Viernes, 19.10.2018 - 18:22 h
El PIB del primer trimestre repite un 0,7% de avance

La economía se frena y crece por debajo del 3% por primera vez en tres años

El avance de datos del INE estima en el 2,9% el crecimiento del PIB de enero a marzo, algo que no ocurría desde el año 2015

Evolucion PIB
Evolucion PIB / Nerea de Bilbao

La economía española ha ralentizado su crecimiento por debajo del 3% en el primer trimestre del año, con un 2,9% de aumento del PIB interanual, algo que no ocurría desde el cierre de los primeros tres meses del año 2015, hace tres años. El PIB mantuvo su avance en el 0,7% entre enero y marzo de este año, un dato similar al de los dos trimestres precedentes, pero en la comparativa a doce meses se nota cierto freno en la evolución económica que ha reducido dos décimas el dato anual anterior, según el avance del PIB publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

El Gobierno prevé un crecimiento próximo al 2,5% hasta 2021
Gobierno prevé un crecimiento próximo al 2,5%

Esta tendencia a la baja del crecimiento económico español concuerda con la previsión del Gobierno de acabar el año con un 2,7% de avance del PIB anual, tal y como se refleja tanto en los Presupuestos Generales del Estado que se están debatiendo en el Congreso, como en el Plan de Estabilidad 2018-2021, que se va a aprobar este viernes en Consejo de Ministros y que será presentado a Bruselas con las estimaciones para los próximos cuatro años.

El propio Rajoy adelantó ayer tras el debate presupuestario que esos datos contemplan más crecimiento económico para los cuatro próximos ejercicios y un ritmo de creación de empleo que permitirá alcanzar el objetivo de 20 millones e ocupados, así como "buenas cifras" de inflación, el control del déficit público y una balanza de pagos en positivo.

El último Plan de Estabilidad (2017-2020) incluyó una previsión de un crecimiento medio del 2,5% hasta 2020, una senda de reducción de la tasa de paro hasta el 11,2% y adelantaba al año 2019 la consecución del objetivo de los 20 millones de ocupados. Esa evolución económica se ve marcada ahora con la tendencia a la baja del PIB y con los datos de la Encuesta sobre la Población Activa (EPA) publicados ayer, que marcaban un inesperado aumento del paro en más de 29.000 personas, casi el doble que en el mismo trimestre del año anterior y ponían en duda la consecución de los 20 millones de ocupados a finales de 2019. El Gobierno espera un ritmo de creación de empleo de 475.000 puestos al año, pero los datos de la EPA recortaron ayer ese nivel en más de 25.000 puestos menos anuales. 

Las estimaciones sobre el crecimiento de la economía en los últimos seis meses han sufrido varios cambios sobrevenidos y marcados por la situación de incertidumbre que generaba el conflicto en Cataluña. En principio, el anterior Plan de Estabilidad recogía un crecimiento del 2,5% en 2018, que se moderaría al 2,4% en 2019 y 2020, si bien el Gobierno rebajó después su previsión de crecimiento dos décimas por el impacto de la crisis política catalana. Pero poco más tarde volvió a actualizarlas cuando aprobó los Presupuestos de este año. Así, el último cuadro macroeconómico elevó del 2,3% al 2,7% la previsión de crecimiento económico para 2018, gracias a la mejora del entorno exterior, la recuperación y normalización de la actividad en Cataluña y la mejora de la inversión empresarial en el inicio del año.

Adelantado por el Banco de España

El crecimiento trimestral del 0,7% estimado por el INE para el periodo enero-marzo coincide con las estimaciones del Banco de España, de la AiReF y de otras entidades y organismos. Los datos publicados por Estadística son aún provisionales y se conocerán a nivel desagregado el próximo 31 de mayo.

El Banco de España mantuvo en el 0,7 % el crecimiento de la economía en los tres primeros meses del año, una mejora que se apoya en el tirón demanda interna y en la menor incertidumbre en Cataluña, y pese a la inferior contribución del sector exterior. Según su último informe trimestral, el supervisor realizó esta proyección basándose en la corrección de los desequilibrios de la economía, en las buenas condiciones de financiación y en una política fiscal más expansiva. Asimismo, tuvo en cuenta una "cierta moderación de la incertidumbre política ligada a la situación en Cataluña".

El Banco de España espera una desaceleración del ritmo de avance de los mercados de exportación y un descenso del impacto de la política monetaria sobre el PIB. También confía en una mejora de la posición patrimonial de familias y empresas y la competitividad en el exterior.

Ahora en Portada 

Comentarios