Lunes, 20.01.2020 - 16:46 h
Miedo a los resultados en las catalanas

ERC debate abstenerse en la investidura en plena pugna entre Torrent y Aragonès

El partido independentista  afronta un dilema que puede precipitar un rechazo de su electorado o un acuerdo alternativo al de PSOE y Unidas Podemos.

Foto Pere Aragonés y Quim Torra / EFE
ERC debate su abstención a Sánchez en medio de la pugna de Torrent y Aragonès / EFE

Todas las miradas pendientes del futuro Gobierno entre PSOE y Podemos están puestas sobre ERC. El partido independentista es el protagonista de las últimas horas, después de que los socios del Ejecutivo de coalición se hayan centrado en intentar lograr su abstención para que Pedro Sánchez consiga su investidura en segunda votación. Pero la decisión en uno u otro sentido puede conllevar consecuencias importantes para Esquerra. Por un lado, por la amenaza para sus posibilidades electorales en Cataluña si facilitan un gobierno. Algo que responde a que lo obtenido a cambio de evitar el 'no' en la votación ser insuficiente para el electorado soberanista. Y por otro, por la lucha por el liderazgo que comenzará en breve entre dos de sus dirigentes: el president del Parlament, Roger Torrent, y el vicepresident de la Generalitat, Pere Aragonès. 

Estas situaciones que afronta la formación catalanista explican la consulta a la que ha convocado a su militancia. Un proceso que según sus dirigentes será totalmente "vinculante", aunque solo se trata de una promesa de palabra. Pero que se haya dado el paso de preguntar a los afiliados ya ha puesto en el primer brete a varios sectores de la formación. Por ejemplo, por la decisión de que la cuestión parte de "rechazar" la investidura si no se garantiza el "diálogo". Una redacción muy ambigua que puede dar más margen de maniobra a los negociadores de ERC que se sientes con PSOE y Podemos. Pero que también puede suponer una ruptura entre bases y cúpula si se considera que no se ha hecho lo correcto con la opinión mayoritaria.

Este desencuentro sería exactamente igual al que se daría en un hipotético adelanto electoral en Cataluña si finalmente facilitan el pacto de coalición. Permitir que Pedro Sánchez gobierne puede acentuar la pérdida de apoyos de ERC que comenzó el 10 de noviembre, cuando se dejó dos diputados en las urnas. Dos parlamentarios que fueron a parar a la CUP, que sería una de las grandes beneficiadas de este aval de una formación independentista a un Ejecutivo estatal. Esta situación ilustra ese miedo que existe en la formación a que unos comicios autonómicos supongan una gran pérdida de apoyo en favor de Junts per Catalunya y la propia CUP. Ambas fuerzas han reiterado en varias ocasiones en que votarán 'no' a Sánchez. Aunque hay que tener en cuenta que el entorno del presidente en funciones ni ha sondeado a los de Carles Puigdemont, como ha confirmado este diario. 

Pugna en el Govern

Esa diferencia de pareceres entre las formaciones independentistas ya lleva tiempo instalada en el Govern catalán, formado precisamente por ERC y JxCat. El reto que tiene ahora mismo la Generalitat es sacar adelante los Presupuestos, tarea que corresponde precisamente a Aragonés en su condición de vicepresident económico. Conseguir su aprobación es una prioridad absoluta para los líderes de Esquerra, debido a que gestionan todas las consellerias en las que es determinante la gestión. Entre ellas están Sanidad, Enseñanza y Trabajo y Asuntos Sociales, lo que supone que gestionen tres de cada cuatro euros del dinero de la Generalitat. Y es que la renovación de las finanzas catalanas no preocupa a Junts per Catalunya, que ha cedido todo el protagonismo de la negociación de las mismas a los republicanos.

Esto evidencia el doble juego que están llevando a cabo el president, Quim Torra, y los suyos. En JxCat están muy atentos a la decisión que acabe por tomar su socio en el Govern para la gobernalidad estatal. Lo que podrían aprovechar para su propio beneficio entre los votantes soberanistas e independentistas, pudiendo volver a superarles como ocurrió en las autonómicas de diciembre de 2017. Pero a la vez, y como ha podido saber La Información, ambas partes ya se han reunido para hablar de qué hacer en la votación del Congreso. Unos encuentros que continuarán en las próximas semanas, y que ya tendrán en cuenta la consulta de ERC.

Lucha entre Aragonès y Torrent

Otra de las variables es la pugna por el poder del histórico partido independentista que se disputarán las dos sensibilidades que existen en el mismo. En un lado del ring está el vicepresident del Govern, Pere Aragonès, que cuenta con el aval del encarcelado Oriol Junqueras y del diputado en Madrid Gabriel Rufián. Éste cuenta con el aval del 'aparato', además de por ser un perfil que apuesta por dialogar con el Estado y tiene todo su interés en que la Generalitat pueda empezar a funcionar con la aprobación de un presupuesto. De hecho, esta cuestión es otra de las que está sobre la mesa de negociación en Madrid, ya que los 17 escaños del PSC pueden ser claves para que las cuentas catalanas salgan adelante. 

Pero también existe cierta contestación a Aragonès. Especialmente desde los sectores más radicales y que quieren lograr la independencia a toda costa. Y que son los mismos que apoyan en esta lucha a Torrent. El joven político catalán, que preside la cámara catalana desde 2018, tiene de su lado a las bases. Su perfil más independentista y su alineación con entidades como la ANC le han permitido estrechar lazos con ese electorado que aboga por la secesión a toda costa. Lo que le permite ser una alternativa a quienes tienen una visión más moderada de la situación y buscan que ERC sirva para regresar a la "normalidad".

Una línea en la que está el exportavoz Joan Tardà, que ha asegurado en varias entrevistas que "no se entendería que no hubiera un entendimiento para investir a Sánchez". Esto y sus palabras de que España es un "estado democrático" han provocado múltiples reacciones entre el independentismo. Hasta el punto de proferirle insultos y acusarle de ser un "traidor". Un mensaje que ya sirve de argumento tanto a los favorables a permitir el pacto de Iglesias y Sánchez y a los que lo rechazan por sus aspiraciones soberanistas. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING