Lunes, 15.10.2018 - 19:52 h
La patronal presenta alegaciones a Competencia

Las eléctricas exigen a la CNMC que eleve el pago a la distribución por el riesgo país

Las empresas reclaman retribuciones cercanas al 7% para hacer frente a unas inversiones de 48.000 millones hasta 2030

Electricidad
Torres eléctricas junto a una central de generación / EP

La recién bautizada patronal eléctrica Aelec quiere que la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) tenga en cuenta en los cálculos para retribuir sus redes de distribución entre 2020 y 2025 factores como el riesgo país, las distorsiones provocadas en el mercado de deuda por las inyecciones masivas del capital por el BCE y las inversiones de hasta 48.000 millones necesarias para asegurar el sistema hasta 2030.

Aelec ha presentado alegaciones a la propuesta de la CNMC para retribuir las actividades no liberalizadas en los próximos años. En ellas concluye que Competencia no considera factores fundamentales pese a que están de acuerdo con la metodología utilizada.

Las alegaciones de la patronal eléctrica son un paraguas que cobija la peticiones individuales de las grandes compañías. Todas ellas, Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y Viesgo, han presentado alegaciones por separado a la propuesta de la CNMC para retribuir las redes -un negocio seguro en el que se han introducido los fondos de inversión-, según confirman fuentes de las empresas.

Posturas alejadas

Las posturas están alejadas: los cálculos de Competencia apuntan como retribución rezonable de las redes un 5,46% anual mientras las compañías reclaman en torno al 7%. Cada medio punto de diferencia suponen alrededor de 40 millones de euros. De ahí la pelea en un sector en el que las empresas nunca dan nada por perdido hasta que cae el mazo del juez en el último recurso.

La Aelec "rasca" puntos y medios puntos en los argumentos de las alegaciones. Apela, entre otras cosas, al factor riesgo país de España para reclamar medio punto más (0,5%) de retribución.  En este sentido exige que la propuesta de la CNMC "refleje más adecuadamente el riesgo país de una actividad regulada que no puede diversificarse geográficamente, reconociendo el hecho (sic) que el coste de financiación de una empresa que desarrolla su actividad en España no es el mismo que el de una empresa que desarrolla su actividad en Alemania o en “la media” de los países europeos". Una prima de riesgo que "debería ser al menos de 50 puntos básicos".

La patronal eléctrica, dedicada ahora a defender las actividades reguladas de sus socios, considera necesario también analizar la realidad del mercado de deuda, del que Competencia extrae la denominada "tasa libre de riesgo" (2,95% de media entre 2012 y 2017) para calcular parte de la retribución. Aelec -las eléctricas- cree que las medidas excepcionales adoptadas por el Banco Central Europeo a partir de 2015 distorsionan la realidad, especialmente para España, por lo que proponen, que esa tasa libre de riesgos se eleve al 3,45%. 

Más peticiones

Las peticiones no acaban aquí. Las compañías distribuidoras sostienen que Competencia tampoco ha tenido en cuenta para recalcular los peajes las necesidades de inversión en redes para el próximo periodo regulatorio entre los años 2020 y 2025 y que se sitúan entre 38.000 y 46.000 millones de euros. De medio punto en medio punto, Aelec alcanza el 7% que las empresas estiman como reclamación justa.

El cálculo trasladado a la CNMC por las empresas no es de hoy. Las eléctricas encargaron un informe a Monitor Deloitte que reclamaba ese 7% y lo justificaba en la necesidad de invertir hasta 46.000 millones hasta 2030 en la red de distribución -34.000 por las operadoras de redes- para integrar la generación renovable, atender el aumento de la demanda y cumplir con las exigencias medioambientales de la UE.  Las consultoras Nera y Analistas Financieros Internacionales (AFI), también contratadas por el sector, llegaron a las mismas conclusiones.

Frente a las reclamaciones estaba la idea del exministro Álvaro Nadal -basada en informes de Competencia- de que la actividad de distribución en España ha estado sobreretribuida en los últimos años. Nadal puso en el punto de mira lo que cobran las compañías por la explotación de las redes y anunció recortes tanto en la retribución de las redes de gas como de electricidad, lo que  provocó desplomes en Bolsa. Hoy, la batalla sigue.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios