Domingo, 31.05.2020 - 21:40 h

El voto por internet, contra el cansancio electoral y el desinterés juvenil

En Suiza, donde los ciudadanos son convocados a las urnas unas seis veces por año, el voto por internet -disponible por ahora para el 10 por ciento de electores- es visto como un modo de aliviar el "cansancio" electoral y de interesar a los jóvenes en el ejercicio de este derecho ciudadano.

Lourdes Abad

Berna (Suiza), 18 jun.- En Suiza, donde los ciudadanos son convocados a las urnas unas seis veces por año, el voto por internet -disponible por ahora para el 10 por ciento de electores- es visto como un modo de aliviar el "cansancio" electoral y de interesar a los jóvenes en el ejercicio de este derecho ciudadano.

Con estas esperanzas el Gobierno suizo empezó hace más de una década un proyecto pionero de digitalización de los derechos políticos, convirtiéndose en uno de los pocos países del mundo -junto con Estonia y Holanda- que ofrecen una vía electoral alternativa a la urna o el correo postal.

Los suizos no sólo pueden participar cada año en escrutinios federales, cantonales y comunales, sino que además están entre los electorados que participan en el mayor número de referendos convocados a raíz de iniciativas populares.

Entre 1789 y 2012, en Suiza se han celebrado un total de 577 referendos, mientras que en todo el resto de Europa se han efectuado 397; en América, 172; en África, 156; en Asia, 106; y en la región de Medio Oriente, 101.

Las primeras experiencias con el voto por internet tuvieron lugar hace diez años en los cantones de Zúrich, Ginebra y Neuchatel y ahora trece cantones ofrecen al 30 por ciento de sus electores esta posibilidad en las elecciones federales.

Con el sistema por internet se pretende incentivar a los ciudadanos a no saltarse la cita electoral, especialmente a los "jóvenes nativos tecnológicos", aunque votar de esta manera tampoco es tan simple como hacer "clic" con el ratón de un ordenador.

El primer requisito para votar por internet es que el ciudadano se haya registrado previamente en un página web oficial.

"No podemos facilitar excesivamente el acto de votar. Los ciudadanos deben ser conscientes de la responsabilidad que esto conlleva", comentó la jefa de la sección de Derechos Políticos de la Cancillería Federal de Suiza, Barbara Perriard, en un encuentro con periodistas extranjeros.

Más allá de luchar contra las bajas cifras de participación (poco más del 50 por ciento), esta modalidad de votación tiene múltiples ventajas, como facilitar la votación de los suizos residentes en el exterior o de los invidentes.

También hace posible "acompañar" al elector durante el proceso de votación para evitar errores, permite la rápida elaboración de estadísticas y elimina la posibilidad del voto nulo.

Los ciudadanos suizos que viven en el extranjero serán el primer colectivo que pueda sufragar en su totalidad a través de internet en 2015.

Ofrecer esta posibilidad a los ciudadanos suizos en el exterior permitiría igualmente resolver problemas del actual sistema de votación suizo como los retrasos del servicio postal.

Sobre el voto nulo, Perriard explicó que en Suiza se parte del entendido de que no es intencionado, sino consecuencia de un error del elector.

Para todo aquel que quiera emitir un voto de protesta, la opción del voto en blanco estará disponible en internet.

De manera general, la participación desde internet está limitada actualmente al 10 por ciento de la población a nivel nacional y al 30 por ciento de los ciudadanos en los trece cantones que desde el año 2011 forman parte del proyecto de voto electrónico.

Aunque el proceso para su implementación es relativamente rápido, en los cantones del interior de Suiza se tendrá que aguardar al menos hasta 2017 para incorporarse al moderno sistema.

El tiempo que todavía tardará en extenderse el voto por internet en toda Suiza tiene que ver con la necesidad de garantizar plenamente la seguridad, un aspecto que supone prácticamente el único freno a este ventajoso sistema.

"Estamos trabajando con los expertos para garantizar la máxima seguridad en las elecciones a través de internet, pero garantías al cien por cien no pueden darse nunca", reconoció Perriard.

Las lagunas de seguridad que ni la ciencia ni la tecnología puedan cubrir tendrán que suplirse con la confianza mutua entre las autoridades y los ciudadanos.

Los políticos deberán fiarse de la buena voluntad de los ciudadanos y los ciudadanos de que las autoridades organizan las votaciones de forma irreprochable.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING