Martes, 19.03.2019 - 21:10 h
Las inversiones del torero

Ganaderías, inmuebles, concesionarios... Así es el retiro dorado de Ortega Cano

El diestro ha diversificado los ingresos logrados en sus batallas taurinas en dos sectores empresariales: el agrícola-ganadero y el automovilístico. 

Ortega Cano
El extorero se cortó la coleta a sus 63 años en la plaza de San Sebastián de los Reyes / EFE

De sur al este pasando por Madrid, el torero ha invertido en algo más que en los ruedos. Empresario taurino, ganadero, propietario de restaurantes y concesionarios de coches. Así invierte su dinero Ortega Cano.

José María Ortega Cano se cortó la coleta a sus 63 años en la plaza de San Sebastián de los Reyes, el mismo lugar en el que 45 años atrás inició su carrera como torero. En el ruedo hizo su último paseíllo rodeado de sus hermanos y sobrinos, su compañera sentimental, Ana María Aldón, y sus tres hijos. No volvía por dinero, sino por saborear una vez más el arte al que ha dedicado su vida. Pero no todo se lo ha jugado en los ruedos. El torero cartagenero ha diversificado los ingresos logrados en sus batallas taurinas principalmente en dos sectores empresariales; el agrícola-ganadero y la restauración, aunque también ha invertido en empresas automovilísticas y hasta en una empresa de adiestramiento de perros.

Hijo de un frutero, criado en Vallecas, desde los trece años vendía churros y fruta en la calle para ganarse la vida. Después, iba al colegio. "Había que buscarse la vida y, por eso, yo sólo sé trabajar", ha reconocido en alguna entrevista. Y eso es lo que ha hecho en sus 64 años de vida. El viudo de Rocío Jurado abrió hace 23 años en la misma localidad madrileña el restaurante El rincón de Ortega Cano. No podía haber elegido mejor nombre. No solo por impregnar su sello más personal a esta taberna de corte tradicional taurino, sino porque la localidad madrileña siempre ha sido el centro neurálgico de sus actividades empresariales y el lugar donde siempre ha tenido su domicilio familiar.

En la urbanización de Fuente del Fresno posee una casa de corte clásico rodeada de un jardín que cierra un muro de piedra y la protege de miradas. Esta zona es una de las mejores zonas residenciales del norte de Madrid emplazada dentro del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, linda con el Monte de la Pesadilla y la Finca de Viñuelas, un entorno natural privilegiado. En esta propiedad vivió con doña Juana, su madre, y a ella volvía el diestro en sus salidas penitenciarias. También tiene la sede de Baserma S.L.. Constituida en 1998 es, quizás, su empresa más potente dedicadas a las actividades agrícolas y ganaderas.

A través de esta empresa, en la misma localidad madrileña y no muy lejos del hogar familiar, adquirió en septiembre de 2016 una propiedad en el paraje conocido antiguamente como Pasaje de las Monjas que linda con Arroyo de Viñuelas. Se trata de una gran finca rústica de 12.000 metros cuadrados tasada en un valor, para subasta, de un poco más de 139.000 euros y sobre la que pesa una hipoteca de 70.000. Sin embargo, desde abril de este año, pesa una anotación de embargo de 89.760 euros por una deuda con la Agencia Tributaria.

Uno de los nuevos proyectos del diestro para esta nueva adquisición es ubicar una granja escuela para niños en los que puedan aprender a cultivar o a fabricar pan y aceite. Serían parecidos a los campamentos que tiene su amigo, el ganadero Samuel Flores, y a los que enviaba a sus hijos en verano cuando eran pequeños. También ha abierto Sit can, una moderna y exclusiva escuela de adiestramiento para perros.

La expansión hostelera del diestro

En lo que respecta a la restauración, al primer 'rincón' le siguieron otros dos; uno en Alcobendas y otro en San Sebastián de los Reyes. El negocio iba tan bien que expandió los locales a la localidad alicantina de Benidorm. En 2014 abrió la cervecería a la que bautizó como El Belador en homenaje al toro con el que Ortega triunfó en el ruedo y al que indultó. Ese mismo año entraba en prisión de Zuera para responder de una condena por el accidente de tráfico que causó en 2011 la muerte de Carlos Parra cuando conducía a más del doble del nivel de alcohol permitido.

Al frente del local y de la empresa que lo gestionaba, Orteunión Espectáculos S.L., estaba su cuñado Aniceto Esteban. Si bien la sociedad fue creada en noviembre de 2013, el 16 de abril de 2014 ejecutó este traspaso de poderes. No fue el último. En 2016 traspasó el local al grupo Zerca, muy conocido en la costa alicantina por la gestión de otros negocios de restauración. Con esta empresa tuvo algunos problemas de pagos que acabaron con una sentencia contra el diestro en diciembre de 2017, en la que obligaban a abonar una deuda de 2.300 euros por facturas impagadas durante el tiempo en el que estuvo en prisión. Las últimas cuentas presentadas, las del 2016, hablaban de un activo de 537.892 euros y unas ventas de 177.751, así como de unas pérdidas de 900.000 euros que compensó con ampliaciones de capital.

José María Ortega Cano
Ortega Cano ha invertido principalmente en los sectores agrícola-ganadero y de restauración.  / EP

A través de esta empresa también organiza espectáculos artísticos, taurinos, deportivos y de otro tipo, como la representación de artistas, profesionales, del deporte y toreros, entre otros. A pesar de estar retirado de los ruedos, no podía mantenerse alejado y hace años que se embarcó en la organización de corridas en plazas como la de Cieza, Murcia o Benidorm. También es el apoderado de otros toreros como Morenito de Aranda y Uceda Leal.

Sus reses son otro de sus orgullos. El mismo día que Rocío Jurado anunció a la prensa que sufría un cáncer, redactó su testamento. A Ortega Cano le cedió, además de Yerbabuena, la ganadería. La finca cambió de propietario en 2013 después de que el diestro firmara su venta. Siempre ha sido un inmueble muy mediático. Saltó a los medios por ser la casa familiar del clan Jurado-Ortega Cano, pero también por el allanamiento de Diego Cañamero, entonces líder del Síndicato de Obreros del Campo (SOC) y hoy diputado por Unidos Podemos. 

Los líderes sindicales iniciaron una marcha de 300 personas hasta la misma puerta de la propiedad mientras Ortega Cano se encontraba hospitalizado por una pancreatis. Pedían la vuelta al dominio público de las vías pecuarias que la atraviesan. La pugna sigue en los tribunales con la actual dueña. Tras la venta de Yerbabuena, por 5,4 millones de euros, el diestro adquirió en 2014 La Moheda, un cortijo extremeño en la localidad extremeña de Navalvillar de Pela con cuadras y criaderos de cerdos, además de 300 hectáreas en las que crecen perdices, conejos y ganado vacuno. Otro remanso de paz para el torero.

También vestigio de su pasado con Rocio Jurado pervive en Chipiona la casa de la cantante y reconvertida ahora en su segunda residencia. Sus actividades ganaderas las gestiona la empresa Chipigena S.L., sociedad que compartió con Rocío y de la que es administrador único y socio desde julio de 2015, a pesar de que la empresa se creó en 1995 por la cantante. Situada en la localidad sevillana de Castilblanco de los Arroyos, en el mismo domicilio que Yerbabuena, posee un activo de 74.758 euros en 2016 y una actividad cercana a los dos millones. Y ahí está, por último, Autos Capricornios S.L., la empresa a través de la que gestionaba la venta de coches. ¿Será el último negocio del torero?

Ahora en Portada 

Comentarios