Díaz pide a Rajoy que abra el diálogo con Mas porque el 10N será "peor"

  • La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha llamado a Mariano Rajoy a abrir el "diálogo" con el catalán Artur Mas para solucionar el conflicto de Cataluña, tras advertir de que el 10N "las cosas seguirán yendo a peor".

Madrid, 29 oct.- La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha llamado a Mariano Rajoy a abrir el "diálogo" con el catalán Artur Mas para solucionar el conflicto de Cataluña, tras advertir de que el 10N "las cosas seguirán yendo a peor".

Considera que Artur Mas "está en un precipicio y quiere seguir caminando", ha dicho que la consulta del 9 de noviembre no es algo "serio" y que le parece un "engaño", y que Rajoy tiene que hacer "cumplir la ley", pero también tiene que "dialogar", porque con su "inmovilismo" no se desbloqueará esta situación.

En un desayuno informativo en Madrid, la presidenta andaluza ha apostado por la "tercera vía" como la "única posible" para solucionar el conflicto de Cataluña y por "ganar los sentimientos de los catalanes", consiguiendo "no vencer, sino convencer" a estos de que es mejor para todos que sigan en España.

Díaz ha incidido en que esta tercera vía es la que está entre el "inmovilismo" y la "ruptura, y consiste en una reforma de la Constitución que dé solución a la crisis territorial que vive el país, y también a otros desafíos como la regeneración democrática y el blindaje del Estado del bienestar.

Tras mostrarse convencida de que son mayoría en Cataluña y en España los que creen en esa tercera vía -"la más difícil pero la única posible"-, ha explicado que para que triunfe hay que "dar la batalla de los argumentos", teniendo en cuenta que ha habido una "campaña tenaz y sostenida, basada en la ensoñación de que todos los problemas se solucionarán con la independencia".

Para ello, ha recalcado que "no hay que vencer, sino convencer" de que a todos "nos va a ir mejor estando juntos".

"No quiero que España venza a Cataluña, porque sería vencerse a sí misma y eso es perjudicial para todos", ha apuntado, tras opinar que hay "razones de toda índole" para poner sobre la mesa y convencer de que "todo lo que nos une es muchos más que lo que nos separa" y de "todo lo que podemos hacer juntos".

"Lo que nos debería importar es ganar los sentimientos de los catalanes, no quién va ganando en este devenir histórico", ha apuntado.

La presidenta andaluza ha argumentado que en el fondo de este asunto ella no es "equidistante", porque cree en la "unidad de España" y en que ésta "no se puede dilapidar con querellas vanas entre unos y otros".

En lo formal, ha dicho que tampoco le gusta la "tibieza", porque solo el respeto a la ley es "garantía de libertad" y situarse fuera de ella "solo conduce a la barbarie".

A su juicio, el presidente catalán, Artur Mas, se ha embarcado ahora en una "especie de sucedáneo" que es "cualquier cosa menos seria", porque al frente del palau de la Generalitat "sólo está el interés electoral, el tacticismo para arañar un puñado de votos".

Por eso ha pedido a Mas que abandone esa actitud y se "siente a dialogar una salida a este embrollo" y a Rajoy que "asuma el liderazgo que le corresponde".

A su juicio, el presidente del Gobierno "no puede seguir haciendo el Don Tancredo", porque tiene la obligación de garantizar la unidad y la cohesión de España".

Respecto a la posición del PSOE, ha subrayado que ella no cree en la "soberanía de origen de Cataluña" y ha advertido de que si los socialistas estuvieran "defendiendo asimetría y desigualdad", ella "no compartiría" esa posición.

Mostrar comentarios