EEUU pide la liberación de periodistas en Egipto

  • Washington.- El Gobierno de EE.UU. pidió ayer la liberación de los periodistas detenidos por las autoridades en Egipto, tras dos días de disturbios y protestas contra el régimen en ese país.

Calma en Egipto mientras activistas convocan el "viernes de la ira y la libertad"
Calma en Egipto mientras activistas convocan el "viernes de la ira y la libertad"

Washington.- El Gobierno de EE.UU. pidió ayer la liberación de los periodistas detenidos por las autoridades en Egipto, tras dos días de disturbios y protestas contra el régimen en ese país.

Según el Comité para la Protección de Periodistas, al menos siete periodistas que cubrían las manifestaciones en El Cairo en contra del Gobierno del presidente Hosni Mubarak han sido detenidos, y otros han sido blanco de ataques.

Durante su acostumbrada rueda de prensa, el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Philip J. Crowley, dijo que su país está presionando a la Cancillería egipcia para que salgan en libertad los periodistas.

"Estamos pidiendo la liberación de los periodistas... y continuaremos discutiendo este asunto con el Gobierno egipcio si no se resuelve pronto", afirmó Crowley.

Preguntado sobre el arresto de centenares de manifestantes, Crowley reiteró que la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, ha dejado en claro la importancia de que Egipto "respete el derecho universal de su pueblo a la libertad de reunión, libertad de expresión y el derecho a protestar pacíficamente".

Agregó que la embajadora estadounidense en Egipcio, Margaret Scobey, pidió hoy al Gobierno de ese país que demuestre moderación, y manifestó la preocupación de Washington por la interferencia en los medios de comunicación.

Scobey indicó en una reunión hoy con el ministro de Estado egipcio para Asuntos Parlamentarios, Moufid Shehab, que "la libertad es tan importante como el derecho de un ciudadano de estar en una plaza o criticar al Gobierno sin temor a represalias", dijo Crowley.

Horas antes, la Casa Blanca también condenó la violencia en Egipto y reiteró su apoyo al derecho de sus ciudadanos a protestar de forma pacífica.

"Apoyamos los derechos universales de reunión y expresión. Hacemos énfasis, de forma bien clara para todas las partes involucradas, que las expresiones deben estar libres de violencia", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, a los periodistas a bordo del avión presidencial Air Force One.

"Es un momento importante para que el Gobierno demuestre sus responsabilidades con el pueblo de Egipto al reconocer esos derechos universales", subrayó Gibbs.

La Policía en El Cairo se ha enfrentado a miles de personas que desafiaron una prohibición de protestar contra el régimen de 30 años de Mubarak, e incluso ha recurrido al uso de bombas lacrimógenas para dispersar a los manifestantes.

A raíz de esos disturbios, el Gobierno de Washington ha instado al presidente Mubarak, un aliado clave de EE.UU. en el mundo árabe, a que ponga en marcha reformas políticas.

Egipto es uno de los principales receptores de ayuda estadounidense en el mundo, y fue el primer Estado árabe en suscribir la paz con Israel, por lo que es pieza clave de la estrategia estadounidense en la región.

La reciente convulsión en Túnez, tras el derrocamiento del presidente Zine al-Abedine ben Alí, ha animado las preocupaciones sobre la estabilidad de otros Gobiernos árabes.

Mostrar comentarios