Viernes, 21.09.2018 - 06:46 h
El 11 de abril se prohíbe la acrilamida

Entra en vigor la ley que lucha contra la acrilamida, presente en las patatas fritas

La acrilamida será prohibida por ley este miércoles después de la polémica que ha levantado esta sustancia potencialmente cancerígena

Patatas fritas restaurante
 Pixabay

Este miércoles entrará en vigor una ley que va a cambiar muchas cosas en la industria alimentaria. La Comisión Europea aprobará una normativa que va encaminada a limitar la presencia de la acrilamida en los alimentos. Esto viene desde el otro lado del Atlántico, donde un juzgado de California ha obligado a las cafeterías a avisar a los clientes de la presencia de esta sustancia en el café, incluido Starbucks.

Pero no solo el café tiene restos de acrilamida, se ha comprobado que otros alimentos lo contienen. Y son algunos de los que más consumimos. Patatas fritas, pan, galletas...multitud de productos que forman parte del día a día de los ciudadanos y que no será hasta este miércoles cuando serán más sanos y seguros.

Así, con esta regulación se marcarán límites a los productores a la hora de fabricar los productos para evitar que se genere esta sustancia, que se forma cuando los alimentos se cocinan o procesan a una temperatura superior a 120º. Cuanto más alta es la temperatura y la humedad es menor, existen más posibilidades de que se genere.

Pero, ¿es realmente peligrosa? La Agencia de Investigación Contra el Cáncer (IARC) señala que es un "probable" elemento cancerígeno para los humanos. Probable, pero no seguro, porque los estudios que se han elaborado sobre animales no son completamente extrapolables a los seres humanos. Si bien el debate generado ha propiciado esta normativa para seguridad de los consumidores.

Esto se notará en que las patatas y galletas serán ahora más claros, no estarán tan quemados, ya que son las elevadas temperaturas las que propician la aparición de la acrilamida. Además, alimentos que puedan contenerla llevarán en su envasado recomendaciones para cocinarlos de forma que se reduzca su riesgo.

Lo que puedes hacer en casa con las patatas

Teniendo en cuenta que las patatas son las que más riesgo presentan de generar esta sustancia, hay una serie de cosas que podemos hacer a la hora de cocinarlas para reducir el riesgo de consumir esta sustancia. Por ejemplo, comprar antes patatas frescas que congeladas y consevarlas en lugares oscuros y frescos, aunque no por debajo de 6ºC.

Si se hacen en freidora, se recomienda utilizar un aceite que permita freír más rápido o a temperaturas más bajas y no dejar que supere los 175ºC.  Si se hacen en el horno, no conviene superar la temperatura de 220ºC y, muy importante, vigilar para que no se quemen. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios