El Gobierno retira su reforma de pensiones para las clases pasivas, según CCOO

  • Madrid.- El Gobierno ha retirado su propuesta de modificar el régimen de clases pasivas -por el que cotizan los funcionarios-, que afecta sobre todo a las pensiones del colectivo de la enseñanza, para "abrir un proceso de reelaboración" y de negociación con los sindicatos de la función pública, informó hoy CCOO.

Madrid.- El Gobierno ha retirado su propuesta de modificar el régimen de clases pasivas -por el que cotizan los funcionarios-, que afecta sobre todo a las pensiones del colectivo de la enseñanza, para "abrir un proceso de reelaboración" y de negociación con los sindicatos de la función pública, informó hoy CCOO.

El secretario de acción sindical y seguridad social de la Federación de Servicios para la Ciudadanía de CCOO, Raúl Olmos, aseguró a EFE que la propuesta de adaptar la reforma de las pensiones a las clases pasivas era "sesgada" y "olvidaba" mejorar la contributividad de este colectivo para cobrar su pensión.

La Secretaría de Estado para la Función Pública suspendió ayer la reunión había convocado con UGT, CCOO y CSI-CSIF para tratar el anteproyecto de Ley de armonización del régimen de clases pasivas al régimen general y que contemplaba la elevación de la edad de jubilación a los 67 años para cerca de 650.000 empleados de la Administración General del Estado (AGE)

Según CCOO, el pacto Social y Económico firmado por el Gobierno con los sindicatos y las patronales contempla el compromiso de negociar conjuntamente tres aspectos de la función pública: la modificación del régimen de clases pasivas, el desarrollo del Estatuto Básico del empleado público, y la recuperación del Acuerdo de septiembre de 2009.

La semana pasada, el Gobierno envió a los sindicatos una propuesta que afectaba sobre todo a los docentes no universitarios, y en la que quedaban excluidos los magistrados, las Fuerzas Armadas y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Según la misma, cerca de 650.000 funcionarios, del total de 998.000 de clases pasivas, cambiarían de régimen y se adaptarían al régimen general de la Seguridad Social.

Olmos recordó que las clases pasivas es un régimen a extinguir, pero que su modificación debe basarse en dos premisas, que la integración en el régimen general sea para el conjunto de los empleados públicos y en las mismas condiciones que el resto de trabajadores.

Explicó que los funcionarios no cobran la pensión según la cotización real, sino que se calcula según un "haber regulador" que es "muy inferior", lo que supone una menor cuantía de la prestación por jubilación.

"CCOO es consecuente con la reforma de las pensiones, pero en toda su extensión, sin olvidar mejorar la contributividad de los empleados públicos", aseveró, tras recordar que el período de cómputo para el cálculo de la pensión en la AGE es de toda la vida laboral y no de 25 años, como estipula la actual reforma de pensiones.

Sobre la necesidad de que los colectivos de las Fuerzas Armadas o de la Policía Nacional se mantengan fuera del régimen general, reconoció que el trabajo de estos empleados "no es el mismo" que el de otros funcionarios y que así debería quedar recogido en el régimen general.

"La revisión deberá ser integral, podemos estar de acuerdo con que es un colectivo cerrado, a extinguir, pero con adaptación integral", dijo.

Por su parte, la Federación de Servicios Públicos de UGT valoró, mediante un comunicado, que la administración haya "pospuesto" la reforma de las clases pasivas para hacer una adecuación "más solvente y equitativa" de los distintos regímenes.

Señaló que el rechazo y la disconformidad de los sindicatos a este anteproyecto ha llevado al Ejecutivo a "abrir una reflexión" sobre el alcance y el contenido del conjunto de medidas que afectan a la función pública y que según UGT deben negociarse de forma global.

En el mismo sentido CSI-CSIF añade, en otro comunicado, que la oposición sindical ha "forzado" al Gobierno a replantearse la propuesta de medidas armonizadoras y recuerda la negativa de este sindicato a ser "cómplices" de la ampliación de la edad de jubilación hasta los 67 años pactada por CC.OO y UGT, para los trabajadores del Régimen General de Seguridad Social.

CSI-CSIF urge a la administración a una negociación "real" no sólo en el tema de clases pasivas sino también en todas las materias que tenemos pendientes dentro del marco del acuerdo del 25 de septiembre de 2009.

Mostrar comentarios