Sábado, 18.11.2017 - 01:37 h
Clausurada por motivos de seguridad

El tráfico de mercancías entre Ceuta y Marruecos se reanuda después de un mes

Las más de 200 naves comerciales han permanecido cerradas por la decisión del Gobierno ceutí de poner en marcha una tasa para cubrir el sobrecoste. 

Fotografía porteadoras en la frontera de Ceuta
Imagen de porteadoras en la frontera de Ceuta con Marruecos. / EFE

El tráfico de mercancías entre Ceuta y Marruecos se ha reanudado con la apertura de los negocios próximos a la frontera después de haber permanecido cerrado desde finales de septiembre como consecuencia de la protesta de los comerciantes.

El paso conocido como 'Tarajal 2' había permanecido cerrado desde el 25 de septiembre por motivos de seguridad debido a la decisión de los empresarios de los polígonos del Tarajal de impedir el acceso a sus instalaciones de los porteadores marroquíes que cargan los bultos de mercancías sobre sus espaldas, según ha informado la Delegación del Gobierno.

La Delegación del Gobierno ha autorizado la prestación en el polígono del Tarajal de los servicios de vigilancia y protección contenidos en el "Plan de Seguridad" del citado polígono.

Esta autorización se extiende a la apertura de la denominada "puerta norte", en horarios no coincidentes con Tarajal 2, garantizando la seguridad privada que la salida de personas por dicha puerta se circunscriba al "régimen de viajeros" contemplado en la normativa aduanera.

El objetivo de esta medida es garantizar la seguridad, integridad física y libre circulación de las personas por el interior de los polígonos independientemente del tipo de mercancía que transporten los porteadores.

Más de 200 naves comerciales 

Las más de 200 naves comerciales situadas en el Polígono del Tarajal han permanecido cerradas más de un mes también por la decisión del Gobierno ceutí de poner en marcha una tasa para cubrir el sobrecoste de los servicios en el entorno de la frontera del Tarajal como consecuencia del trasiego de bultos de mercancías con Marruecos.

La tasa económica, que finalmente no se va a cobrar, iba a estar destinada a cubrir los servicios extraordinarios que la Ciudad realiza y que están derivados del hecho fronterizo, sobre todo en materia de limpieza del entorno de la frontera por la acumulación de vertidos y cartones. 

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios