El supremo rebaja la pena impuesta a un vendedor de heroína por ser adicto


La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha decidido reducir de tres años y seis meses a dos años la pena de prisión impuesta David Reboredo, un antiguo vendedor de heroína de Vigo (Pontevedra), al tener en cuenta su adicción y concluir que no era más que “el último escalón del tráfico de drogas”.

El recurrente fue condenado en el año 2007 a tres años y seis meses de prisión y al pago de una multa de 84 euros por haber vendido 0,293 gramos de heroína, que hubiera adquirido un valor en el mercado de 42 euros. La Audiencia Provincial de Pontevedra rechazó revisar esta condena al tener en cuenta que el vendedor había vuelto a delinquir y que se le habían detectado consumos habituales de heroína.
El Alto Tribunal sí ha accedido a revisar la condena de Reboredo al tener en cuenta varios factores. Por un lado, ha valorado que la droga que se le intervino “no resulta especialmente elevada”. “La acción se enmarca además en un acto aislado de venta”, señala la sentencia hecha pública hoy.
Los magistrados de la Sala de lo Penal del Supremo, presididos por Juan Saavedra, destacan además que “la actuación del acusado representa el último escalón del tráfico de drogas”. También subrayan que los consumos de heroína detectados en Reboredo posteriormente a su condena fueron “un hecho posterior a la comisión de los hechos” por lo que “no han de ser tenidos en cuenta”.

Mostrar comentarios