ERC propone que sean suprimidos casi todos los coches oficiales del Estado

  • ERC ha presentado hoy en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley para que sean suprimidos todos los coches oficiales del Estado, excepto los destinados a altos cargos que como el presidente del Gobierno y los ministros precisan ser acompañados por personal de seguridad.

Barcelona, 7 mar.- ERC ha presentado hoy en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley para que sean suprimidos todos los coches oficiales del Estado, excepto los destinados a altos cargos que como el presidente del Gobierno y los ministros precisan ser acompañados por personal de seguridad.

Según ha explicado en una rueda de prensa el portavoz de ERC en el Congreso, aunque la propuesta de suprimir coches oficiales se circunscribe a los del Estado, por ser la administración que dispone de más vehículos, la "idea" es que esta medida se extienda posteriormente a las comunidades autónomas.

En la propuesta de ERC se insta al Gobierno, en primer lugar, a presentar un informe al Congreso con la cifra concreta de coches oficiales porque, según Bosch, "es algo que desconocemos y que, a pesar de que la hemos pedido, seguimos sin tenerla".

"Cifras extraoficiales de carácter privado, sin embargo, como las que aparecen en la página web coches.com, indican que el Estado puede tener actualmente unos 5.000 vehículos oficiales, cuyo coste total representa unos 63 millones de euros anuales", ha apuntado Bosch.

Según este portavoz republicano, "en aras de la austeridad, y también de la transparencia que el Gobierno del PP dice preconizar, creemos que los ciudadanos tienen derecho a saber el impacto económico sobre las arcas públicas que representa el mantenimiento de los coches oficiales, y también que se limite lo máximo posible".

En el texto de la propuesta se contempla el plazo de un año para proceder a la supresión de todos los coches oficiales, excepto los que sean necesarios por razones de seguridad, y Bosch ha querido dejar claro que "no es cierto que esto se haya empezado a hacer, lo que hay es una reducción de los coches de asignación exclusiva".

"Es decir -ha explicado-, lo que se está haciendo es procurar que los coches oficiales sean compartidos, pero esto no reduce el número de forma significativa, si bien es cierto que contribuye a racionalizar el gasto".

La diferencia, ha precisado, es que "nosotros no queremos repartir más un privilegio, sino acabar con él", y ha abogado por la posibilidad de que los altos cargos se desplacen más en taxis y en transporte público, que es algo muy digno".

Según Bosch, para él fue una grata sorpresa contemplar recientemente como el expresidente de la Generalitat Pasqual Maragall se desplazaba en metro por la ciudad, y se ha mostrado convencido de que el actual presidente, Artur Mas, también podría viajar en este medio de transporte, si bien reconoce que, por su cargo, él precisa de personal de seguridad, por lo que formaría parte de las excepciones.

Mostrar comentarios