Domingo, 23.09.2018 - 16:45 h
Los empresarios se reunirán con Interior y Fomento

Alerta en el sector eólico: el boom de las renovables necesita... más Guardia Civil

En dos años está previsto instalar 4.600 MW, lo que obligará a transportar maquinaria de enorme tamaño en transportes que necesitan escolta de Tráfico

Eólicas
Descarga de una pala de aerogenerador en El Hierro. / EP

Lo malo de crecer mucho y de repente es que pueden estallar las costuras. Es lo que sucede en el sector eólico. Las últimas subastas de renovables han adjudicado más de 4.600 MW de potencia que deberán instalarse en dos años para cumplir con los objetivos de Bruselas. Aunque el sector sostiene que está preparado pese al parón renovable de los últimos años, crujen las costuras: escasea la maquinaria y preocupan las exigencias de seguridad.

La tecnología renovable ha mejorado mucho en los últimos años. En el sector eólico, donde antes eran necesarias centenares de máquinas aerogeneradoras, ahora se instalan gigantes de hasta 100 metros con potencia de hasta 2MW y palas gigantescas, de decenas de metros. Los principales fabricantes en España son Gamesa, LM Wind Power (GE) y Acciona. Todo eso hay que transportarlo desde la fábrica al parque, lo que plantea un problema logístico.

En la Asociación Empresarial Eólica han echado cuentas. Para cumplir con los planes en marcha será necesario mover por el país material para 1.500 aerogeneradores y sus correspondientes palas (tres por unidad). Total, sólo en transporte de palas: 4.500 viajes de ida y otros tantos de vuelta en vacío.

El problema está en que una maquinaria de esas dimensiones no se puede mover así como así. Hay normas y son estrictas. Son transportes especiales. Este tipo de transportes -que ya circulen por autopista, autovía o por carretera convencional- deben estar acompañados por vehículos piloto. Más. Cuando el vehículo de transporte especial supera los cinco metros de anchura, los 50 de longitud o no se puede garantizar una velocidad mínima de 40 km/h en llano, deberán ser acompañados por una escolta de agentes de la Guardia Civil de Tráfico.

Miles de escoltas


Con los cálculos mencionados serán necesarios al menos 4.500 servicios de escolta de la Guardia Civil -no cabe la seguridad privada-. Y concentrados, además, en las Comunidades Autónomas con más actividad eólica: Aragón, Galicia, Castilla-La Mancha y Andalucía.

La demanda de guardias y de escoltas puede llegar a ser un quebradero de cabeza si no hay una buena planificación. Las empresas se lo han transmitido así al secretario de estado de Energía, Daniel Navia, y a los responsables de Industria en el Ministerio que dirige Luis de Guindos. En las próximas semanas explicarán también la situación a los Ministerios de Fomento y de Interior.

El de la seguridad es sólo uno de los posibles cuellos de botella a los que se enfrenta el renacer del sector en España. El otro es el de la maquinaria. Con el parón renovable de 2012, buena parte acabó en otras zonas del mundo con más actividad.

Ahora, con la vuelta al negocio, la búsqueda de maquinaria pesada para instalar los molinos se vuelve una prioridad. La Agencia Bloomberg, entre otros medios, ha relatado la búsqueda de empresarios españoles en  subastas de toda Europa. Desde Francia hasta los Países Bajos, 1.017 compradores españoles participaron durante 2016 en las subastas celebradas por Ritchie Bros, la principal casa de subastas industriales del mundo.

Corazón en la nueva etapa

Las renovables vuelven a tener pulso. Y el sector eólico quiere estar en el corazón de la nueva etapa. Empujando con propuestas. La AEE, en este sentido, ha establecido objetivos de electrificación y  de descarbonización más ambiciosos de cara al cumplimiento del objetivo del Acuerdo de París de alcanzar por lo menos un 80-95% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050.

Con su propuesta (contenida en el documento "Elementos necesarios para la transición energética. Propuestas para el sector eléctrico"), las empresas eólicas quieren alcanzar en 13 años los 40.000 MW de potencia instalada para generar el 30% de la electricidad.

En el escenario que dibuja la AEE, las emisiones del sector eléctrico español se reducirían para 2020 en un 30% respecto a 2005 (año de referencia para el sistema Europeo de comercio de emisiones) y un 42% para 2030. Y se alcanzaría el 100% de la descarbonización del sistema eléctrico para 2040. Además, el mix eléctrico español podría alcanzar un 40% de cobertura de la demanda con renovables en 2020, un 62% en 2030, un 92% en 2040 y un 100% para 2050. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios