El Parlament recupera por unanimidad el Área Metropolitana 23 años después

  • Barcelona.- El Parlament de Cataluña ha aprobado hoy por unanimidad la recuperación del Área Metropolitana de Barcelona, que fue abolida en 1987 y que tendrá competencias en urbanismo y gestión de transporte, residuos y agua en 36 municipios.

Aprobada la creación de siete veguerías, aunque inicialmente sólo operarán cuatro
Aprobada la creación de siete veguerías, aunque inicialmente sólo operarán cuatro

Barcelona.- El Parlament de Cataluña ha aprobado hoy por unanimidad la recuperación del Área Metropolitana de Barcelona, que fue abolida en 1987 y que tendrá competencias en urbanismo y gestión de transporte, residuos y agua en 36 municipios.

El conseller de Gobernación, Jordi Ausàs, ha pedido minutos antes de la votación que nadie quiera ver en la AMB "un contrapoder político" y ha subrayado que "simplifica las instancias administrativas" porque funde en un organismo la Entidad del Transporte, la del Medio Ambiente y la Mancomunidad de Municipios.

Con la aprobación de la ley desaparecen la Entidad Metropolitana del Transporte y la de los Servicios Hidráculicos y del Tratamiento de Residuos.

La nueva AMB asumirá la gestión del transporte público y del taxi; coordinará el suministro del agua, los precios y su saneamiento y depuración, y adquirirá competencias en la recogida, el tratamiento de residuos y en la gestión de basureros.

La aprobación del Área Metropolitana, que en 1987 abolió el gobierno de CiU, ha estado marcada esta vez por el acuerdo y la voluntad de consenso entre los grupos parlamentarios, un hecho que contrasta con la polémica que ha suscitado la Ley de Veguerías.

La cuestión de cómo se nombrará el presidente del AMB ha sido el punto más polémico del debate y, mientras CiU abogaba porque el presidente de la entidad metropolitana fuera automáticamente el alcalde de Barcelona, otros grupos apostaban porque fuera elegido por el órgano de gobierno de la AMB, el Consejo Metropolitano.

Finalmente, la ley establece que el presidente será elegido por los alcaldes de los 36 municipios del AMB y el presidente deberá tener el apoyo de los alcaldes cuyos municipios representen dos terceras partes de la población total del AMB.

El AMB estará también gobernada por el Consejo Metropolitano -que forman alcaldes y ediles de las 36 poblaciones- una Junta de Gobierno y una Comisión Especial de Cuentas que examinará y estudiará las finanzas de la entidad.

En materia de urbanismo, otro punto clave de la ley, el AMB ordenará el territorio a través de un Plan director urbanístico metropolitano que, entre otras cosas, establecerá criterios para el desarrollo urbanístico sostenible, definirá las políticas de vivienda y de actividad económica y sentará medidas de protección de suelo no urbanizable.

Pasqual Maragall, que era alcalde de Barcelona cuando se suprimió la AMB y fue un firme opositor de la medida, ha asistido al pleno desde la tribuna junto con el también ex-alcalde de la capital catalana, Joan Clos, y el actual alcalde, Jordi Hereu.

Al finalizar la votación, alcaldes metropolitanos y diputados se han hecho una fotografía de familia, que ha permitido ver una conversación distendida entre Pasqual Maragall y su sucesor como presidente catalán, José Montilla.

Durante la ponencia previa a la votación, la portavoz de ERC, Anna Simó, ha destacado el "acuerdo mayoritario" que ha habido durante el debate, "un hecho que decadas atrás habría sido imposible", ha puntualizado.

El diputado de CiU, Lluís Corominas, ha calificado de "error" que el AMB "sólo hable de 36 municipios" y ha anunciado que tramitará la incorporación de Vallirana al AMB, "el único municipio que la ha solicitado", según Corominas.

La portavoz del PSC, Rocío Martínez-Sampere, ha afirmado que la ley "deshace un malentendido según el cual una Barcelona fuerte representa un desequilibrio" para el resto de Cataluña.

Por su lado, el diputado de ICV, Salvador Milà, ha calificado la ley de "pragmática" porque "coge aquello que ha funcionado bien y lo toma como punto de partida para formular un modelo urbano".

El líder de Ciutadans, Albert Rivera, ha animado a los dos grandes grupos del parlament a "guardar en el cajón la guerra fría que vivieron los dos palacios de la Plaza Sant Jaume" durante los ochenta y ha añadido que su formación espera una "simplificación de las administraciones con esta medida".

Mostrar comentarios