Miércoles, 14.11.2018 - 19:37 h

Un ejército de pastores es necesario para prevenir los incendios forestales

Un "ejército de pastores" podría contribuir, de forma efectiva, a prevenir los incendios forestales y a reducir su número.

Un experto reclama un ejército de pastores para prevenir los incendios forestales
Un experto reclama un ejército de pastores para prevenir los incendios forestales

La vegetación de los montes españoles ha crecido extraordinariamente en los últimos decenios, un verdadero "polvorín" para la propagación de los fuegos; un "ejército de pastores" podría contribuir, de forma efectiva, a prevenir los incendios forestales y a reducir su número.

Así lo asegura a  el ingeniero de montes y miembro de la Sociedad Española de Ciencias Forestales, Álvaro Picardo, quien destaca la necesidad de recuperar el pastoralismo y el modelo de ganadería extensiva como una solución para atajar el problema de los incendios forestales y también de generar empleo y evitar el despoblamiento rural.

Picardo resalta convencido que una de las soluciones para poner coto al problema de los fuegos es "recuperar el modelo extensivo" de ganadería que es "esencial y clave para el campo español", que "está en situación crítica" por falta de rentabilidad.

Sin embargo, puede jugar un papel importante en la prevención de incendios y en la creación de empleo, porque "aunque hoy en día ya nadie quiere ser pastor -es un oficio muy sacrificado- el trabajo se puede adaptar a la actualidad y, en vez de ser sólo una persona la que pastoree, crear un grupo que cuide el ganado por turnos".

En la naturaleza hay "una oportunidad económica muy grande para mejorar la cuenta de resultados" del entorno rural, ya que existen "unos diez millones de hectáreas ociosas en el monte que pueden ser utilizados como pastos", destaca.

Recuerda que hace unos 50 años se cambió de modelo ganadero y se apostó por el intensivo, siguiendo las directrices de la FAO y del Banco Mundial.

Esta decisión "permitió recuperar los bosques en España al disminuir la presión pastoral sobre los montes y al cambiar la forma de abastecimiento energético a los hogares y a la industria, de la leña al petróleo".

Hoy en día España es el segundo país con mayor crecimiento de bosques en el mundo, pero "se ha perdido el control sobre la vegetación por el abandono de la ganadería extensiva", lo que ha provocado un crecimiento arbustivo descontrolado.

Además, este ingeniero forestal se lamenta de la pérdida de razas ganaderas autóctonas (en vacuno, porcino, ovino y caprino), así como de oficios tradicionales ligados a la producción extensiva como los vaqueros o los ovejeros trashumantes.

Picardo asegura que "se controlarían mejor los incendios y disminuiría el número de igniciones" si se recupera la ganadería extensiva, si "contamos con un buen ejército de pastores", que, recalca, no sólo sería eficaz en la prevención, sino también en la creación de puestos de trabajo en el mundo rural.

Por ello, hace un llamamiento a los responsables del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para que, en el marco de la nueva Política Agraria Común (PAC), desarrolle medidas claras encaminadas a desarrollar este modelo ganadero que es el que "de verdad interesa al país y requiere de apoyo".

Reclama mayor sensibilidad de este Ministerio, con claras medidas de apoyo a la ganadería extensiva en lugar de "complicar las cosas" con "el coeficiente de admisibilidad de pastos, que puede generar muchos problemas en la aplicación de la PAC", políticas "más preocupadas por la ganadería intensiva que por la extensiva".

No obstante, Picardo confía en que "la coyuntura económica y la evolución de la socioeconomía mundial juegan ahora a favor de que recuperemos la ganadería extensiva, como durante los 50 años anteriores jugaron a favor de la ganadería intensiva" y que sirvan de acicate para la economía rural y para proteger el medioambiente.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios