Martes, 21.11.2017 - 02:17 h
Las Cuentas de 2018

El Gobierno enfría la ley del Cupo Vasco a la espera del apoyo del PNV a los PGE  

El Ejecutivo convierte la tramitación pendiente del acuerdo fiscal con Vitoria en su principal baza para sacar adelante los Presupuestos de 2018

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (i), y el consejero de Hacienda y Economía vasco, Pedro Azpiazu (EFE/Kiko Huesca)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro , y el consejero de Economía vasco, Pedro Azpiazu (EFE)

Todo gira en torno a Cataluña. Las iniciativas del Gobierno, la acción legislativa del Parlamento y, por supuesto, el debate político y social basculan en torno a los acontecimientos que jalonan la fase final del 'procés' y la posibilidad de que el Govern catalán termine ejecutando la temida Declaración Unilateral de Independencia.

Aunque el foco apunte el noreste de España, el Gobierno no olvida que la legislatura depende también de que sea capaz de sacar adelante el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018, cuya tramitación ha dejado en suspenso el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ante la falta de apoyos y a la espera de que el entorno político permita aglutinar una mayoría suficiente para, al igual que sucedió con los de 2017, sacar adelante las cuentas públicas.

Para cuando eso suceda - si llegara a suceder - Montoro tiene un plan. Ganado el apoyo de Ciudadanos, al que la suspensión del proyecto presupuestario ha arruinado su plan de sacarle brillo a su rebaja del IRPF, su reducción del IVA del cine y sus 8.000 millones de euros extra en inversiones y gasto social, y con el respaldo de los dos diputados canarios ya descontado, la clave de que haya o no nuevos Presupuestos en 2018 vuelve a ser el respaldo del Grupo Vasco, del PNV.

Según fuentes gubernamentales, Montoro guarda para ganarse ese apoyo un as en la manga: la Ley del Cupo Vasco. El pasado mes de julio el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el consejero de Economía del Gobierno Vasco, Pedro Azpiazu, ratificaban con su firma en Bilbao el acuerdo político alcanzado entre ambas administraciones para la fijación de las condiciones del denominado Cupo Vasco para el quinquenio 2017-2021.
Aquí puedes consultar las características del acuerdo.

"Pero el acuerdo necesita de su vehículo legislativo, de la ley que lo convierte en efectivo, y éste todavía no ha sido aprobado. Si no hay Presupuestos en 2018 lo más probable es que no haya ley del cupo vasco", aseguran fuentes parlamentarias. Desde el Gobierno confirman esta vinculación. "No hay ningún acuerdo firmado vinculando ambas cosas, pero sí existe un acuerdo tácito entre las partes de que la aprobación de la ley del cupo vasco implicaba el respaldo del PNV al proyecto de Presupuestos de 2018", explican fuentes del Ejecutivo.

La posición del PNV

Desde el área económica del Gobierno no dudan en atribuir el distanciamiento del Grupo Vasco y su descuelgue del proyecto presupuestario para 2018 a la deriva del conflicto catalán en los últimos meses. Los tumultos del 1-O y la respuesta policial al intento de los independentistas de celebrar la consulta prometida han terminado de romper los contactos. Desde el Grupo Parlamentario Vasco en el Congreso subrayan que no se ha mantenido ni una sola reunión con el Gobierno o el Grupo Popular para tratar los Presupuestos de 2018 "ni antes ni después" del 1-O.

Y también niegan la existencia de ese 'acuerdo tácito' que vincula Presupuestos y ley del cupo vasco. "Ya lo dijimos tras el acuerdo para los Presupuestos de 2017. Era un apoyo puntual y no tenemos nada que nos vincule a respaldar los Presupuestos de 2018, tampoco por el acuerdo entre el Gobierno y el Gobierno Vasco por el cupo, ni nada firmado con el PP".

En lo que sí coinciden expresamente ambas partes es en que mientras no se resuelva o como mínimo se tranquilice la situación en Cataluña no se darán las circunstancias para que retomar las negociaciones por los Presupuestos de 2018.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios