Viernes, 25.05.2018 - 18:12 h

El Tribunal de Cuentas encuentra injustificados varios contratos del AVE a Barcelona

El organismo cifra en 1732 millones los sobrecostes por retrasos, revisiones y modificaciones de contratos durante la ejecución de las obras.

El Tribunal de Cuentas cuestiona en un informe los sobrecostes de determinadas obras en el AVE Madrid-Barcelona
El Tribunal de Cuentas cuestiona en un informe los sobrecostes de determinadas obras en el AVE Madrid-Barcelona

El informe del Tribunal de Cuentas, correspondiente al análisis de los contratos en las obras del AVE entre Madrid y Barcelona entre 2002 y 2008, advierte de numerosas irregularidades en varios tramos de la alta velocidad.

El presidente del Tribunal, Ramón álvarez de Miranda, ha afirmado hoy que "muchas de las modificaciones" que se llevaron a cabo en los contratos "no cumplían los requisitos" recogidos en la normativa, al "calificarse como necesidades nuevas o causas imprevistas cuestiones de las que ya se tenía conocimiento antes del inicio de las obras o al originarse por una defectuosas ejecución de la misma".

La construcción de los 621 kilómetros de línea ferroviaria que separan la capital de la Ciudad Condal fue adjudicada por 7.235 millones de euros.
Sin embargo, el coste final del proyecto ascendió a 8.967 millones de euros, lo que supone un desvío global del 31,4% respecto del precio de adjudicación, un sobrecoste de 1.732 millones de euros. Con esto, cada kilómetro de la línea salió a 14,4 millones de euros.

En concreto, los contratos de obras fueron adjuficados por 5.406 millones de euros, un 10% menos de lo licitado inicialmente. Sin embargo, este ahorro se convirtió finalmente en un sobreprecio del 35,5%, ya que el monto total de las obras se acabó elevando a 7.326 millones y retrasando 4,5 meses de media los diferentes plazos.

El "Informe de fiscalización de las principales contrataciones relacionadas con la construcción de la línea ferrea de alta velocidad Madrid-Barcelona desarrolladas desde el 1 de enero de 2002 hasta la puesta en funcionamiento de la línea", ha sido presentado hoy por el presidente de la entidad, Ramón Álvarez de Miranda, a la mesa del Congreso encargada de las relaciones con el Tribunal de Cuentas. Las irregularidades provocaron la apertura de diligencias por parte de la Sección de Enjuiciamiento del Tribunal de Cuentas, que se encuentra actualmente en fase de investigación.

Según se desprende del informe, se ejecutaron numerosas modificaciones de contratos que el administrador, ADIF, nunca llegó a justificar y que representaron un incremento final de los costes de 448,643 millones de euros, en los tramos de Castellbisbal-Papiol, Hospitalet-Can Tunís, Torrassa-Sants y Hospitalet-Torrassa. El caso más llamativo afecta a la construcción de la plataforma del tramo Hospitalet-La Torrassa, cuyo coste final sufrió un incremento del 230% sobre los previsto.También Fiscalía Anticorrupción investiga, en el marco de la Operación Yogui, un presunto delito de malversación de fondos públicos entre directivos de Adif y de la empresa Corsán, encargada de las obras en el tramo de La Sagrera, en Barcelona. Diez personas fueron detenidas, entre ellos el que era director de la línea noroeste del AVE, el pasado 5 de mayo, por presuntos delitos de prevaricación, cohecho, malversación de fondos públicos y falsificación documental, El Grupo de Delincuencia Económica y Tecnológica de la Guardia Civil sigue analizando la documentación recopilada en los 11 registros efectuados entonces en Barcelona y Madrid.

Según la investigación, un subcontratista de Corsan, adjudicataria de las obras, habría pagado un viaje a pistas de esquí de Aspen, en EEUU, a varios cargos de ADIF con responsabilidad en estas obras.

Estos son los tramos de interés en los que el Tribunal de Cuentas ha detectado irregularidades:Tramo Hospitalet - La Torrassa

El tramo se adjudicó en abril de 2005 por 107'62 millones de euros y un plazo de ejecución de 20 meses. Pero a lo largo de la ejecución se sucedieron hasta once prórrogas y cuatro revisiones de precios. Todo ello acabó elevando el coste total a 354'70 millones de euros. Un 229'6% más. Además, el plazo de ejecución final fue de 58'5 meses.

