Domingo, 24.03.2019 - 15:18 h
El futuro de las Cuentas Públicas

La Ejecutiva del PDeCAT viaja a Waterloo para decidir qué hacer con los PGE 2019

Las diferencias internas de criterio respecto a si permitir o no la tramitación del proyecto gubernamental se han exacerbado en las últimas horas.

Imagen de David Bonheví en una pantalla de móvil / EFE
El presidente del PDeCAT, David Bonheví, encabezará la delegación de la formación que viajará a Waterloo para dialogar en persona con Puigdemont / EFE

Buena parte del futuro de los Presupuestos Generales del Estado para 2019 se jugará este lunes a miles de kilómetros de distancia del Congreso de los Diputados, donde la ministra de Hacienda tiene previsto presentar también este lunes el proyecto presupuestario. La Dirección Ejecutiva del PDeCAT, con el presidente de la formación, David Bonheví al frente, viajará a Waterloo para reunirse con el ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, con la definición de la estrategia a seguir en el 'tema presupuestos' como uno de los puntos esenciales del orden del día.

Las últimas horas han visibilizado más que nunca las diferencias internas en el independentismo y, más en concreto, en el PDeCAT respecto al modo en que deben afrontar el tema. Mientras el secretario de Organización de la formación y diputado en Cortes, Ferrán Bel, se ha mostrado partidario de no bloquear en primera instancia el trámite parlamentario del proyecto, con la presentación de una enmienda a la totalidad a los mismos, y dar tiempo para exprimir al máximo todas las posibilidades de una negociación; el flanco menos 'posibilista' continúa negándose en redondo a cualquier posibilidad de acuerdo.

A la cabeza el presidente de la Generalitat, Quim Torra, que desde Estados Unidos ha querido dejar claro que el independentismo no va a aprobar los Presupuestos mientras sigan alzados los muros que encarcelan el derecho a la autodeterminación y a los líderes soberanistas".

Tampoco ha tardado en contestar la vicepresidenta del PDeCAT, Miriam Nogueras, que reiteró el "no a los presupuestos y no a la tramitación, mientras no haya una respuesta política" y calificó de "migajas" las supuestas concesiones a Cataluña - aún desconocidas - en el proyecto de Presupuestos del Estado del Gobierno, informa Efe.

El flanco más duro del PDeCAT se agarra además a una resolución respaldada por el 95% del Consell Nacional del partido que determinó que éste votaría negativamente a los Presupuestos "mientras haya presos y presas políticas y exiliados y exiliadas" en alusión a los líderes soberanistas encausados, informa EP.

El asunto viene aún más enrevesado por la aparente desautorización de Puigdemont a Torra y el ala más dura del PDeCAT tras la última 'cumbre' de ambos en Waterloo, cuando aseguró que la decisión sobre si apoyar o no los presupuestos correspondía "a los grupos de Madrid" en referencia a los diputados en Cortes, más inclinados a la negociación con el Gobierno de Sánchez.

La confusión del cuadro se completa con la difusa posición de ERC al respecto. Los indicios apuntan a que los republicanos estarían más dispuestos a apoyar los presupuestos de Sánchez, pero la indefinición del PDeCAT tampoco les permite adoptar una posición clara al respecto para no comprometer su posición política en Cataluña.

Este enrevesado contexto configura el marco de la reunión de este lunes en Waterloo a tres semanas vista de que el proyecto presupuestario enfrente su primera gran prueba parlamentaria, ya que todo apunta a que la votación de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos tendrá lugar el próximo 13 de febrero.

Los Presupuestos llegan al Congreso

En paralelo a lo que suceda en Waterloo, el Gobierno presentará este lunes su proyecto de Presupuestos Generales del Estado en el Congreso, el acto formal que no sólo abre toda la información de sus tomos al público sino que también activa la tramitación parlamentaria del proyecto.

Una de las grandes incógnitas a despejar será precisamente conocer hasta qué punto el proyecto gubernamental mejorará el trato a Cataluña. Hasta ahora el Gobierno se ha limitado a deslizar que cumplirá la disposición adicional del Estatut de Cataluña que establece que la inversión en la comunidad autónoma no podrá ser inferior a su peso en el PIB español, que está en torno al 18%-19%. En los Presupuestos de 2018 ese peso apenas superó el 13%.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios