El independentismo catalán pierde fuerza tras las elecciones (sondeo)

  • El apoyo a la secesión en Cataluña cayó del 45 al 41% tras la victoria de los partidos separatistas en las elecciones del 27 de septiembre en esta región del noreste de España, según un sondeo publicado este viernes.

El sondeo, realizado por la empresa Metroscopia y publicado por el diario El País, contrario a la independencia, indica que un 49% de los encuestados se opone a la secesión, contra un 46% en el mes de septiembre, mientras que los independentistas pasan del 45% al 41%.

Si la secesión comportara la salida de la Unión Europea, solo un 37% apostaría por ella.

Además, un 51% de los 900 entrevistados se oponen a la declaración presentada en el parlamento por los partidos independentistas para iniciar un proceso de secesión en esta región, mientras que un 42% se muestra a favor.

La opción mayoritaria entre los catalanes para resolver esta crisis, señala el sondeo, sería mejorar y blindar las competencias de esta región dentro de España. En este caso, un 45% apostaría por esta opción, mientras que un 26% apoyaría aún la secesión y un 20% mantener las competencias actuales.

El martes, las listas independentistas, con mayoría absoluta en la cámara regional, presentaron una resolución a aprobar en el próximo pleno que "declara solemnemente el inicio del proceso de creación del estado catalán independiente en forma de república" y propugna el no sometimiento a las instituciones españolas.

Tras las elecciones del 27 de septiembre, las dos listas, la transversal coalición Juntos por el Sí y la izquierda anticapitalista CUP, disponen de 72 de los 135 diputados del parlamento (62 y 10 respectivamente) y quieren lanzar la secesión pese a no haber obtenido la mayoría de votos (48%).

Desde Madrid, el jefe de gobierno conservador Mariano Rajoy advirtió que utilizará todos los mecanismos políticos y jurídicos para que la resolución no surta efecto y lanzó una ronda de contactos con el resto de partidos españoles para trazar una línea de acción común ante esta crisis.

Mientras, en Barcelona siguen las negociaciones entre las dos fuerzas independentistas para llevar adelante el proceso, cuyo principal escollo es quién presidirá el gobierno regional dado que la CUP rechaza apoyar al actual presidente en funciones, el liberal Artur Mas, y reclama una figura de mayor consenso.

Según la encuesta de Metroscopia, realizada el miércoles, un 71% de los entrevistados rechaza a Mas como presidente.

dbh/mck/pc

Mostrar comentarios