Sábado, 16.12.2017 - 00:38 h

El centro de Cáritas Pozo Dulce atiende en sus 15 años a 283 personas sin hogar

Para atenderles cuentan con un equipo de ocho monitores, una psicóloga, una trabajadora social, tres hijas de la caridad, el director del centro, Francisco J. Jiménez, que sustituyó en el cargo a Sor Concepción Hernández hace tan sólo unos meses, y más de 60 voluntarios.

Este miércoles 28 de diciembre el centro cumple 15 años y, por ello, a las seis de la tarde todos los que conforman este centro (acogidos, voluntarios y trabajadores) participarán en un encuentro con actuaciones teatrales, musicales y sorpresas.

Los actos de celebración comenzaron hace dos semanas con una eucaristía presidida por el obispo, Jesús Catalá, en la iglesia del Sagrado Corazón y, acto seguido, los participantes disfrutaron de un almuerzo compartido en el Hogar Pozo Dulce.

'Un gesto, un techo, un hogar' era el lema con el que se puso en marcha el gesto diocesano con motivo del Jubileo con el que comenzaba la historia del Hogar Pozo Dulce, un lugar donde acoger a las personas que vivían en la calle.

La compañía de Jesús donó la casa para que se rehabilitase, las instituciones públicas hicieron su aportación, Cáritas puso el resto y las Hijas de la Caridad su presencia diaria gratuita en el servicio a los acogidos.

En los últimos meses se está potenciando el equipo de voluntarios de calle, con la incorporación de nuevas personas y la realización de un proceso formativo para mejorar el acompañamiento. Cuando el centro 'Calor y café' abra sus puertas, ambos recursos trabajarán de forma coordinada entre sí y con las demás entidades unidas en la Puerta Única.

Ahora en portada

Comentarios