El acusado del crimen del tesorero de las fiestas dice sufrir un problema neurológico y no declara

  • Valencia.- El acusado de la muerte violenta en diciembre de 2003 del tesorero de la Asociación de Fiestas de La Purísima de Ontinyent (Valencia) ha declarado hoy ante el juez que padece "problemas neurológicos" y se ha negado a responder a las preguntas de los letrados, incluido el suyo.

El acusado del crimen del tesorero de las fiestas dice sufrir un problema neurológico y no declara
El acusado del crimen del tesorero de las fiestas dice sufrir un problema neurológico y no declara

Valencia.- El acusado de la muerte violenta en diciembre de 2003 del tesorero de la Asociación de Fiestas de La Purísima de Ontinyent (Valencia) ha declarado hoy ante el juez que padece "problemas neurológicos" y se ha negado a responder a las preguntas de los letrados, incluido el suyo.

En el juicio que ha comenzado hoy en la Audiencia Provincial de Valencia, el fiscal ha pedido para Isidoro M., responsable por entonces de la lotería de esa agrupación, una pena de 12 años y 6 meses de prisión, más una multa de 3.600 euros, como autor de un delito de homicidio y otro de simulación de delito.

Además, el procesado, de 67 años, deberá indemnizar a la esposa de la víctima con 80.000 euros y a cada uno de sus tres hijos con otros 9.000 euros, según la petición del Ministerio Público.

Los hechos tuvieron lugar el 16 de diciembre de 2003, cuando el acusado se personó en la sede de la asociación de fiestas La Purísima de Ontinyent, de la que era el lotero, donde se encontraba Roberto Conejero, el tesorero, y mantuvieron una discusión motivada por unas "irregularidades" detectadas en la gestión de la lotería.

Al parecer, como consecuencia de la gestión del procesado, se habían vendido para el sorteo de la lotería de Navidad más papeletas que décimos se habían reservado del número 12.997.

En la pelea, Isidoro M. golpeó a la víctima "con un objeto contundente hasta causarle la muerte", según consta en la calificación fiscal.

Dos días más tarde, el demandado se dirigió a un almacén de su propiedad, ubicado en la misma población, y, solo o con la ayuda de una persona no identificada, simuló que alguien le había agredido con una herramienta.

Asimismo, simuló el robo de "un pretendido sobre" de entre 3.400 y 4.300 euros, de entre nueve y once series de décimos de lotería y de siete décimos sueltos, cuya efectiva existencia no ha quedado acreditada.

Como consecuencia de las lesiones sufridas, consistentes en ocho heridas en la cabeza, el lotero permaneció ingresado en el Hospital General de Valencia.

El día de la agresión se detuvo a otro vecino de la población de Ontinyent, miembro también de la asociación, por la muerte del tesorero y el ataque y robo al lotero, pero quedó en libertad sin fianza al no probarse su implicación.

Además, el 15 de marzo de 2005, el Juzgado Número 3 de Ontinyent, encargado de las diligencias abiertas por estos hechos, imputó al lotero de la asociación, hoy sentado en el banquillo, y le dejó en libertad provisional bajo fianza de 3.000 euros y la obligación de comparecer en el juzgado dos veces por semana.

En el juicio que ha comenzado hoy en la Sección Quinta, los testigos han coincidido en declarar que no recuerdan muchos de los detalles de lo acontecido.

No obstante, la propietaria de la administración de lotería donde la asociación La Purísima había reservado los décimos de Navidad ha sostenido que la gestión del lotero fue "un desastre", pues "no cuadraban las papeletas" vendidas con las emitidas.

Según ha dicho, a pesar de que ella le explicó el procedimiento a seguir en estos casos -reservar los décimos, ir haciendo papeletas poco a poco y retirar la lotería cuando se había cobrado todo-, "él comenzó a llevarse décimos sin pagarlos".

Por su parte, el miembro de la asociación al que se acusó en un primer momento del crimen ha asegurado que nunca tuvo "incidente alguno" con el fallecido y que desconocía el "descuadre de las papeletas".

También ha acusado al procesado de intentar incriminarle en la presunta agresión que sufrió y que, según el fiscal, fue una "autolesión".

Mostrar comentarios