Sábado, 07.12.2019 - 18:09 h
Un maratón de mítines antes del 10-N

Sánchez sale de Moncloa durante 15 días ante los malos augurios de las encuestas

El PSOE planifica una completa agenda de viajes por toda España para impulsar la figura de su candidato tras la exhumación de Franco.

Sánchez necesita un golpe de timón para consolidar su poder en las próximas elecciones
Sánchez sale de Moncloa durante 15 días ante los malos augurios de las encuestas / EFE

Los malos augurios que apuntan las encuestas han obligado al PSOE a mover ficha. Y a hacerlo, además, de forma agresiva. Pedro Sánchez dejará durante quince días aparcada por varias horas diarias su condición de presidente del Gobierno para volcarse con una campaña electoral reducida a solo ocho días. Tras exhumar a Franco del Valle de los Caídos el jefe del Ejecutivo ha puesto en marcha una completa agenda de actos políticos que compaginará con entrevistas en medios de comunicación. Pisará poco su despacho oficial hasta el 10 de noviembre.

Los asesores de Sánchez han tenido que agudizar el ingenio para organizar esta agenda. Cuadrar este acto con este otro. Ahora en AVE y ahora alquilar este jet privado. Mandar el coche oficial por carretera y que los escoltas lleguen unas horas antes. La agenda del candidato del PSOE es endiablada durante estos días. Son hasta tres compromisos al día. El maratón de mítines arrancó antes de la sentencia del 'procés' pero tuvo que suspenderse con motivo del fallo del Tribunal Supremo y las reacciones, tanto en la calle como desde la Generalitat, que provocaron que en Moncloa se montara un gabinete de crisis.

Ahora, una vez conseguido el principal hito de su Gobierno -exhumar a Franco-, el equipo de Sánchez ha dado comienzo a este 'periplo' por España. El tiempo es limitado. Todo el despliegue arrancó el pasado jueves, horas después de la operación televisada que llevó al dictador a Mingorrubio, algo que algunos ya han bautizado como su primer acto de campaña. Esa misma tarde se fue al cementerio de La Almudena a rendir un tributo a las Trece Rosas. Y desde allí, a Guadalajara, a sacar pecho de la decisión. El viernes, tras el consejo de ministros, tocaba recibir a Antonio García Ferreras en el Salón Barceló de Moncloa (el segundo encuentro con el periodista en apenas un mes). Y, a continuación, otro acto en Alicante, en Elda. El sábado voló hasta Canarias (Tenerife y Las Palmas) y el domingo, a Galicia. Pero esto ha sido solo el preludio de lo que le espera en las próximas dos semanas.

Este lunes Sánchez tiene previsto participar en un acto en Madrid para presentar el programa electoral. Será el tercero en cuestión de un mes. Por la noche estará en Telecinco para ser entrevistado por Pedro Piqueras. No será su último compromiso con medios de comunicación, ya que están previstas más entrevistas durante los últimos días de la campaña electoral. Los socialistas creen que el mensaje se sigue difundiendo a través de los periódicos, radios y televisiones y por eso también se volcarán en esta materia. Donde no estará será en 'El Hormiguero', donde hoy vuelve Albert Rivera. El PSOE ha evaluado riesgos y ha decidido rechazar la invitación de Pablo Motos.

Mañana, martes, Sánchez estará en Palencia y Santander. El miércoles la caravana socialistas se desplazará hasta Baleares. Y el jueves por la noche será la gran apertura de la campaña. Otra vez el PSOE ha elegido Sevilla, un territorio clave para intentar retener los 123 diputados conseguidos el 28 de abril.

El viernes 1 de noviembre, festivo nacional, Sánchez y su equipo desembarcarán en Navarra y La Rioja. No se descarta añadir algo en el País Vasco. El día 2 toca Valencia y Cuenca. Y el 3, domingo, Madrid o alrededores. El gabinete ha decidido que el presidente en funciones pase esa jornada cerca a La Moncloa para que pueda descansar. Le aguarda al día siguiente la cita clave de la campaña.

El lunes 4 es un día marcado en rojo tanto en Moncloa como en Ferraz. Es el debate a cinco y el PSOE espera que Sánchez sea el blanco de sus cuatro rivales: Pablo Casado, Albert Rivera, Santiago Abascal... y, sobre todo, Pablo Iglesias. Por eso está previsto que se encierre durante esa jornada para preparar a conciencia la contienda. Hay que recordar que el anterior debate a cuatro, el de abril, no le salió bien a Sánchez. Ahora espera sorprender en una cita clave para los votantes indecisos. Hay que recordar que los españoles deciden su papeleta cada vez más tarde y el debate electoral, a apenas cinco días de votar, se antoja como decisivo.

La última semana de campaña se antoja también intensa. Aún quedan pendientes cerrar los actos del día 5 y 6. Aragón, Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha... Hay varias opciones sobre la mesa. La traca final se reserva para el viernes, día 7, el cierre de la campaña. Ferraz ya ha comunicado que trabaja en un acto doble: Madrid y Barcelona. Será el retorno de Sánchez a la ciudad condal tras el desagradable incidente del pasado lunes en el hospital Sant Pau: "Sentí vergüenza porque unos funcionarios públicos no fueran capaces de recibir al presidente del Gobierno", reconoció el viernes en laSexta.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING