El Reino Unido insta a Bielorrusia a introducir moratoria a la pena de muerte

  • El secretario de Estado de Asuntos Europeos del Reino Unido, David Lidington, preocupado por la reciente ejecución de dos hombres en Bielorrusia, instó hoy a las autoridades de Minsk a introducir una moratoria a la pena de muerte.

Moscú, 1 ago.- El secretario de Estado de Asuntos Europeos del Reino Unido, David Lidington, preocupado por la reciente ejecución de dos hombres en Bielorrusia, instó hoy a las autoridades de Minsk a introducir una moratoria a la pena de muerte.

"Estoy muy preocupado ante la reciente ejecución en Bielorrusia de dos ciudadanos bielorrusos, Oleg Grishkovtsov y Andréi Burdika", dijo Lidington, citado por la agencia rusa Interfax, durante su visita oficial a la antigua república soviética.

El político británico, sin embargo, subrayó que es consciente de la gravedad de los delitos cometidos por los dos hombres y expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas.

"Creo que el uso de la pena de muerte denigra la dignidad humana, incluyendo la dignidad de aquellos que ejecutan la sentencia. Además, no hay evidencias claras de que el uso de la pena de muerte evite futuros crímenes. Por si fuera poco, cualquier fallo en la aplicación de la pena de muerte es irreversible", señaló Lidington.

En su opinión, la introducción de la moratoria a la pena de muerte puede ser el primer paso para la futura integración de Bielorrusia en el Consejo de Europa y en la sociedad internacional.

Lidington instó a Minsk a "introducir la moratoria como el primer paso hacia su prohibición y sumarse así a otros países europeos en su esfuerzo para convertir Europa en una zona libre de pena muerte".

El 21 de julio, la ONG "Comité bielorruso de Helsinki" se hizo eco de la ejecución de Grishkovtsov y Burdika, sentenciados a muerte por un triple asesinato cometido en octubre de 2009.

A comienzos de este año, el presidente bielorruso, Alexandr Lukashenko, denegó el indulto a los dos condenados.

Con la ejecución, que se llevó a cabo presumiblemente entre el 13 y el 19 de julio, las autoridades bielorrusas hicieron caso omiso a la solicitud del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, que estaba estudiando el caso de los dos condenados, indicó el centro de información de la ONU, citado por agencias locales.

La ONU disponía de quejas según las cuales Grishkovtsov y Burdika habían sido torturados durante la investigación y que el juicio contra ellos había sido injusto.

El 21 de junio el Comité de Derechos Humanos transmitió una carta a Bielorrusia en la que pedía que se retrasara la aplicación de la sentencia, a la espera de que el caso fuera estudiado por la organización internacional.

Bielorrusia es el único país europeo donde sigue vigente la pena de muerte.

Mostrar comentarios