El informe señala que en junio de 2006, el contratista presentó una primera propuesta para modificar el contrato que justificó por cuestiones técnicas, que implicaba una modificación significativa que elevaba el precio en más de 20 millones de euros y el plazo de ejecución en cuatro meses. El Ministerio de Fomento aconsejó que se suspendieran las obras en las unidades afectadas. Sin embargo, ADIF consideró que la suspensión ocasionaría graves perjuicios para el interés público y continuó con las obras. La Ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, lo autorizó, pero no llegó a aprobarse. Sí lo hizo, en abril de 2008, una segunda propuesta, que incrementaba el coste en 17 millones de euros. Sin embargo, a esa fecha ya había entrado en funcionamiento la línea Madrid-Barcelona, con lo que las obras modificadas ya estaban ejecutadas.

ADIF justificó esta actuación con la autorización para la continuación provisional de las obras que había otorgado la Ministra de Fomento el 3 de noviembre de 2006 y que se consideró válida para todas las obras construidas.Tramo Castellbisbal-Papiol

Con un presupuesto de 55' 274 millones de euros y un plazo de ejecución de 15 meses, se adjudicó en 2002 por un precio de 46' 298 millones de euros.
Las incidencias surgidas durante la ejecución de este contrato hicieron que el coste final de las obras ascendiera a 77'45 millones de euros sobrepasando un 67,3% el precio previsto para las obras y el plazo de ejecución se elevó a 42 meses, un 250% superior al plazo inicialmente acordado.

Se aprobaron tres prórrogas y varias modificaciones de trazado para evitar problemas de abastecimiento de aguas y evitar carreteras afectadas. El informe señala que "el estudio hidráulico estaba basado en una topografía que no se correspondía con la realidad".Tramo Hospitalet-Can Tunís

Adjudicado en noviembre de 2002 por 72 millones de euros y un plazo de ejecución de 13 meses. Durante siete meses y medio se declaró también la suspensión temporal de las obras por falta de disponibilidad de los terrenos. Además, se aprobaron hasta seis prórrogas por un total de 33 meses, para realizar ajustes geotécnicos e hidrogeológicos. Las obras acabaron costando 110'99 millones. Se tardó 50 meses en ejecutarlas. Tampoco en este caso se exigieron responsabilidades.

Según se lee en el informe, "resulta contradictorio que se propusiera en la modificación del contrato la reducción de las unidades de obra que ya se habían ejecutado"Tramo La Torrassa-Sants

El tramo fue adjudicado en diciembre de 2004 por 91'56 millones de euros y un plazo de ejecución de 23'5 meses. Sin embargo, las sucesivas modificaciones de contrato e incidencias supusieron un coste de 247'89 millones de euros. Se tardó 56 meses.

Los cambios se debieron a problemas en los túneles por riesgos de arrastre de arenas e inestabilidad. El informe señala que "la excavación del túnel no se hizo siguiendo las recomendaciones que ya se conocían de la Universidad Politécnica de Barcelona".

"Es cuestionable que los problemas que se presentaron durante la excavación del túnel se debiesen a causas de fuerza mayor y que el contratista quedara exonerado de responsabilidad".Tramo San Juan Despí-Hospitalet

se adjudicó el 4 de octubre de 2002 por 22'04 millones de euros. El plazo de finalización era marzo de 2003. Sin embargo, las obras se finalizaron en junio de 2006, por una "serie de incidencias". El coste final fue de 28 millones de euros. Se tardó ocho meses en dar comienzo a las obras debido a que los terrenos se encontraban todavía en trámites de expropiación.

El incremento de precios se debió según el texto a sucesivas revisiones de precios por las cuatro prórrogas del contrato. No se explicitan motivos.Tramo Sant Vicenc Dels Horts - Santa Coloma De Cervello

Se adjudicó por 44'65 millones de euros y un plazo de ejecución de 14,5 meses. No obstante, las incidencias surgidas durante la
ejecución de este contrato dieron lugar a que el coste final ascendiera a 64'67 millones, sobrepasando un 44,8% el precio de adjudicación y un 20,8% el de licitación. Las obras se ejecutaron en 43,5 meses, con un retraso de siete meses desde la fecha prevista, es decir en plazo un 200% superior al inicialmente previsto. Se aprobaron dos prórrogas de doce meses motivada por falta de disponibilidad de terrenos.

Además, el trazado tuvo que ser modificado por el impacto ambiental en el rio Llobregat. Los retrasos en las expropiaciones incrementaron el precio final.Tramo Santa Coloma- San Juan Despi

Fue adjudicado por 23'18 millones de euros y un plazo de ejecución de 14 meses. Sim embargo, dos prórrogas y dos modificaciones de contratos provocaron que el precio final fuera de 34'12 millones de euros. Se tardó 32 meses en ejecutarlas. Tramo Martorell-Río Llobregat

Se adjudicó el 4 de noviembre de 2002, por 7'32 millones de euros. También en este caso, la falta de disponibilidad de los terrenos motivó que la orden de inicio de las obras tuviera lugar casi tres años después de la formalización del contrato. El plazo de ejecución se incrementó también en 12 meses. Las incidencias provocaron un sobrecoste del 24% sobre la adjudicación inicial.Tramo Lleida-Martorell

Se adjudicó en julio de 2002 por 37'46 millones de euros y un plazo de ejecución de 22 meses. Terminó costando 63'10 millones y el plazo se incrementó en un 138'6%, hasta los 52'5 meses. En este caso, se aprobaron hasta cuatro prórrogas del contrato con tres revisiones de precios. Entre las causas, se cita la reducción de la pendiente de la plataforma ferroviaria.Retrasos en las obras

El inicio de las obras se retrasó en el 30% de los contratos. En algunos casos, el retraso fue de más de 30 meses. Estas demoras, según se indica en el informe, se debieron fundamentalmente a que se iniciaron las licitaciones de los contratos de obra sin haber comenzado los procedimientos de expropiación forzosa de los terrenos afectados dando lugar a la suspensión del inicio de las obras por periodos superiores a 6 meses.Irregularidades en las modificaciones de contratos

El informe señala además que en numerosas modificaciones de los proyectos no se cumplía con la ley, ya que ésta exige que para que se pueda llevar a cabo deben justificarse debidamente la existencia de necesidades nuevas o causas imprevistas, que deben justificarse debidamente en el expediente.

Según el Tribunal de Cuentas, en unas ocasiones se calificaron como necesidades nuevas o causas imprevistas cuestiones que respondían a vicios de los proyectos debidos a indefiniciones u omisiones y, en otras, las modificaciones de los contratos vinieron motivadas por una defectuosa ejecución en la
construcción. En algunos casos, las modificaciones fueron consignadas como contratos nuevos.

El Tribunal de Cuentas señala además que en los expedientes de tramitación de las prórrogas no se detallaron con claridad las causas que originaron el retraso. Además, no se exigió responsabilidad alguna a los contratistas en varios trazados.

El Tribunal critica duramente la actuación del presidente del extinto Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF), organismo antecesor de Adif, por haber realizado un "uso abusivo" de la facultad que tiene de iniciar los expedientes de obra por razones de urgencia, un procedimiento que utilizó en todos los casos, saltándose así al órgano de contratación regular, que es el consejo de administración."Dicha urgencia alegada no se ha podido apreciar ya que todos los contratos fueron tramitados por el procedimiento ordinario del concurso abierto, sin reducción de plazos", añade.Contratación a una empresa pública

El Tribunal de Cuentas señala en su informe que el conjunto de empresas formada por las sociedades estatales TIFSA e INECO fueron adjudicatarias durante el período de análisis, 2002-2008, de 74 contratos de consultoría y asistencia técnica para la línea. Esto supone el 43% de los contratos, y el 45'5% del presupuesto total. Si bien el procedimiento habitual para la adjudicación era el concurso público, el informe señala que a partir de 2006 se incrementó la contratación a TIFSA mediante encargo directo, de forma que de los 46 contratos adjudicados, en 45 ocasiones se hizo mediante este procedimiento.

También fueron significativos los contratos de asistencia técnica que, en el 85,3% de los casos, el plazo fue prorrogado o ampliado.Errores en la previsión de pasajeros

El informe informa además de las deficiencias en la previsión del número de viajeros, uno de los argumentos que justifican las obras. Así, por ejemplo, señala que en 2007, antes de que la línea llegase a Barcelona, se habían alcanzado los 3'3 millones de viajeros. Renfe "estimó entonces que, a partir de la llegada de la línea de AVE a Barcelona, en el año 2011 el tráfico de viajeros alcanzaría los 7,8 millones, de losque más de 4 millones realizarían el trayecto completo entre Madrid y Barcelona".

"Sin embargo, entre febrero de 2010 y febrero de 2011, el tráfico de viajeros se cifró en 5'3 millones, de los que 2,5 millones fueron entre Madrid y Barcelona, cifras muy por debajo de las estimadas"Recomendaciones

El Tribunal de Cuentas insta a ADIF a poner en marcha medidas para una previsión más realista de los plazos y costes de ejecución de las actuaciones y para los procedimientos de expropiación de los terrenos, de modo que se reduzcan los retrasos de inicios de obra. Además, le pide que detalle con claridad en los expedientes las razones que justican a autorizar las prórrogas de los contratos y las obras complementarias.

Ahora en portada

Comentarios