Miércoles, 18.07.2018 - 12:54 h
Valencia es el principal puerto de entrada

Las incautaciones de droga en Argentina disparan el precio de la cocaína en España

Un kilo de cocaína en Bolivia cuesta 1.000 dólares, en Argentina llega a 9.000 y si las mafias consiguen traerlo a España alcanza los 40.000. 

La ruta de la cocaína.

El inicio del fin de la crisis está provocando un incremento del consumo de cocaína y España no es ajena a este fenómeno. La droga estimulante más demandada del mundo llega a nuestro país de dos formas diferentes: por aire (a través del sistema de 'mulas' que aterrizan principalmente en el aeropuerto de Barajas) o por mar. Su origen es Bolivia, pero antes pasa por Argentina. Esta ruta ha visto incrementado su tráfico de manera notable en los últimos meses, lo que ha llevado a las autoridades del país sudamericano a elevar los controles. La colaboración con la Policía Nacional es total, de ahí que el número de operaciones contra las mafias se haya multiplicado de forma significativa tanto en nuestro país como al otro lado del charco, según explican fuentes conocedoras del proceso.

Producir un kilo de cocaína en Bolivia cuesta unos 1.000 dólares. Es en el país andino donde las fuerzas policiales tienen puestos sus ojos de una manera activa. En concreto, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, de un millón y medio de habitantes. Por sus calles y caminos pasa buena parte de la droga que más tarde se va a consumir en España. Las mafias desplazan desde esta zona sus cargamentos a Argentina por dos vías: el avión, utilizando los llamados vuelos ilegales o bien a través del método conocido como el "bombardeo" (soltar desde el avión los alijos); o la carretera, con camiones que pueden traspasar por los 9.800 de kilómetros que tiene Argentina de frontera. Si lo consiguen esos 1.000 dólares se convierten en 9.000. El siguiente paso es dar el salto a Europa.

Si las organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico consiguen que su alijo de cocaína llegue a España, esos 1.000 dólares pagados en Bolivia se convierten en 40.000. Es decir, si una mafia invierte un millón de dólares y consigue colar en nuestro país la droga multiplica por 40 su partida inicial (una tonelada de coca cabría en un palé). De ahí que, según indican fuentes policiales que trabajan sobre el terreno en Argentina, los narcotraficantes intenten hacer llegar a España (el puerto de Valencia es el principal destino) sus cargamentos utilizando el puerto de Bahía Blanca, principalmente, como origen. De hecho se calcula que en nuestro país solo se incauta el 18% de la cocaína que llega procedente de Latinoamérica.

La clave, por tanto, pasa por una intensa colaboración policial entre Argentina y España en el país sudamericano. La Policía y lo sabe y mantiene una estrecha relación con el máximo responsable argentino en la materia, Martín Verrier, subsecretario de lucha contra el narcotráfico. Él y el fiscal Diego A. Iglesias, de la procuraduría de narcocriminalidad, son dos piezas clave en el engranaje para combatir a las mafias. España tiene desplazado a la zona a un equipo de policías que trabaja codo con codo con las autoridades locales. Uno de ellos, el subinspector de Policía, Rodrigo Gavilán, agregado en la embajada que fue felicitado hace unos meses por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido:

Desde el año 2015 el Gobierno dirigido por Mauricio Macri viene impulsando una estrategia integral para hacer frente a los narcotraficantes. Lo primero que hicieron fue conocer la situación real y actualizada del tráfico de drogas en Argentina, para lo que crearon un registro para geolocalizar cada operación. Así, la mayoría de las incautaciones de cocaína se han producido en el norte y este del país. También se han creado unidades de reacción rápida en áreas calientes donde operan las mafia y se ha empezado a entender cómo trabaja el crimen organizado implementando la inteligencia y reforzando el sistema de radares militares situados en la frontera.

En 2017, el equipo dirigido por Martín Verrier consiguió un dato histórico: Argentina logró incautar 15 toneladas de cocaína, casi el doble que el año anterior, 8,5, unas operaciones que han provocado que el precio de la droga se dispare. "Es el año que más cocaína se incautó en toda la historia argentina y también es el salto interanual de decomiso de cocaína con un incremento de casi el cien por cien", declaró el máximo responsable contra la droga. 

El problema del puerto de Valencia 

El pasado mes de diciembre, el ministro Zoido se desplazó hasta el puerto de Valencia, el principal destino marítimo de entrada de la droga en España. Allí el titular de Interior anunció el tercer gran golpe contra el narcotráfico en tan solo 15 días con la incautación de 520 kilos de cocaína. La droga iba escondida en un contenedor de un barco procedente de Long Beach (Estados Unidos) que transportaba una carga de almendras y que había realizado varias escalas en diferentes países suramericanos antes de llegar al puerto levantino. A esta operación hay que sumar las llevadas a cabo en otros puertos como Barcelona o Algeciras, donde se aprehendieron 331 kilos de heroína y casi 6 toneladas de cocaína, respectivamente.

Los datos que dio Zoido ofrecen una idea de cómo las mafias intentan entrar en nuestro país: en 2017 se incautaron más de 30.890 kilos de cocaína (un 104% más que el año pasado) y 440 kilos de heroína (un 88,8% más), un "dato excepcional" al que se añade, según datos facilitados por el ministro, la aprehensión durante 2017 de un total de 16.531 kilos de marihuana (un 57,7% más) y 815.924 plantas de cannabis (un 49,43% más).

Las incautaciones de droga en Argentina disparan el precio de la cocaína en España

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios