El PP usa por primera vez el formato "interactivo" en un acto multitudinario

  • Madrid.- El PP de Madrid ha inaugurado esta tarde su Convención Regional con un formato original que nunca había utilizado para un acto multitudinario. En él los asistentes rodean en círculos concéntricos a los intervinientes, que hablan sentados en una butaca de diseño o de pie mientras giran sobre sí mismos.

El PP usa por primera vez el formato "interactivo" en un acto multitudinario
El PP usa por primera vez el formato "interactivo" en un acto multitudinario

Madrid.- El PP de Madrid ha inaugurado esta tarde su Convención Regional con un formato original que nunca había utilizado para un acto multitudinario. En él los asistentes rodean en círculos concéntricos a los intervinientes, que hablan sentados en una butaca de diseño o de pie mientras giran sobre sí mismos.

Se trata de un formato "interactivo" que utilizó Barack Obama en las primarias del Partido Demócrata y que también empleó recientemente la ministra Trinidad Jiménez en la campaña de las primarias del Partido Socialista de Madrid (PSM).

Un portavoz del área de organización del PP madrileño ha explicado a Efe que su partido ya lo había utilizado en algunos encuentros, sobre todo de Nuevas Generaciones, pero ha reconocido que les daba "miedo" trasladarlo a un acto multitudinario ante la posibilidad de que "quedara ridículo".

No obstante, y a pesar de que unas 750 personas han abarrotado la sala -con aforo para 500- donde se ha inaugurado la Convención del PP madrileño, los populares se han declarado "satisfechos" con el resultado.

El más familiarizado con esta fórmula de moda, el presidente de Nuevas Generaciones, Pablo Casado, se ha movido por la sala de forma natural, mientras que el secretario general de Madrid, Francisco Granados, ha estado más estático.

Por su parte, la secretaria general del PP nacional, María Dolores de Cospedal, ha comenzado su discurso sentada en la butaca, pero apenas llevaba unos segundos se ha levantado de un salto y ha continuado así hasta el final, gesticulando con las manos, pero con los pies inmóviles.

Según la fuentes, este formato, que aporta "frescura" y "originalidad", no será utilizado mañana sábado para la clausura de la Convención por el presidente del partido, Mariano Rajoy, ni por Esperanza Aguirre, ni Alberto Ruiz-Gallardón.

Sin embargo, los responsables de organización tienen preparada una nueva "sorpresa" en forma de vídeo, que ha elaborado un afiliado de Pozuelo de Alarcón "a coste cero" y que protagoniza la presidenta Aguirre.

"Es un vídeo que va a sorprender, un tipo de vídeo que no se ha visto nunca en un acto político", ha asegurado el portavoz de organización.

Tras reconocer que "en You Tube hay colgado uno de Obama" de similares características, ha avanzado que se trata de un montaje con imágenes de Esperanza Aguirre narrado con la propia voz en off de la presidenta.

Otras de las innovaciones de esta Convención ha sido la sustitución de la música típica del partido por el "Waka, Waka" de Shakira y el rincón "Cuéntanos tu idea en quince segundos", en el que cualquiera puede grabar ante una cámara lo que desee durante ese periodo de tiempo.

A pocos metros, en un recinto de taburetes y mesas altas con ordenadores portátiles, el vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, ha presentado la plataforma "PP de Madrid 3.0", junto a las diputadas nacionales por Madrid Ana Mato y Cayetana Álvarez de Toledo, y la propia Esperanza Aguirre.

En una línea menos tecnológica y sobre un gran panel con la palabra "Populares" en letras gigantes, los asistentes -unos 4.000 según el PP- han ido pegando "post-it" con sus deseos como "que vuelva la mili", "Esperanza a la Moncloa ¡ya!", "que el Real Madrid gane la Champion en el Bernabéu", "Que se valla (sic) Zapatero" y, a modo de grito desesperado: "¡BUSCO TRABAJO!".

Una guardería con castillo hinchable incluido, una zona de "tea-party", el rincón "tweets and coffee", un punto de venta de FAES con los libros del ex presidente Aznar y un puesto de mercadotecnia con imanes de nevera a 50 céntimos y abanicos a 2,50 euros ambientan el encuentro que celebran los populares en un hotel a las afueras de Madrid.

Mostrar comentarios