Jueves, 23.05.2019 - 21:46 h
Con la mayoría de los votos escrutados

El PP se queda en la mitad y cosecha el peor resultado electoral de su historia

El partido de Pablo Casado no supera el entorno de los 65 escaños y retrocede a los años de su fundación, hace más de tres décadas. 

El PP obtiene el peor resultado de su historia
El PP obtiene el peor resultado de su historia. / EP

El PP ha sufrido una de las mayores derrotas de su historia. Los resultados electorales con la mayoría de los votos  escrutados muestran un desplome total del partido, que se quedaría con la mitad de sus representantes actuales en el Congreso y cosecharía prácticamente el peor resultado que ha conocido. La formación de Pablo Casado se queda con apenas el 17% de los todos los votos y un montante absoluto de poco más de 4,2 millones de papeletas, que le dan 66 escaños en el Congreso, frente a los 137 que mantenía desde 2016, por debajo de la peor época de la formación desde que nació, hace más de tres décadas.

El desplome del PP impediría formar un Gobierno de derechas y repetir a nivel nacional la alianza con Ciudadanos y Vox que se hizo en Andalucía. Los 66 escaños del partido de Casado se quedan muy por debajo de todas las expectativas y demuestran que ha sido muy perjudicado por la irrupción de Vox y el ‘sorpasso’ de Albert Rivera desde Cs, que se sitúa a apenas 250.000 votos y 8 escaños de diferencia.

Casado cerró su campaña electoral con un llamamiento al voto útil y abriendo su formación incluso a una integración con Vox en un futuro ejecutivo a tres, pero esa estrategia no le ha servido para superar los malos augurios que le daban todas las encuestas. Es más, el efecto ha sido el contrario y muchos de los votantes de derechas han preferido apostar directamente por Vox que buscar el voto útil de la derecha con el PP, dado que los datos finales está muy por debajo de los 80 escaños que se les vaticinaban las encuestas.

El PP no había bajado de los 8 millones de votos y la tercera parte del electorado desde la etapa de la Alianza Popular de Manuel Fraga, que incluso estuvo por encima de los votos que ahora ha logrado Casado. Fue José María Aznar quien elevó sus apoyos a casi 8 millones y 107 escaños en su primera irrupción como candidato a presidente, en 1989, y logró después dos mayorías absolutas en las que el apoyo del PP era más del doble del que ahora tiene. Un apoyo tan escaso como el actual nunca se había conocido en el PP.

Casado en la encrucijada

El desplome del PP en estas elecciones deja en un lugar muy complicado a su líder, Pablo Casado, que obtuvo el poder en el partido tras unas duras  primarias frente a la exvicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría. La ruptura que ese proceso supuso para las bases del partido y la forma traumática de perder el gobierno tras la moción de censura contra Rajoy han pasado factura ahora en las urnas a la formación. Antes incluso de acabar el recuento electoral, muchos analisas políticos dudaban que el liderazgo de Pablo Casado durase más allá de esta noche. 

El PP está acusando en gran medida todos los males de la corrupción que ya le hicieron perder el gobierno tras la moción de censura de Sánchez. La sentencia del caso Gurtel, la pérdida del poder en Valencia entre procesos de corrupción similares y los escándalos de la Comunidad de Madrid con los casos Lezo y Púnica, han sido un lastre demasiado grande para Casado y la renovación rápida que ha intentado poner en marcha en el partido. 

Los últimos episodios de fuga de candidatos tradicionales con gran peso en las bases del partido, por no haber contado con ellos en las listas electorales, ha sido también muy negativo para la formación de Casado. Muchos de esos miembros históricos del PP están ahora en Vox o en Ciudadanos, que son los dos partidos que, sin lograr mayorías conjuntas, han cosechado muy buenos resultados electorales. 

La caída del PP en estas elecciones generales es la peor de las situaciones posibles para afrontar, dentro de apenas un mes, los comicios municipales y autonómicos, con feudos históricos como la Comunidad de Madrid más en duda que nunca. Esa fuga de candidatos a otros partidos ha servido además para acrecentar ese riesgo. 

Ahora en Portada 

Comentarios