Martes, 17.09.2019 - 07:46 h
Dos de Mayo convulso en Sol

El equipo de Cifuentes estalla: "Lo que le han hecho a Cristina no tiene nombre"

En su antiguo equipo de Gobierno no descartan la publicación de nuevas informaciones contra la expresidenta: "Es lo más fuerte que hemos visto"

Ángel Garrido, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal en los actos del Dos de Mayo
Ángel Garrido, Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal en los actos del Dos de Mayo / EFE

El equipo de cargos y colaboradores de Cristina Cifuentes ha querido salir en defensa de la dimitida presidenta de la Comunidad de Madrid. Aprovechando los actos del Dos de Mayo, varias fuentes han manifestado su indignación por los ataques personales que ha recibido la todavía diputada del PP en la Asamblea: califican tanto el asunto del Máster de la Universidad Rey Juan Carlos como el vídeo en el que se la veía sustraer dos botes de crema facial de un hipermercado de Vallecas como vendettas internas. Vuelven a poner el foco, por tanto, en el fuego amigo dentro de un PP que atraviesa su peor crisis en la última década.

"Lo que le han hecho a Cristina no tiene nombre", declaraba en privado un alto cargo del 'cifuentismo' nada más comenzar la recepción en la sede de la Comunidad de Madrid. Todo el equipo de Cifuentes, que continúa en funciones, evidencia cierto malestar y denuncia una 'cacería' con una dirigente que llegó a la presidencia del partido con un discurso regenerador y anticorrupción que, según ellos, no ha gustado en algunos sectores del partido.

Ahora, algunos de estos cargos ya piensan en un futuro próximo alejado de la política y están en conversaciones para marcharse de una profesión en la que no quieren estar después de lo que han vivido. "Acoso", lo llamó Cifuentes en su despedida, una expresidenta que ha pasado estos días con su familia en Salzburgo.

"Es lo más fuerte que hemos visto", se quejaba otra persona de su equipo. "¿Tú has visto algo así?", añadía. Incluso, los colaboradores de Cifuentes declararon en conversaciones reservadas que esperan nuevas entregas en forma de vídeos o informaciones que ataquen personalmente a la expresidenta. Denunciaban también que se ha traspasado una línea roja y que entrar en cuestiones personales es algo muy peligroso para las personas y para la política. "No todo vale", concluían antes de finalizar un acto en el que no se ha hablado de otra cosa que de Cifuentes.

La expresidenta, por cierto, se está planteando dejar su acta de diputada en la Asamblea de Madrid, aunque fuentes de su entorno reconocen que "todo tiene sus tiempos". Es decir, estaría esperando a la formación del nuevo Gobierno para tomar la decisión y desvincularse totalmente de la política.

Cifuentismo contra aguirrismo

La guerra entre el 'cifuentismo' y el 'aguirrismo' ya es abierta. Cifuentes fue miembro de la Ejecutiva del PP con Aguirre, pero nada más ganar las elecciones autonómicas en 2015 decidió romper cualquier vínculo con la anterior etapa y enterrar un periodo de éxitos pero también de polémicas. Hizo limpieza en buena parte de los cargos autonómicos para colocar en ellos a personas de su confianza. Lo mismo ocurrió con las empresas y entes públicos, donde no le tembló el pulso para defenestrar a dirigentes que llevaban años o incluso décadas en sus puestos. Y en su lugar apostó por una nueva hornada de dirigentes de su entorno y dio peso a nombres como Ángel Garrido, Jaime González Taboada o Pedro Rollán en detrimento de los grandes hombre y mujeres del 'aguirrismo'.

La tensión entre ambas facciones terminó por estallar cuando, a los pocos meses de llegar a la presidencia autonómica, Cifuentes abrió los cajones y presentó ante la Fiscalía pruebas sobre presuntas irregularidades en la gestión de Ignacio González en el Canal de Isabel II. Fue un torpedo en plena línea de flotación de la anterior etapa que, evidentemente, no sentó nada bien en el entorno de Esperanza Aguirre. La exlideresa ya lanzaba dardos a su sucesora en una entrevista en La Información: "En los partidos sólo ascienden los más pelotas" o "he visto muy pocas políticas liberales a este llamado nuevo PP", afirmó Aguirre. Ahora la contienda es total.

En este Dos de Mayo apenas se han visto a representantes del 'aguirrismo', salvo algún concejal como Íñigo Henríquez de Luna o Pércival Manglano. Han preferido quedarse en casa y no mezclarse con sus rivales. Sí que se vio a José María Álvarez del Manzano, el que fuera alcalde de Madrid alejado ya de la vida política. Ha sido un día, en definitiva, en el que el PP ha acaparado todos los titulares por sus problemas internos. Pero muchos de los presentes tenían la sensación de que no se ha escrito todavía el último capítulo de esta convulsa historia.

En el PP, por cierto, se interpreta la presencia de Cospedal es el acto del Dos de Mayo (la ministra confirmó el día previo por la tarde) como un apoyo a Garrido. La secretaria general entró con el presidente en funciones, mantuvo un aparte con él en la zona noble de Sol y se marchó acompañada por él mismo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios