Sábado, 15.12.2018 - 06:15 h
Tras la polémica en torno al control político

El juez Marchena renuncia a presidir el Supremo para proteger su independencia

El magistrado rechaza ser el candidato para presidir el Alto Tribunal y el Consejo General del Poder Judicial.

El nuevo presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena
El juez Marchena renuncia a presidir el Supremo para proteger su independencia. / L.I.

El juez Manuel Marchena ha renunciado a ser candidato para presidir el Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, una decisión con la que reivindica su independencia, según ha anunciado en un comunicado, y después de la polémica provocada a raíz de unos mensajes del portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, en el que aseguraba que con los nuevos nombramientos podrían conseguir cierto control en parte de los nuevos miembros del órgano de los jueces. 

"Jamás he concebido el ejercicio de la función jurisdiccional como un instrumento al servicio de una u otra opción política para controlar el desenlace de un proceso penal", recalca el magistrado en el comunicado.

Marchena se desmarca del pacto político para la renovación del órgano de gobierno de jueces y defiende que su "independencia" ha caracterizado su carrera judicial. Asegura que sus desempeño como magistrado del Tribunal Supremo es "la mejor muestra" de que "jamás" ha aplicado el derecho siguiendo opciones políticas.

"Mi trayectoria como magistrado ha estado siempre presidida por la independencia como presupuesto de legitimidad de cualquier decisión jurisdiccional", ha resumido y ha agregado que el examen de sus resoluciones durante los años que ha desempeñado como magistrado del alto tribunal "es la mejor muestra" de que "jamás" ha actuado condicionando la aplicación del derecho a la opción política del querellado.

Seguirá presidiendo la Sala y el tribunal del 'procés'

De "forma especial", ha matizado, como presidente de la Sala de Admisión de las causas contra aforados. Recientemente, esta Sala acordó, con el informe de la Fiscalía a favor, no abrir causa contra el presidente del PP, Pablo Casado, por los delitos de prevaricación administrativa y cohecho en relación con el máster que estudió en la Universidad Rey Juan Carlos. 

Su renuncia significa que seguirá presidiendo el tribunal de la Sala de lo Penal que juzgará a los investigados por el proceso de independencia de Cataluña. De haberse hecho efectivo su nombramiento al frente de estos órganos, su sucesor como presidente del tribunal y en la ponencia de la resolución hubiera sido el magistrado Andrés Martínez Arrieta, por ser el magistrado de la misma Sala con mayor antigüedad después de Marchena.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios