Entesa propone una Ley de libertad religiosa que evite asignatura de Religión

  • El grupo Entesa Catalana de Progrés ha presentado en el Senado una Proposición de Ley de Libertad Ideológica, Religiosa y Culto que propone fijar el principio básico de aconfesionalidad y evitar, en contra de lo que marca la reforma educativa, que los menores estén obligados a instruirse en religión.

Madrid, 24 may.- El grupo Entesa Catalana de Progrés ha presentado en el Senado una Proposición de Ley de Libertad Ideológica, Religiosa y Culto que propone fijar el principio básico de aconfesionalidad y evitar, en contra de lo que marca la reforma educativa, que los menores estén obligados a instruirse en religión.

"El proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) es en definitiva una ley confesional", ha afirmado a Efe el senador de Entesa Joan Saura Laporta, autor de la iniciativa presentada en el Senado el pasado día 22.

Saura ha destacado que en ningún país del mundo aconfesional "hay una asignatura de religión que cuenta para evaluación y para becas", y que otra cosa es que se explique o estudie historia de la religión en los centros educativos.

El artículo 2 de esta proposición dice: "Ningún menor será obligado a instruirse en una religión o en un sistema de convicciones atendiendo al principio de capacidad progresiva del menor" y "El menor estará protegido frente a cualquier forma de discriminación o segregación por motivos ideológicos o religiosos".

El contenido de dicho artículo, englobado bajo el capítulo de "Límites", "es imprescindible" para Joan Saura, que ha considerado que "la Lomce es un ejemplo" de lo que "no puede ser".

El texto de Entesa pretende, especialmente, desarrollar el artículo 16 de la Constitución, que garantiza el derecho a la libertad ideológica, religiosa y de culto, "en toda su amplitud y ser extensiva, sensible y equitativa respecto a todas las opciones de pensamiento".

Así, la propuesta está encaminada a que se deroguen los acuerdos establecidos con la Santa Sede y a ampliar el contenido de la actual Ley de Libertad Religiosa aprobada en 1980, "en un determinado contexto", ha recordado Saura, y que es parcial porque la Constitución "no solo habla de libertad religiosa, sino de libertad de pensamiento".

Entesa pide que el Estado no subvencione a asociaciones y entidades religiosas a no ser en el caso de actividades que se consideren de interés público, y que el tratamiento fiscal a las mismas sea regido por el principio de igualdad.

Además, se solicita que durante la celebración de actos públicos los representantes religiosos sean considerados al mismo nivel que los civiles y no se les otorgue una posición de preeminencia institucional.

Los representantes públicos "se tienen que comportar de forma aconfesional y no puede ser que en cuando se jura un cargo haya un crucifijo delante", ha explicado también Saura.

Mostrar comentarios