El aviso a los jóvenes 

El testimonio de Marc Gil y las secuelas de la Covid: "Se me paró el corazón"

El técnico de emergencias se contagió de coronavirus el 3 de abril, lo ingresaron 60 días en la UCI y aún tiene graves secuelas. 

Marc Gil
El testimonio de Marc Gil y las secuelas de la Covid: "Se me paró el corazón".
Horizonte Covid

El programa presentado por Íker Jiménez, Horizonte Covid, se centró en los efectos del virus en los jóvenes. Para ello, contó con la visita de Marc Gil. A sus 34 años, este técnico de emergencias se viralizó tras hablar, con dificultades pero sin dudas en su mensaje, en Todo es mentira. Gil habló en el programa de las consecuencias que aún arrastraba del Covid-19 que contrajo a principios de abril: como si se tratara de un niño, está aprendiendo a hablar de nuevo mientras intenta conseguir la autonomía que tenía antes.

"Puedes ser más joven o más mayor, pero esa enfermedad no tiene edad. Los jóvenes no son conscientes. Yo soy joven y mira cómo estoy, no puedo ni asearme solo. Necesito ayuda. Yo les pediría a todos los jóvenes que hagan el favor de hacer caso porque no es broma. Es una auténtica realidad", fue su llamada a la acción al inicio de Informe Covid.

Según explicó, mientras trabajaba con pacientes de coronavirus, vio un cambio en el perfil de los enfermos, y observó que cada vez había más jóvenes. Esto lo suscribió el Dr. Tomás segura, también colaborador en la tertulia de Íker Jiménez y Carmen Porter:  "En la primera ola no había tantos jóvenes, no sabemos si porque ahora nuestros mayores se protegen más o porque el virus ha mutado. Pero lo cierto es que ahora la mayoría de casos positivos van de los 18 a los 29 años y aunque puede haber algún componente biológico pensamos que debe ser un factor social. Porque los niños no están teniendo ese rango de infección".

Gil quiere usar su experiencia para frenar este fenómeno, y por ello habló un poco más de los perjuicios que la enfermedad había dejado con él: "Mi misión es concienciar de que no somos invencibles y que todos podemos caer en esta enfermedad que a mí me ha causado muchos problemas". Pero el joven también contó su perspectiva como sanitario, pues hasta el 3 de abril, se dedicó a llevar pacientes en ambulancias.

"Veíamos una cosa que jamás habíamos imaginado. Gente muriendo, los hospitales llenos, no había sitios para ellos. Llevabas a un paciente de 60 o 70 años y te decían '¿Qué hago?' y tú te quedabas con una cara de '¿Cómo que qué hago? ¡Sálvenle!'. Te decían que lo pusieras a un lado. Eso lo he visto muchas veces. Cada día llegaba a mi casa muy afectado porque sabía que esa vida no se había salvado ni intentando salvarla. Directamente te decían que no", explicó, muy afectado.

Después de que un test confirmara su positivo en Covid-19, decidieron ingresarle. "En un principio, para estar de uno a 10 días. Pero la cosa se fue complicando porque al trabajar cada día con pacientes de covid, hice una carga viral muy fuerte. Primero tuve una neumonía, después la neumonía bilateral, después un trombo pulmonar... llegó un momento que estaba muy mal y decidieron bajarme a la UCI e iniciar el tratamiento", recordó.

Gil estuvo en coma y solo sabe lo que ocurrió por la explicación de los médicos. Al despertar, le contaron que había estado la situación tan delicada por la que había tenido que pasar: "Cuando me despertaron me dijeron que cómo estaba y yo no sabía qué había pasado. Me dijeron que había tenido dos paradas cardíacas, una de 10 minutos y otra de 6. Yo me encontraba bien. Fueron porque al ir a desentubarme se me cerró el cuello y no podía respirar. Me quedé sin respiración y el corazón se me paró. Dos veces", explicó Gil.

Después, habló de cómo la falta de medios ha afectado en la pandemia. "Creo que los sanitarios a día de hoy no tienen los recursos necesarios para protegerse y que ese es el motivo por el que yo me contagié", concluyó, tras señalar que, al principio de la pandemia, ni siquiera contó con un EPI.

Mostrar comentarios