Domingo, 19.01.2020 - 23:09 h

El asesino de las niñas de Moraña avisó por carta a su exmujer de que las iba a matar

  • David Oubel, que el viernes presuntamente mató a sus hijas de 4 y 9 años, envió una carta a su ex mujer para anunciarle sus intenciones.
  • Tras quince años casado, dejó a su mujer para iniciar una relación con un hombre, pero los vecinos no habían notado nada extraño en su comportamiento.
El hombre del crimen de Moraña estaba separado de la madre de las niñas y no constan antecedentes de violencia de género

David Oubel, el padre de las niñas de 4 y 9 años asesinadas este viernes en Moraña escribió una carta a la madre de las pequeñas para informarle de sus intenciones. En la carta también manifestaba que estaba dispuesto a quitarse la vida inmediatamente después.

Cuando la mujer leyó el escrito, salió en coche hacia la casa de Santa Lucía donde había vivido mientras duró su relación con David Oubel. Durante el trayecto de unos tres kilómetros, avisó por teléfono a la Guardia Civil.

Los agentes llegaron primero a la casa y se encontraron una escena espeluznante, de tal grado que, según contaron los vecinos del pueblo a la prensa gallega, no permitieron que la abuela y la tía maternas de las niñas entraran a reconocer los cadáveres. La exsuegra de Oubel vive en una casa muy cercana.Una sierra de brazo radial

Las primeras pesquisas que realizó la Guardia Civil indican que para perpetrar el crimen, Oubel pudo usar sierra de brazo radial o el disco de una de estas máquinas. La herramienta estaba en la casa porque poco se habían hecho algunas reformas.

Los agentes encontraron en el baño al padre de las niñas, desnudo y con las muñecas cortadas. Previamente tuvieron que tumbar la puerta para acceder a él, porque se había encerrado. Oubel parecía estar inconsciente por el efecto de unas pastillas que había ingerido. El reconocimiento médico que se le realizó cuando llegó al hospital confirmó que las lesiones eran leves, a pesar de habérselas infligido con la misma herramienta que supuestamente usó para matar a sus hijas. De hecho, hoy ha podido pasar a disposición judicial.

Algunos vecinos les habían visto a todos pasear en torno a las diez de la mañana y no notaron nada raro. A las 11 escucharon una música muy fuerte que provenía de la casa, algo que ocurría con relativa frecuencia. Después cesó el ruido. Los investigadores creen que fue en torno a esa hora cuando se pudo haber consumado el crimen.Relación homosexual

David Oubel acababa de cumplir 40 años, de los cuales 15 había estado casado con Rocío Vieites. Según cuentan los vecinos, la ruptura de la pareja se produjo a instancias del hombre, quien "la puso en la calle" para iniciar otra relación de carácter homosexual. Esto le granjeó serias hostilidades en el pueblo, al punto que no le dejaban entrar en algunos establecimientos.

No obstante, hace unos días se le vio pasear con toda normalidad por las calles de Moraña, en compañía de su novio e hijas, con motivo de una celebración gastronómica, la Festa do Carneiro ao Espeto.

Aquel día también celebró el cumpleaños de un pariente, y varios testigos les vieron participar en la fiesta bailando y riendo sin que nada extraño pudiera anticipar el terrible suceso que ocurrió al cabo de unos días.Insultos en el juzgado

A las 12.30 horas de este sábado, el presunto parricida llegó a los juzgados de la vecina localidad de Caldas. Allí le esperaban decenas de personas, que han protagonizado escenas de tensión y le han lanzado insultos al salir del coche. Los agentes tuvieron que establecer un perimetro de seguridad para que los vecinos no se arremolinaran alrededor del detenido.

En el dispositivo de seguridad han participado al menoscuatro patrullas de la Guardia Civil y algún agente de la Policía Local. Uno de los participantes en la protesta llegó a encararse con un agente de la Guardia Civil, que intentaba mantener el orden y preservar la seguridad del detenido. Ante este panorama, Oubiel hizo un ademán de volver a introducirse en el vehículo, pero los agentes que lo escoltaban lo sacaron del coche y avanzaron con él hasta el edificio judicial.

"Dejádnoslo cinco minutos, que no lo vamos a matar, pero sale quemado", le dijo con impotencia una mujer a un guardia civil a las puertas de los juzgados, donde aún permanecen decenas de vecinos a la espera de la resolución judicial sobre Oubel. El juzgado que instruye la causa ha decretado el secreto de las actuaciones.Prisión provisional

A media tarde de este sábado, a jueza ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para el presunto parricida. La responsable del juzgado mixto número 1 de Caldas ha adoptado esta decisión, en la línea con la medida solicitada por el fiscal del caso. Al detenido se le imputan dos delitos de asesinato y ha sido conducido a la prisión de A Lama.

El presunto parricida de Moraña se acogió a su derecho a no declarar en los juzgados de Caldas. Pese a haber estado cuatro horas en el interior del juzgado, el hombre rechazó declarar ante la jueza, pero su estancia en dependencias judiciales se prolongó porque solicitó una audiencia reservada con su abogado.

Varias localidades gallegas acogerán este domingo, día 2 de agosto, concentraciones en repulsa del crimen. "No sólo las mujeres sufrimos violencia, el machismo mata e hiere también a lo que más queremos, a nuestros hijos, que son víctimas indirectas en demasiadas ocasiones o, víctimas directas, como en este caso", señala la Marcha Mundial das Mulleres.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING