Viernes, 22.11.2019 - 20:31 h
En Escalante

El "complicado caso" del asesinato de una mujer y la muerte de su marido

Maruchi es la víctima número 36 de la violencia machista. La Guardia Civil la encontró muerta cuando fue a comunicarle que su esposo había fallecido..

Vivienda de Escalona
Escalante llora la pérdida de sus vecinos.  / EFE

La realidad supera una vez más a la ficción. Un hombre resulta muerto en un accidente de tráfico. Su coche se ha empotrado contra un árbol y falleció en el acto sin que los servicios de emergencia que se acercaron pudieran hacer nada. Cuando los agentes de la Guardia Civil se dirigen a su domicilio en la localidad cántabra de Escalante para comunicarle la trágica noticia a su mujer se la encuentran muerta, acuchillada, en mitad de un charco de sangre. El trágico final de esta "pareja normal" ha tenido en vilo a una localidad de poco más de 800 habitantes "en la que nunca sucede nada" pero que se puso en alerta cuando vieron pasar por su avenida principal una ambulancia, el coche de los bomberos y el de la Benemérita. Ahora se sabe que Maruchi ya es la víctima número 36 de violencia de género en 2019 y que su marido es el presunto asesino de un "suceso complicado" porque los dos presentaban heridas de arma blanca.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Santoña, que investiga el suceso porque es el que estaba de guardia, ha decretado el secreto de las actuaciones. Los investigadores trabajarían en la línea de que J.F A.E., de 57 años, se hubiera intentado suicidar con el vehículo tras supuestamente asesinar a M.J.R.R., de 52 años. Tras proceder al levantamiento del cadáver tras el accidente los agentes habrían visto que él también presentaba heridas de arma blanca, por lo que tampoco se descarta que hubiera sufrido un accidente intentando huir de la casa después de los hechos. El coche no pasó del punto kilométrico 0,8 de la carretera CA-460, muy poco más allá de la vivienda que compartía este matrimonio del que todo el mundo habla maravillas. Ahora uno de sus dos hijos se acercará hasta la localidad que los adoptó.

El pasado fin de semana ambos habían participado en la Feria de la Sidra de Escalante organizada en la localidad. "Eran muy participativos siempre, les gustaba ir con los amigos de su cuadrilla", relatan los vecinos. Hacía dos años que se compraron una casa en Escalante, donde al principio iban y venían desde La Muela, en Zaragoza, donde siguen en shock por la trágica noticia. Allí regentaron un mesón durante ocho años y al igual que los cántabros, los que les conocen aseguran que "eran muy agradables y tenían una buena relación con el pueblo". 

Un día antes de su muerte, Maruchi, como la llaman los que la conocen,  se había dirigido al supermercado que tiene a escasos metros de su vivienda, 'Super Miguel', para comprar lo necesario para preparar una tarta por el cumpleaños del fundador de la fiesta de  la sidra hace ahora 20 años. Esto sucedía el lunes. Es lo último que recuerdan sus vecinos de Escalante de un matrimonio "encantador" que en Cantabria se sentía muy cómodos, según dijo la propia mujer el pasado fin de semana al presidente de la comunidad, Miguel Ángel Revilla.

Dicen de ella que su personalidad era "algo más agradable que la de su marido". Fue la que pidió a Revilla hacerse una fotografía. Y lo hizo.  El líder del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) conversó con ellos y al igual que el resto de vecinos asegura que este "terrible" suceso ha sido "una sorpresa tremenda" y ha causado igualmente "un dolor tremendo". Ha sido "un mazazo" para el pueblo.

"Me viene a la cabeza lo sucedido y no me lo creo", aseguran los vecinos. "Era una pareja con mucha armonía", insisten, y "estaban muy integrados en el municipio", asegura el alcalde de la localidad, Francisco Sarabia. Juan y Maruchi tienen dos hijos mayores de edad, acababan de ser abuelos y no consta ninguna denuncia por violencia de género, "pero está claro que no sabíamos lo que sucedía de muro hacia dentro", continúan los vecinos. 

El suceso ha sido denominado "complicado" por el propio delegado del Gobierno en Cantabria, Eduardo Echevarría, que ha trasladado sus condolencias tanto al alcalde como a los hijos y la familia de los fallecidos, "independientemente de cómo hayan sucedido los hechos", ha apostillado, ya que "su hijo y su hija y sus familiares" son "los más afectados en este momento". Ha reconocido que la principal hipótesis es que el marido acabó con la vida de ella, pero "no se descarta absolutamente nada". Ha añadido que "todo apunta" a que el suceso tiene que ver con la "relación interna" de un matrimonio, pero se desconocen las causas que pudieron desencadenarlo, ha dicho. "Poco sabíamos de lo que sucedía de muros hacia dentro de la casa", lamentan los vecinos.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING