Jueves, 05.12.2019 - 14:22 h
Elecciones generales del 10 de noviembre

Por qué los presidentes y vocales de mesa del 10-N cobran en sobre y no pagan IRPF

Las 59.538 mesas electorales del domingo contarán con 178.614 'trabajadores' que percibirán una dieta de 65 euros en efectivo, libres de impuestos.

Mesa electoral
Por qué los presidentes y vocales de mesa del 10-N cobran en sobre y no pagan IRPF / EP

Más de 37 millones de españoles están llamados a las urnas el próximo domingo, 10 de noviembre, en las que serán las cuartas elecciones generales en cuatro años. De ellos, 178.614 ciudadanos tendrán que ejercer labores de vocal o presidente en alguna de las 59.538 mesas electorales que se colocarán en los colegios de todo el país. Una tarea que se encomienda por sorteo y que no agrada a todos los 'premiados'. En cualquier caso, será una jornada de 'trabajo' por la que percibirán 65 euros en efectivo, en un sobre... y en neto, pues esa retribución no paga impuestos. ¿Cómo se fija esa cuantía y por qué no tributa en el IRPF?

Las mesas electorales las conforman un presidente, que debe tener el título de Bachillerato o de Formación Profesional, y dos vocales. Además, se designan dos suplentes por cada uno. Todos ellos tienen que saber leer y escribir y no tener más de 70 años. La 'suerte' ya está echada, pues los sorteos para la selección de los miembros de las mesas se celebraron en los ayuntamientos entre los días 15 y 23 de octubre y las designaciones fueron notificadas a los interesados hasta el 26 de octubre.

Quienes no hayan presentado una excusa válida que les permita 'librarse' de manera legal y reglada están obligados a acudir al colegio electoral el próximo domingo a las 8 de la mañana. De lo contrario, incurrirán en pena de prisión de tres meses a un año o multa a fijar por un juez, que puede alcanzar los 4.000 euros. También los suplentes, que solo quedarán liberados de su obligación una vez se constituya la mesa. Por cierto, en caso de quedar exentos, los suplentes no percibirán ninguna retribución económica. 

Lo primero que hay que tener en cuenta es que, aunque no realizan tareas exactamente iguales, los vocales y presidentes perciben la misma contraprestación económica por permanecer todo el día en su mesa para asegurase del correcto funcionamiento del proceso electoral, cuantificar los votos y enviarlos a los organismos oficiales. También hay que recordar que esta dieta la cobrarán todos los titulares de cada mesa electoral "con independencia del tiempo de la jornada electoral que se haya estado desempeñando el cargo". Es decir, si por alguna indisposición se debiera abandonar el puesto, recibiría la retribución íntegra tanto el titular, como el suplente que ocupe su lugar.

Exactamente, 65 euros. Es lo que cobrarán los 178.614 vocales y presidentes de las mesas el 10-N. La cuantía fue fijada en una orden ministerial de Interior el pasado 7 de marzo, es la misma que para los anteriores comicios del 28 de abril y supone 5 euros más que en las elecciones de los últimos años (2016, 2015, 2011 y 2008), pues hay que recordar que esta cantidad no se actualizaba desde 2007, pese a que la anterior orden establecía que el importe de 60 euros debía incrementarse en la misma medida que las retribuciones de los empleados públicos.

"La experiencia de estos años ha puesto de manifiesto que la actualización (...) vinculada a las variaciones de las retribuciones de los empleados públicos dificulta considerablemente la gestión de los pagos, fundamentalmente en los casos, aun mayoritarios, que se llevan a cabo en efectivo", recoge la Orden INT/282/2019, de 7 de marzo, de regulación de la dieta de los miembros de las mesas electorales. Fuentes del Ministerio del Interior señalan que "la filosofía detrás de la actualización de esta dieta es ligarla al incremento del coste de la vida".

En cualquier caso, las mismas fuentes aclaran que "los miembros de las mesas electorales siempre cobran en efectivo". Dinero contante y sonante, directo al bolsillo en la misma jornada electoral. Cada miembro de la mesa recibirá un sobre en mano con dinero en metálico el próximo domingo. ¿Por qué no un cheque o un ingreso en cuenta bancaria? "El metálico es lo más operativo, teniendo en cuenta el volumen y la variedad de personas a quienes hay que abonar el pago", aclararan desde Interior.

Ese dinero no tributa. ¿Por qué? Está libre de retenciones porque así lo establece el articulo 9 del reglamento del IRPF (Real Decreteo 439/2007), que especifica que "estarán exceptuadas de gravamen las cantidades percibidas por los candidatos a jurado y por los jurados titulares y suplentes como consecuencia del cumplimiento de sus funciones (...) así como las percibidas por los miembros de las Mesas Electorales". De este modo, las casi 179.000 personas que tendrán que 'trabajar' por la democracia este domingo no deberán incluir este pago en su próxima declaración del IRPF, la de 2019.

El coste de un año electoral

Así, el Gobierno desembolsará más de 11,6 millones de euros en pagos a presidentes y vocales de mesas electorales, libres de impuestos. La factura total de los comicios ascenderá a unos 139 millones de euros, cantidad similar al gasto que supuso la convocatoria del 28-A, tal y como confirman desde Interior, a falta de concretar la cifra final, algo que se prevé para esta misma semana. Estas cantidades corren a cargo del Fondo de Contingencia, al no estar previstas en los Presupuestos Generales del Estado por tratarse de convocatorias extraordinarias (adelanto electoral en abril y repetición de los comicios en noviembre).

En suma, incluyendo los comicios municipales, autonómicos y europeos del 26 de mayo, España se va a gastar este año 470 millones de euros en procesos electorales, tal y como informó el Gobierno en funciones a las autoridades europeas en el Plan Presupuestario remitido a Bruselas el pasado 15 de octubre. Es el coste de la inestabilidad política que está reinando en un año en el que España apenas ha contado con un Ejecutivo en plenas funciones durante cuatro meses.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING