Lunes, 12.11.2018 - 19:32 h
Jornada organizada por 'La Información' e Ibercaja

El diagnóstico de Pimentel y Sebastián: no habrá pactos de Estado a corto plazo

Los exministros de Trabajo e Industria analizaron el contexto económico y político actual, con Cataluña, la deuda pública y el crecimiento como ejes. 

El diagnóstico de Pimentel y Sebastián
El diagnóstico de Pimentel y Sebastián.

Para diseñar cómo será España en 2030 no sólo hay que realizar un diagnóstico de dónde venimos, también toca sacar punta al modelo social actual. Los exministros Miguel Sebastián y Manuel Pimentel analizaron este jueves, en una jornada organizada por 'La Información' y patrocinada por Ibercaja, los principales problemas que atraviesa la economía española, cómo ha logrado reforzar algunos puntos fuertes tras la crisis y si es posible cambiar el modelo vía pactos de Estado.

"Tenemos un problema con la zona euro", reconoció el exministro de Industria Miguel Sebastián, con un crecimiento inferior al de Estados Unidos y al de otros países europeos fuera de la moneda única, como Suecia. “También en Italia tenemos un grave problema. Salvini no es la causa, es la consecuencia", apuntó el exdirector de la Oficina Económica de Moncloa en un encuentro desarrollado bajo el título 'La España de 2030 vista desde hoy' y realizado con la colaboración de KPMG. "Vamos a cumplir 20 años del euro. Es un buen momento para hacer un balance y no sale muy bien", resumió. "Para mí el principal problema de España es la baja productividad y el endeudamiento... y mientras no los afrontemos dependeremos de los vientos de cola".

La deuda también es uno de los puntos débiles para el exministro de Trabajo Manuel Pimentel. "No hemos conseguido reducir el déficit y hemos aumentado el endeudamiento. ¿Cómo lo vamos a hacer? Más aún con el actual discurso político, que va a aumentar el déficit y vamos a tener unos problemas de deuda muy importantes". En su caso, también destacó que la reciente crisis ha derivado en fortalezas. "Nos ha permitido que sobrevivan los que mejor se adaptan, las empresas se han saneado y hay un tejido productivo más real, menos endeudado".

El sistema de pensiones

Más allá de los problemas del endeudamiento, y de la relevancia que se dé al ahorro como palanca de crecimiento a medio y largo plazo, uno de los principales problemas a los que se enfrenta España es qué hacer con el sistema de pensiones. Y no hay una receta única. A la realidad demográfica se suma que su gestión se vea como herramienta política.

"El problema de las pensiones se ve desde los 90 porque la demografía es implacable", resaltó Miguel Sebastián. Su propuesta pasa por retrasar la edad de jubilación. "Había que haberlo hecho en 2004 y habrá que hacer otra en el futuro. Yo prefiero una pensión inicial baja, que suba con el IPC, pero que sea sostenible". Para Pimentel fue un acierto sacar las pensiones del debate político, con el Pacto de Toledo, y aboga por volver a ese modelo e introducir factores de sostenibilidad que garanticen el sistema.

El vicepresidente de Henneo, Iñigo de Yarza.
En primer plano, el vicepresidente de Henneo, Iñigo de Yarza; junto a José Morales (Ibercaja). / J.G.

En el terreno energético, ambos políticos asumen la necesidad de apostar por las renovables como oportunidad de crecimiento, pero asumiendo su coste y abriendo la puerta a que si, como ha ocurrido en el pasado, se descubren opciones energéticas, vía prospecciones de petróleo o gas, se analicen, siempre que cuenten con garantías medioambientales. "Tuve que hacer un recorte a la remuneración de las fotovoltaicas", afirmó Miguel Sebastián, antes de admitir: "Me he hecho fotovoltaico y hay que favorecer su despliegue y el autoconsumo. Hay que poner en marcha programas de ahorro y eficiencia energética". "Tenemos que apostar por esa vía aunque tiene un coste", aseveró Pimentel en la misma línea.

Necesidad de pactos de Estado

Ante la necesidad de crear una agenda política para la próxima década, los dos exministros consideran clave que haya un giro en el planteamiento actual y se alcancen pactos de Estado. "No es probable que haya pactos a corto plazo", reconoció Pimentel. El exministro de Trabajo puso de relieve que en el acuerdo presupuestario "ha habido un pacto entre el Gobierno y Podemos, no con el grupo socialista", indicó. "Y los Presupuestos se podrían pactar con PP o con Ciudadanos, pero Pedro Sánchez no va a entrar en esa posibilidad".

¿Quién tiene la culpa de esa falta de visión política? Para el exministro de Industria, los acuerdos son más difíciles cuando el Partido Popular está en la oposición. "Soy muy crítico con el PP, sólo puede haberlos cuando está en el Gobierno y tiene que haber un cambio porque utiliza la economía como un arma arrojadiza. Echo de menos el espíritu de la transición, porque en los Pactos de la Moncloa la economía vino antes que la Constitución. No veo predisposición a que haya pactos de Estado en ningún área", recalcó.

Pimentel, en cambio, considera que es una cuestión de fondo, al margen del color de quien gobierne. "No es que tenga la culpa el PP, que también la tiene". Simplemente, "hay dificultad en alcanzar pactos de Estado. Es cuestión de las personas que están al frente. Sólo hemos llegado a acuerdos episódicos".

Prueba de esa falta de acuerdo son las discrepancias sobre cómo gestionar la crisis soberanista catalana. Mientras el exministro socialista valora la aplicación del artículo 155 de la Constitución como "un fracaso rotundo", Manuel Pimentel cree que fue un factor clave para reducir el respaldo a las posiciones independentistas. "El 155 era imprescindible. El Parlament se había declarado independiente. El Estado tiene que ser percibido con sensación de poder Convicción y vigor democrático".

Miguel Sebastián, junto a Marisa Navas, presidenta de La Información; Francisco de Bergia, director de Asuntos Públicos de la Presidencia de Telefónica; y Julio Linares, vicepresidente de la 'teleco'.
Miguel Sebastián con Marisa Navas, presidenta de La Información, junto Francisco de Bergia y Julio Linares (Telefónica). / J.G.

"Discrepo porque creo que la mano dura los une, les fortalece. Cuando les dejas hacer empiezan a debilitarse. En Canadá el tema ha desaparecido, no se habló ni de 155 ni de meter a nadie en la cárcel. Es difícil de hacer porque requiere reformas constitucionales, pero no se nos van a caer los anillos", replicó Sebastián.

Precisamente, vinculado a Cataluña, Manuel Pimentel critica que la reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados de las hipotecas ha debilitado a un órgano clave para el Estado. "Es inverosímil en la propia vida del Supremo. No lo ha hecho bien. En enero empieza el juicio oral por Cataluña, nos vamos a ver forzados a elecciones en otoño del año que viene y no es bueno que el Supremo se debilite, pero tiene solución". En este caso, Miguel Sebastián también sigue una línea crítica. "El Supremo tenía una salida: a partir de ahora lo va a pagar la banca. La retroactividad es mala por la inseguridad jurídica", pero "el caos social no es argumento para una sentencia justa".

Por su parte, José Morales Villarino, director territorial de Ibercaja en Madrid, advirtió de que "el desarrollo logrado por España no es una garantía de porvenir. Debemos adaptarnos a lo que tenemos por delante. Que podamos comentar una actualidad política más estable y sosegada, que la economía y el empleo no sean un factor de incertidumbre".

Ahora en Portada 

Comentarios