Sábado, 20.10.2018 - 07:05 h
2.536 cambiaron su sede social

El Govern vuelve a quitar hierro a la fuga de empresas de Cataluña y culpa a Rajoy

El Departamento de Economía insiste en que estos cambios notariales no tienen por qué tener consecuencias económicas.

El Gobierno catalán convoca un minuto de silencio ante la sede de la Generalitat
El Gobierno catalán no cree que la fuga de empresas haa tenido un impacto económico.

Un informe del Govern quita hierro a la fuga de sedes sociales de empresas que ha sufrido Cataluña tras la crisis política de octubre de 2017 y apunta, a partir de estimaciones del Observatorio de Trabajo de la Generalitat, a un aumento del número de compañías presentes en la región en el último año. El documento, elaborado por el Departamento de Economía de la Generalitat, también remarca que Cataluña no ha perdido "tejido empresarial". Es la consigna del independentismo que también defendió Mas en su cara a cara con Ana Pastor.

El pasado 24 de enero, el Colegio de Registradores de España dio a conocer que un total de 2.536 empresas catalanas completaron en 2017 el traslado de su sede social a otras comunidades, frente a las 548 que se implantaron en Cataluña, lo que arroja un saldo negativo (diferencia entre las empresas que llegaron y las que se fueron) de 1.988 empresas.
Nada dice el informe de los 6.000 millones que perdió el BBVA en octubre como consecuencia de la fuga de depósitos, del impacto que puede tener en el impuesto de sociedades esta fuga, ni la devaluación de salarios que habría supuesto la independencia, ni de los 5.000 millones en depósitos que salieron de Cataluña la víspera del 1-O.

En respuesta a estos datos, la Generalitat sostiene que "estos cambios notariales no tienen por qué tener consecuencias económicas ni en un sentido ni en otro si no se trasladan las unidades productivas, hecho que no parece que se haya producido", apostilla. "Ni la marcha de la economía ni del empleo reflejan una pérdida de tejido empresarial", asegura el departamento de Economía en su análisis, y concluye que la confianza empresarial en este primer trimestre del año presenta "una valoración optimista", por lo que el tejido empresarial en Cataluña "continúa manteniendo unas expectativas muy positivas".

"Los cambios de domicilio social que han tenido lugar en 2017 harán que aumente el volumen de empresas que operan en Cataluña sin sede social. Sin embargo, el conjunto de empresas que tienen centros productivos no se verá afectado por el cambio de domicilio social, si no cambia también la localización de los establecimientos productivos", insiste el documento.

De hecho, el informe señala que las estimaciones del Observatorio de Trabajo y Modelo Productivo de la Generalitat a partir de la proyección de los datos del Directorio Central de Empresas y de la evolución de los centros de cotización a la Seguridad Social "apuntan a un nuevo crecimiento del número total de empresas durante 2017".

"Esta evolución estaría en línea con la evolución de la economía y del empleo, independientemente de que se hayan producido cambios en la localización de los domicilios sociales de algunas sociedades mercantiles", añade el texto, que precisa, no obstante, que no habrá datos más actualizados hasta que el Instituto Nacional de Estadística y luego el Idescat publiquen las cifras del Directorio Central de Empresas relativas al 1 de enero de 2018.

El análisis, incluido en la última "nota de coyuntura económica" que elabora la conselleria de Economía, no entra a analizar el peso económico de las empresas que han trasladado su sede social a otras comunidades.
Sí apunta, en cambio, que estos cambios de domicilio social producidos "por la incertidumbre política de los últimos meses se han visto favorecidos por la aprobación del real decreto ley 15/2017 por el cual el Gobierno ha facilitado el cambio de domicilio por parte del consejo directivo de las empresas, sin necesidad previa de acuerdo por parte de sus accionistas".

"Las principales empresas protagonistas de los cambios de domicilio desde Cataluña han sido las de carácter financiero, que son más sensibles a las incertidumbres, y también otro conjunto de empresas para las que el mercado español representa una cuota de mercado elevada y que han optado también por estos movimientos ante posibles pérdidas de negocio", remarca el departamento de Economía.

"Hay otros factores estratégicos, como la proximidad a los centros financieros y políticos del Estado, que facilitan la concentración de las sedes sociales de grandes empresas, como sucede en la Comunidad de Madrid", añade también este departamento.

Por otra parte, el informe se refiere a los últimos datos del Directorio Central de Empresas del INE para asegurar que, a 1 de enero de 2017, había un total de 608.981 empresas con sede social en Cataluña, un 2,1% más que a inicios de 2016. No obstante, el número total de compañías que operan en Cataluña es mayor, dado que además de estas 619.490 empresas con sede social en Cataluña hay otras 10.509 que tienen centros de trabajo en esta comunidad, aunque no su sede social.

Ahora en Portada 

Comentarios