movido ficha 'in extremis' y ha brindado a Pedro Sánchez una vía de escape con la que sortear el anunciado 'no' de Ciudadanos en el próximo debate de investidura. Para cerrar esta abstención, a la que el líder de los 'naranjas' ha convidado también a Pablo Casado, el candidato socialista debe aceptar tres cláusulas entre las que descabezar el Gobierno de Navarra, liderado por María Chivite, se alza como el mayor obstáculo para la formación socialista.

La comunidad foral ha vuelto a convertirse en el epicentro del debate político con el último giro protagonizado por Ciudadanos, después de que este viernes el propio Rivera se haya ofrecido a facilitar la investidura del candidato socialista si este asume tres compromisos: "Si Sánchez dice sí a un gobierno constitucionalista en Navarra, sí al respeto a las sentencias del procés y a no indultar a los condenados y se compromete con la economía". De los tres, el primero supone una vía intransitable para el PSOE que ha desestimado la oferta.

A partir de esta propuesta, Sánchez ha negado que exista "ningún obstáculo real" para que el PP y Cs faciliten el Gobierno socialista. En declaraciones desde Almansa, Sánchez ha asegurado que en Navarra ya existe un Gobierno que respeta la Constitución y ha desmentido que su partido haya pactado con Bildu, argumento que ha rebatido Javier Esparza, líder de Unión del Pueblo Navarro (UPN) tras su encuentro con Felipe VI en el marco de la ronda de consultas. El mandatario ha interpretado que la decisión del presidente en funciones "demuestra que en julio el PSOE optó por Bildu y en septiembre, vuelve a optar por Bildu", en alusión a la composición del actual gobierno foral. Esparza ha señalado a Sánchez como el único responsable de una repetición electoral y le ha acusado de cerrar "una tras otra todas las puertas", así como de haber "claudicado ante el independentismo vasco".

Aceptar la abstención de Ciudadanos en los términos que ofrece Rivera, implica poner fin al liderazgo de la socialista Chivite en Navarra, que resultó investida gracias al apoyo de los nacionalistas de Geroa Bai y la abstención de la izquierda abertzale cuyo apoyo, si se tiene en cuenta el reparto de escaños, es necesario para que los socialistas puedan sacar adelante con mayoría iniciativas parlamentarias como los presupuestos forales. Se trata de un paso inasumible para el Partido Socialista, pues conllevaría ceder el gobierno autonómico a Navarra Suma, la coalición que integran UPN, PP y Cs desde los últimos comicios forales.

UP achaca la propuesta a la "desesperación" de Rivera

La propuesta de Rivera ha provocado reacciones en las filas de Unidas Podemos y el primero en comentar este giro de acontecimientos ha sido Juan Antonio López de Uralde, líder de Equo y diputado de UP, quien ha achacado la proposición del partido 'naranja' a la inquietud de su líder a quien ha descrito como "desesperado y preocupado" por el cariz que podría asumir una futura cita con las urnas. 

López de Uralde ha incidido en los malos resultados que los sondeos electorales han vaticinado a la formación de Rivera en estos y ha subrayado que, después de meses reforzando el discurso del 'no' a Sánchez resulta "sorprendente" que el líder de Cs "se descuelgue con esta propuesta que muestra ante todo su desesperación".

Críticos de Cs tachan la propuesta de "tacticismo" 

Algunas de las voces críticas de Ciudadanos, varios ya fuera de la formación, que discrepaban con el "veto" a Sánchez impuesto por Rivera han aplaudido el giro de 180 grados que ha dado el líder del partido cone este nuevo planteamiento, aunque han señalado que puede que este llegue demasiado tarde, así como han apuntado a que la dirección de la formación actúa bajo un "cierto tacticismo electoral".

Esta es la opinión que el concejal del Ayuntamiento de Barcelona Manuel Valls, con quien Cs rompió el pasado mes de junio, ha expresado a través de su cuenta de Twitter, donde ha indicado que el diálogo político e institucional "no debe ser nunca un movimiento electoral".

Chivite: "Rivera utiliza a Navarra como ariete"

La presidenta de la comunidad foral también ha reaccionado al ofrecimiento de Albert Rivera, a quien ha acusado de llevar "varios meses utilizando a Navarra como ariete contra Pedro Sánchez para que no haya un Gobierno en España". De esa forma se ha pronunciado en una comparecencia ante los medios de comunicación, tras reunirse con el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska: "No tenemos ningún pacto con Bildu: por lo tanto, no hay ninguna razón efectiva que impida que la legislatura en España empiece a andar".

Casado evita su apoyo expreso

Tras la reunión del lunes por la tarde, el líder del Cs no ha logrado el respaldo de su homólogo del PP para llevar a cabo esta abstención en base a las condiciones propuestas. Aunque desde Génova han admitido que coinciden en el planteamiento propuesto desde el partido naranja. 

Antes del encuentro, el PSOE instó a ambos permitir la formación de un Gobierno progresista que no esté condicionado a las acciones de los partidos del soberanismo en Cataluña:"Que la estabilidad del Ejecutivo no dependa de las fuerzas independentistas exige, por su parte, un ejercicio de responsabilidad con la estabilidad del Estado por parte del PP y Cs", señalaban los socialistas en un comunicado.

Ahora en Portada 

Comentarios